Airis Praxis N1005

Este equipo posee una serie de características realmente interesantes de cara al usuario medio aunque el acabado no despunta debido a que los materiales de la carcasa no son de tan buena calidad y el touchpad funciona de forma deficiente

19 julio 2007

En el apartado de «luces», podemos señalar una buena configuración general del equipo, que se encuentra ligeramente por encima de la media de los portátiles analizados, así como el competitivo precio al que podremos adquirirlo La tarjeta gráfica incorporada pertenece a la anterior familia de NVIDIA y es adecuada si no tenemos pretensiones de hacer de nuestro portátil un centro lúdico de última generación.
En el de las «sombras», se deben mencionar varios apartados. Para empezar, los materiales utilizados para la elaboración de la carcasa no son de buena calidad; eso se nota no sólo en el tacto, sino a la hora de asegurar una larga duración del equipo. El touchpad, incrustado dentro del propio reposamuñecas, tampoco goza de nuestra aprobación, precisamente, por el material plástico del que está hecho y, sobre todo, por la falta de una respuesta precisa al pulsar sus botones, en los que tendremos que utilizar su parte más interior para hacer clic con normalidad e imprimir una mayor fuerza en su parte más externa si queremos conseguir el mismo efecto.