Apple iMac, el referente por excelencia

En un artículo como éste, que habla de equipos con pantalla LCD integrada, no podía faltar el iMac de Apple, un fabricante que desde hace muchos años ha apostado claramente por este concepto. Te hablamos de él a continuación

Enrique Sánchez rojo

4 marzo 2009

Además, aprovechando el hecho de que monta un procesador Intel idéntico al de cualquier PC, hemos optado por instalarle Vista a través de Bootcamp y someterlo a las mismas pruebas que sus hermanos PC. Los resultados son excelentes, alzándose como el modelo más rápido de la comparativa en nuestra prueba PCMark Vantage, seguido muy de cerca por el TouchSmart IQ800 de HP.

Esto lo confirma una ironía del destino: en la puntuación de la Experiencia de Windows Vista ha obtenido de largo el índice global más elevado. Es decir, según dicha puntuación (muy discutible por cierto), este iMac de 24 pulgadas es el modelo más apto para aprovechar mejor todas las posibilidades de Windows Vista.

Desde el punto de vista del diseño, la carcasa externa frontal esta íntegramente construida en aluminio, mientras que la pantalla esta recubierta por cristal de acabado brillante que confiere a la TFT una visibilidad sobresaliente si no tenemos fuentes de luz apuntando directamente. La peana, también de aluminio, permite ajustar la inclinación, aunque no la altura. Los altavoces, lo mismo que la tapa que da acceso a la ampliación de memoria, se encuentran justo en el canto inferior del equipo, ofreciendo aun así una gran calidad de sonido.

Otro gran detalle es el teclado de aluminio y diseño extrafino. Tanto este elemento, como el ratón incluido son de cable, aunque opcionalmente podemos comprarlos inalámbricos. Su ergonomía es relativa, pues aunque al final terminas acostumbrándote al teclado, los que vengan del mundo PC quizá no lo encuentren especialmente cómodo.

Polivalencia de uso

Entrando en el terreno de las valoraciones, aunque el precio del iMac 24” pueda parecer elevado, hemos de tener en cuenta varias cuestiones. La fundamental es su diseño y tamaño, factores que de una forma u otra terminaremos pagando si queremos acceder a uno de los mejores equipos en este segmento.

Por otra parte, hay que destacar la excelente calidad que por norma Apple pone en sus productos, y este iMac lo demuestra. Desde algo tan nimio como el empaquetado (que es toda una experiencia), hasta los acabados de carcasa, periféricos e incluso cables de conexión.

Por ello, podemos afirmar que no sólo «pagamos la marca». También pagamos un equipo de primera calidad, que en las pruebas ha demostrado contar con un diseño interno optimizado al máximo para obtener las mejores prestaciones, y que además permite disfrutar de lo mejor de dos mundos: el de PC con Windows/Linux, y el de Mac, con su potente sistema operativo Mac OS X Leopard. Esto podremos hacerlo vía Bootcamp, mediante particiones dedicadas y arranques independientes, o bien vía un entorno de máquina virtual como Parallels.

Loading...