Análisis

Apple MacBook Air 13 pulgadas, totalmente renovado por dentro

En cuanto a su aspecto físico exterior, el nuevo equipo de Apple parece idéntico al modelo anterior por fuera, pero incorpora una nueva ranura para tarjetas SD, un USB y el puerto Thunderbolt

Enrique Sánchez rojo

MacBook Air

10 octubre 2011

Tras renovar las gamas de sobremesa y portátiles MacBook Pro, han llegado los nuevos MacBook Air con procesadores Sandy Bridge

Esto ha permitido aumentar de manera más que considerable las prestaciones (hasta 3 veces más rápidos según Apple), reduciendo el tamaño de la electrónica y manteniendo el consumo energético bajo control.

En nuestro caso analizamos en el Laboratorio el modelo de gama alta con pantalla de 13”, probablemente el más interesante de toda la serie. Aglutina una configuración de primera e incorpora una pantalla con 1.440 x 900 puntos de resolución, la misma que los modelos de 15” y superior a los MacBook Pro de 13”.

Externamente es prácticamente idéntico al modelo anterior, pero con sutiles diferencias, como la ranura SD o la nueva serigrafía de algunas teclas de función para Mac OS X Lion. Se mantiene el perfecto acabado de la carcasa unibody en aluminio, el teclado (ahora retroiluminado) y el touchpad multigestual.

Las novedades van por dentro

Como ya hemos adelantado, lo verdaderamente importante es la nueva configuración del Air. Gracias a los chips Sandy Bridge ahora tenemos un nivel de rendimiento que nos permite trabajar cómodamente con aplicaciones ofimáticas y de productividad, disfrutar de momentos de ocio con vídeo en HD y, en general, cubrir las necesidades de la mayoría de los usuarios.

Si comparamos la experiencia de uso con la ofrecida por uno de los anteriores modelos, la diferencia es abismal. Las páginas web se renderizan en menos tiempo, las aplicaciones cargan rápidamente (incluso las más pesadas) y todo es más fluido.

A esto ayudan también los nuevos chips SSD, el doble de rápidos que los anteriores. Ahora bien, la nueva pantalla es quizás lo que más nos ha agradado. Requiere buena vista, pero permite trabajar mucho más cómodo que antaño. Por último, cabe destacar la inclusión del puerto Thunderbolt.

Conclusión

Este nuevo MacBook Air nos parece un gran paso adelante al resolver el hándicap de prestaciones de la generación anterior, pero sin penalizar mucho la autonomía, que en nuestras pruebas se movió entre las 3 y 5 horas según el tipo de tarea.

Si a esto unimos la pantalla de 1.440 x 900 puntos, se muestra como una perfecta alternativa para el que busca la máxima portabilidad sin renunciar a trabajar cómodamente con aplicaciones de productividad. Nuestra gran crítica, sin embargo, reside en la imposibilidad de montar más de 4 Gbytes de RAM, ni siquiera como opción.

Recuperación vía Internet

Al carecer de unidad óptica, los nuevos MacBook Air recurren a un novedoso sistema de recuperación del sistema vía Internet. Si tenemos algún problema y debemos reinstalarlo, simplemente pulsaremos las teclas Comando + R mientras aparezca la manzana en el proceso de arranque.

Con ello se iniciará un entorno basado en Mac OS X donde podremos conectarnos vía WiFi a Internet y, a través de un menú con cuatro opciones, restaurar Mac OS X Lion descargando una imagen directamente de Internet.

Necesitaremos descargar casi 4 Gbytes de datos, pero a cambio se prescinde de discos y de la necesidad de una unidad óptica, y de una manera tan simple que podrán completar el proceso usuarios de todos los niveles.

Loading...