World in Conflict

Estamos a finales de los 80 y la tercera guerra mundial ha estallado. La URSS ha invadido la costa este de EE. UU. y se prepara una ofensiva a nivel mundial. En el modo multijugador formaremos parte de esta y nuestro papel será vital para ganar

24 septiembre 2007

Las tropas soviéticas han invadido gran parte de Europa y, en una intrépida maniobra, han conseguido desembarcar en la costa este de los EEUU. Así comienza una historia de película que este RTS desarrolla en el modo Campaña, junto a las diversas tramas personales de los distintos protagonistas que controlaremos.

 

Una vez metidos en harina, disfrutaremos de un juego de estrategia táctico, centrado en la acción y donde no existen recursos que recolectar sino objetivos que llevar a cabo. Dispondremos de unidades de infantería, blindados y helicópteros de todo tipo y, según vayamos haciendo meritos, se nos dará acceso a multitud de ayudas tácticas durante los combates que permitirán realizar desde un simple reconocimiento aéreo hasta bombardeos de artillería o, incluso, el uso de cabezas nucleares tácticas.

 

Durante las batallas no controlaremos al grueso de nuestro ejército sino a una parte del mismo, debiendo cumplir las misiones que se nos encomienden y prestar apoyo a los aliados si es posible. Esto consigue partidas más emocionantes y con unas grandes dosis de acción, ya que constantemente se producirán cambios de órdenes o peticiones de apoyo de nuestros compañeros. Las misiones serán de muchos tipos, desde el control de puntos estratégicos o voladuras de puentes a ofensivas en entornos urbanos. Además, recorreremos todos los frentes de esta guerra ficticia: EEUU y el frente europeo, con alguna que otra incursión en la mismísima URSS.

 

Multijugador novedoso

Si ya el modo de juego individual se trata de un RTS muy completo, en multijugador resulta revolucionario. El sistema de gestión de partidas, que nos permitirá disfrutar de batallas de hasta 16 jugadores, es bastante ágil y se parece más al de títulos de acción como los Battlefield que a un RTS.

 

En estas batallas nosotros seremos, de nuevo, una parte del ejército y la colaboración con el resto de jugadores de nuestro bando resultará vital. Nos especializaremos en infantería, blindados, helicópteros o armamento de apoyo y, usando sólo este tipo de unidades, deberemos contribuir a tomar los diferentes objetivos asignados. Una idea aparentemente sencilla pero que da mucho de sí consiguiendo partidas intensas, ágiles y realmente divertidas.

 

Y todo esto recreado fielmente gracias a un espectacular motor gráfico que permite disfrutar de unos escenarios muy cuidados, detalladas unidades y unos efectos impresionantes. Además, la interacción con el entorno es elevada y los efectos de devastación de los elementos del escenario son espectaculares. El sonido no se queda atrás, destacando en este apartado su gran banda sonora.

 

Otro elemento llamativo es la interfaz de control que, en cuanto al movimiento de la cámara por el escenario, se asemeja más a un shooter y resulta bastante sencilla e intuitiva. Para terminar, la IA es correcta, con tres niveles de dificultad para ajustar el juego a nuestro gusto. Así pues, no cabe duda de que se trata de uno de los mejores títulos del género en este momento, con alicientes suficientes como para atraer a todo tipo de público.

 

Requiere:

Pentium IV a 2 GHz, 512 Mbytes de RAM, tarjeta 3D de 128 Mbytes y 8 Gbytes de espacio en disco

 

Género:

Estrategia en tiempo real