Asus Eee Top ET1602, con pantalla táctil

La presentación de la familia Eee Top sorprendió a más de uno. Y es que un PC de sobremesa sin unidad de CD/DVD, una pantalla de sólo 15,6” y un procesador Intel Atom N270 para gobernarlo habría sido algo impensable hace simplemente un año

Enrique Sánchez rojo

8 marzo 2009

Sin embargo, la revolución de los netbooks, que tan buenos resultados ha dado a Asus y a otros muchos fabricantes, parece haber despertado una fiebre por el bajo coste en la informática; un tipo de productos donde lo que prima es el precio y poder cumplir las funcionalidades básicas (navegar por Internet, correo eletrónico, ver fotos/vídeos, y manejar documentos ofimáticos).

Esto es básicamente el Eee Top: un nebtook de sobremesa. Sin embargo, también esconde alguna sorpresa interesante, como su pantalla táctil, que, gracias a la interfaz gráfica que Asus ha desarrollado, nos permite gestionar buena parte de las aplicaciones más comunes utilizando exclusivamente los dedos.

Como sistema operativo encontramos una versión específica para netbooks de Windows XP, siendo la pantalla táctil una simple interfaz con la que manejar el PC sin necesidad de ratón. El entorno de Asus es un desarrollo que se ejecuta directamente sobre Windows y nos permite acceder rápidamente a aplicaciones como el navegador web, el correo electrónico o la suite ofimática StarOffice que se incluye.

¿Realmente tiene un mercado?

Esa es la pregunta que nos hemos estado realizando en la redacción. Tenemos gente encantada con el concepto del Eee Top, mientras que otros sólo lo vemos como un equipo ideal para iniciar a los más pequeños en la informática o como un producto ideal para entornos muy específicos donde sus especiales características sean interesantes.

Así, por ejemplo, con un Eee Top podríamos desempolvar aquel viejo sueño de tener un PC en la cocina para ver la TV, las recetas, comprar on-line, etc. Con un equipo como este, a precio módico (que no barato), táctil y de tamaño compacto, algo así comienza a cobrar cada vez más sentido.

Entrando a valorar la máquina, la carcasa externa es íntegramente de plástico y, aunque no transmite una gran calidad, ofrece una buena relación calidad/precio. Asimismo, tiene detalles tan curiosos como la iluminación led para el teclado, ubicada en su parte inferior. Además, la peana está bastante bien lograda, ofreciendo la posibilidad de regular la inclinación hasta el punto que nos interese.

Sobre las pruebas, dado que el Eee Top montaba Windows XP, no hemos podido ejecutar nuestra prueba habitual PCMark Vantage, que precisa de Windows Vista. Sí hemos pasado en cambio PCMark 05, donde arroja un nivel de prestaciones casi idéntico al de los netbooks, e incluso por debajo en aspectos como el apartado gráfico.

Es, por tanto, un equipo con el que podremos realizar sin problemas tareas poco exigentes (navegador, correo, mensajería electróncia, ofimática básica, etc.), pero totalmente alejado de otras como el retoque de fotos o vídeo, jugar con los últimos títulos aparecidos o instalar aplicaciones que requieran ciertos recursos.