Asus EeePC 1201N

Este modelo de Asus se podría calificar como un «eslabón perdido» entre la categoría de los netbooks y la de los portátiles ultraligeros. Con más rendimiento que los primeros, pero sin llegar a las cifras de los procesadores ULV

Manuel Arenas

13 abril 2010

De todos modos, a pesar de las mejoras tecnológicas, siguen ofreciendo un nivel de rendimiento modesto y limitado tanto en lo concerniente a la CPU como a los gráficos y el vídeo multimedia. La alternativa llega de la mano de configuraciones con chipset ION de NVIDIA y procesadores Atom de doble núcleo como el 330. NVIDIA ION integra gráficos de un rendimiento más elevado que el obtenido a partir de las soluciones GMA 945/950 o las nuevas GMA 3150 de los Atom N450. Sobre todo, es capaz de acelerar correctamente vídeo de alta definición y es compatible con tecnologías GPGPU como CUDA.

Como aplicación, incluye el software ArcSoft Media Theatre junto con el plug-in SimHD, que permite hacer un escalado a alta definición desde contenidos en baja definición. Aun así, no hay que hacerse ilusiones acerca del resultado global: este modelo EeePC 1201N sigue siendo un netbook en el fondo. La pantalla es de 12”, por encima de la media en este segmento, con una resolución convencional y un peso comedido, aunque a costa de sacrificar la unidad óptica.

Foto_logos

Entre dos mundos

El resultado conjunto se podría calificar como un «eslabón perdido» entre la categoría de los netbooks y la de los portátiles ultraligeros. Con más rendimiento que los primeros, pero sin llegar a las cifras de los procesadores ULV. El procesador Atom 330 tiene dos núcleos y procesa hasta cuatro threads gracias a la tecnología HyperThreading, y es compatible con 64 bits, aunque a cambio de una disipación (TDP) de 8 W. Junto con ION y el resto de componentes, alcanza cifras de consumo cercanas a los 30 W. En modos de bajo consumo, estas se reducen hasta unos 18/20 W, lo cual arroja una autonomía teórica de unas 4 horas con la batería de 63 Wh.

En la práctica, con Battery Eater, se obtuvo un tiempo de tres horas y cuarenta minutos, aunque, en condiciones de uso menos intensivas, se pueden pasar de las cuatro y, en condiciones ideales, acercarse a las cinco anunciadas por Asus. Es una autonomía mucho más modesta que la de los netbooks con tecnología Intel, pero a cambio se obtiene más rendimiento y 12” de pantalla. Al final, se trata de sopesar los pros y los contras, y en última instancia decidir si interesa cambiar autonomía por rendimiento.

FOTO_bateria
Temas Relacionados