Asus P5E3 Deluxe WiFi-AP @n Edition

Una placa con todo lujo de detalles, incluida una interfaz WiFi 802.11n o un receptor infrarrojos para el manejo del equipo con un mando a distancia. Su elevado precio puede frenar el interés de ciertos usuarios

1 febrero 2008

Como habéis podido leer en la tabla de características de las placas analizadas, hemos sufrido una serie de problemas a la hora de probar esta placa debido a incompatibilidades iniciales con el procesador que utilizamos. Finalmente, a pesar de la actualización de la BIOS que realizamos, tuvimos que hacerla funcionar con un Pentium 4 a 3,8 GHz y es por ello que los resultados obtenidos son bastante inferiores a lo que deberían ser y, por ello, no se han tenido en cuenta a la hora de valorarla. Y es que este modelo de Asus no defrauda en absoluto. Para empezar, dispone de uno de los sistemas de disipación pasiva más completos de toda la comparativa. Asimismo, en conectividad ofrece no sólo dos interfaces de red Gigabit Ethernet, sino también una tarjeta de red inalámbrica compatible con el que será nuevo estándar 802.11n.
Otro de los puntos a destacar es la aplicación Express Gate, que permite llevar a cabo un arranque del equipo, acceder a la BIOS o apagar el sistema a través de una cómoda interfaz gráfica. Echamos en falta algún detalle dirigido a los usuarios más experimentados, como botones integrados para realizar borrado de CMOS, encendido o reinicio. Tampoco nos ha convencido el sistema de anclajes de las tarjetas gráficas y la ausencia de conector para un chip TPM, así como de puerto PS2 para el ratón.