¿Cómo elegir un buen Ultrabook?

Te ofrecemos siete claves para que aciertes con tu decisión

20 septiembre 2013

Los Ultrabooks están de moda. Después de una larga época en la que los portátiles han dejado fuera de juego a los ordenadores de sobremesa, y en pleno auge de los All-in-One, los ordenadores portátiles tenían que reinventarse, y así es como han llegado los Ultrabooks. Ligeros, extremadamente finos, y además, de alta calidad.

La utilidad de un Ultrabook es innegable. Antes, un usuario podía llegar a pensar que un ordenador de tamaño tan pequeño y tan ligero no podía ser tan eficiente como un ordenador de sobremesa. En teoría, esto es cierto, pero solo en teoría. Los avances de fabricación son tan notorios que los Ultrabooks que se producen hoy en día son lo suficientemente prácticos para la mayoría de los usuarios, a lo que habría que añadirle las ventajas obvias con respecto a un ordenador fijo.

Ahora bien, en este tiempo en el que tanto se venden los Ultrabooks y tantos modelos encontramos en el mercado, ¿cómo podemos elegir el de mejor calidad? ¿Qué criterios hay que tener en cuenta para elegir el Ultrabook perfecto? Os damos siete pautas para que elijáis sin lugar a error.

1.- Elige un buen diseño

Los Ultrabooks se suelen elegir por su diseño. Lucen muy bien, pero no es el aspecto exterior todo lo que nos importa a la hora de elegir el diseño. Los materiales utilizados, además de quedar bien, también son muy relevantes de cara al funcionamiento del ordenador, sobre todo cuando hayan pasado unos cuantos años. Un portátil con un chasis completo de metal será más resistente a los golpes, se deteriorará menos si lo cuidamos, y además evitará el sobrecalentamiento mucho más que si compramos un portátil de plástico. Además, tenemos otras opciones que utilizan fibra de carbono, o incluso placas vidrio resistentes a las ralladuras. Todo depende de lo que busquemos, pero debemos tener en cuenta que el material no solo se ve, sino que también actúa.

2.- Teclado retroiluminado

Es una característica que no debería faltar en ningún ordenador. Sin embargo, alguna marca muy famosa fabrica teclados para sus ordenadores de gama alta que no son retroiluminados, algo totalmente incomprensible. Si vas a comprar un portátil y quieres que sea realmente útil, compra uno con un teclado retroiluminado, pues la facilidad de escritura es mucho mayor y se puede utilizar incluso en un entorno con baja luminosidad. Por cierto, cuanto menos espacio exista entre las teclas y la base del teclado, mejor será, pues así conseguiremos que se mantenga limpio por más tiempo.

Iluminado

3.- Mejor con memoria SSD

La memoria que elijamos para nuestro portátil es algo esencial. Si buscamos un portátil con demasiada memoria y no podemos optar por ninguna variante, tenemos dos opciones: pagar mucho por una memoria de alta capacidad SSD, o conformarse con un disco duro común y corriente. Las memorias SSD son de estado sólido, memorias flash que no giran y que, por tanto, son más seguras. Si estamos moviendo el portátil de aquí para allá con un disco duro girando, no deberíamos extrañarnos si con el tiempo éste tiene fallos o incluso deja de funcionar. Por otro lado, también es susceptible ante los campos magnéticos. No es lo mismo tenerlo en casa, que llevarlo de un lado para otro donde fácilmente podríamos acercarlo a un imán de alta carga que acabaría definitivamente con el disco duro. Si podemos optar por una memoria completa SSD, es lo mejor para un portátil. Además, los tiempos de carga son mucho más rápidos y el inicio del ordenador no tendrá nada que ver con el de un disco duro, que es mucho más lento.

SSD

4.- Touchpad

Aquí sí es importante no dejarse llevar por el diseño externo. Eliminar los botones del touchpad por parte del fabricante es algo frecuente, aplicando un toque de elegancia y minimalismo. Los MacBook Air y MacBook Pro son así, por ejemplo. El mayor problema es que si el sistema no está optimizado y no se ha pensado todo a la perfección, podría ser realmente negativo el que no lleve botones. En el caso de los portátiles de Apple, el touchpad es perfecto, pero no ocurre lo mismo con el de otras marcas. Además, también hay que tener en cuenta cómo reacciona este ante los gestos de zoom, o de desplazamiento. Lo mejor que se puede hacer es probar en una tienda el touchpad y comprobar que funciona de la manera que queremos.

Touchpad

5.- Busca conectividad

Algunos fabricantes entienden que crear un Ultrabook significa eliminar componentes para así reducir el tamaño del ordenador, pero nada más lejos de la realidad. Crear un Ultrabook de calidad implica utilizar los mismos componentes para producir un portátil más pequeño. Por ello, no renunciemos a la conectividad para tener un ordenador más pequeño y ligero. Nunca está mal comprobar que el Ultrabook tiene los suficientes puertos USB, que tiene puerto Ethernet, o uno compatible, o que incluso incluye una salida de vídeo. Algunos modelos disponen de una salida especial a la cual conectar adaptadores. Esta es una buena opción, pero hay que asegurarse de todas las posibilidades que tiene el Ultrabook antes de comprar, pues cuando hablamos de hardware hablamos de algo que no se podrá modificar.

6.- Elige una pantalla de nivel

La pantalla es, probablemente, uno de los componentes de mayor importancia de un ordenador. Al fin y al cabo, es el componente principal en lo que respecta a la relación humano/máquina, y es por eso que tenemos que darle una importancia prioritaria cuando vayamos a elegir el Ultrabook. El tamaño de la pantalla determinará lo cómodo de transportar que es el portátil, pero a su vez también nos permitirá tener un mayor espacio de trabajo. Nos podemos encontrar Ultrabooks con pantallas 11 pulgadas, y hasta algunos con 15 pulgadas, como es el caso de uno de los Samsung Series 9. Por otro lado, elegir la resolución correcta también es algo principal. Aquí no hay mucho que decir: mayor resolución, mayor calidad de imagen. Una resolución de 1600 por 900 píxeles no está mal, pero podemos tratar de llegar a los 1920 por 1080 fácilmente, hablando ya de una pantalla Full HD. Lo último a elegir es el tipo de pantalla. En función del panel elegido tendremos diferentes resultados. Las pantallas IPS permiten un mayor ángulo de visión horizontal, pero también tienen mucho más ghosting. Una pantalla brillante tiene un acabado más elegante, pero también es algo negativo si queremos realizar edición gráfica, o si queremos utilizar el portátil en la calle. Todo depende del uso que pensemos darle al ordenador.

7.- Batería

¿En qué momento podemos afirmar que una batería ya es suficiente? Nunca, esa es la verdadera respuesta. Cuanto mejor sea la batería, mejor experiencia de usuario tendremos con el portátil. Sin embargo, sí que hay que tener algo en cuenta. Algunos fabricantes tienen fama de tener baterías que se estropean al cabo de unos meses, teniendo que volver a comprar otra cada cierto tiempo. Por otro lado, existen portátiles para los cuales podemos comprar baterías de mayor capacidad. Y en cualquier caso, la autonomía dependerá de las especificaciones del portátil, no únicamente de la capacidad de la misma. Solo podemos hacer dos cosas, buscar los análisis de las revistas especializadas sobre dicho portátil, o bien buscar opiniones en Internet sobre usuarios que hayan adquirido antes el ordenador y que puedan hablar sobre la autonomía del ordenador.

Temas Relacionados
Loading...
'); doc.close(); });