Análisis

Asus Rampage IV Extreme, placa base para overclockers

La placa de Asus cuenta con todo tipo de detalles específicamente pensados para especialistas del overclocking, incluyendo los que trabajan con refrigeración extrema basada en nitrógeno líquido

Manuel Arenas

Asus Rampage IV Extreme

24 abril 2012

Las plataformas de alto rendimiento como la Intel LGA2011 da pie a que los fabricantes comercialicen productos muy avanzados, con características y funcionalidades optimizadas para sacar el máximo partido del procesador, la memoria o el sistema de almacenamiento. Este es el caso del modelo Rampage IV Extreme de Asus.

El formato de la placa es Extended ATX, con un tamaño mayor de lo habitual. Por este motivo, tendrás que ser precavido con la caja que uses para montar el sistema, que ha de estar preparada para este tamaño. La ventaja es la de disponer de más espacio para ubicar los innumerables conectores y pulsadores que se reparten por doquier para facilitar las tareas de monitorización y overclocking, como los medidores de voltajes optimizados para el uso de polímetros; o el conector VGA Hotwire para conectar al regulador de voltaje de la tarjeta gráfica y así disponer de un control preciso sobre su overclocking.

Cuentas con nada menos que ocho conexiones para ventiladores, que puede parecer exagerado, pero, en configuraciones extremas, no solo cuenta el número sino también la ubicación de las conexiones: cuanto más fácil sea conectar los ventiladores, mejor.

No solo para profesionales

A pesar de todo este repertorio de habilidades electrónicas, el usuario entusiasta que busque el máximo rendimiento a partir de su sistema LGA2011, pero sin llegar a los niveles extremos del overclocking profesional, tiene en esta placa una elección recomendable, aunque siempre teniendo en cuenta que habrá características por las que habrá pagado, pero que no usará. Por decirlo de un modo coloquial, irás sobrado.

Asus Rampage IV Extreme detalle

Y, en este caso, esta afirmación es literal.Se trata de valorar qué funcionalidades se van a usar y cuáles no. Como OC-Key, que ofrece información en pantalla sobre el sistema y también facilita el overclocking mediante un ingenioso sistema OSD, aunque, en el monitor de 30’’ empleado en las pruebas, no funcionó bien. El sistema ROG Connect es otro de los métodos de monitorización y overclocking integrados en la placa, así como el ROG iDirect para monitorización y overclocking mediante iPhone/iPad.

De todos modos, la esencia del overclocking sigue estando en la BIOS, de tipo UEFI, muy fácil de usar y tunear. Además, el modo de overclo­cking automático funciona muy bien y aumenta el rendimiento de un modo seguro y estable sin prácticamente intervención del usuario. El PCH está refrigerado de forma activa con un miniventilador, lo cual hace que la temperatura sea algo menor que en otros modelos del mercado. La presentación y el acabado son impecables, con una suite de software (AI Suite II) completa y funcional para monitorizar como actualizar o tunear la placa y el sistema.

Pruebas de laboratorio

PCMark 7: 4.735

  • Lightweight / Productivity / Creativity: 5.070 / 4.466 / 5.713
  • Entertainment / Computation / System Storage: 4.468 / 5.371 / 5.279

3DMark 11 Performance

  • Total / Graphics / Physics: 2.841 / 2.500 / 11.818

CineBENCH R11.5

  • OpenGL (fps) / CPU (puntos) / CPU x1 (puntos): 76,86 / 10,44 / 1,54

SiSoft Sandra 2011

  • Memoria ancho de banda (Gbytes/s): 34,25
  • Memoria (Latencia) (ns): 28,3
  • Aritmét. del procesador agregado / Dhrystone / Whetstone: 169,49 GOPS / 216,51 GIPS / 132,63 GFLOPS

KribiBech (fps): 6,145

28,6X264HD

  • Pass1 (fps) / Pass 2 (fps): 172 / 54,45

Temperaturas

  • Zona alimentación CPU / Bloque CPU / Chipset ºC: 45 / 38 / 28

Consumo (vatios): 215

Loading...