PCs de formato reducido

La adopción de los microprocesadores Intel Atom está generalizada por parte de los fabricantes, que parecen haber encontrado la fórmula magistral capaz de combinar precios ajustados con las prestaciones suficientes

Manuel Arenas

Lo último en PCs de formato reducido

10 abril 2014

Los procesadores Intel Atom han supuesto una revolución en el segmento de la movilidad, y la gama netbook se ha afianzado con la evolución de la plataforma en forma de los nuevos sistemas Pinetrail con el procesador y los gráficos integrados en el mismo chip. Pero en el segmento de los equipos de sobremesa basados en Atom (o, lo que es lo mismo, los nettops), la situación es diferente. Su aceptación está menos generalizada, y algunas de las ventajas tecnológicas derivadas del uso de un procesador Atom en vez de una CPU convencional dejan de ser tan significativas como en el mundo de la movilidad.

Otro componente esencial de este tipo de equipos es el chipset. Junto con el procesador Atom, Intel introdujo el chipset 945GC, que en realidad fue una maniobra de reciclaje de uno de los chipsets más veteranos de Intel, con gráficos integrados bastante modestos. Pronto se vio que trasladar esta tecnología a los sistemas de sobremesa era una limitación seria, y ahí es donde entra en juego NVIDIA, que supo adaptar la tecnología del chipset GeForce 9400 a las peculiaridades de los procesadores Atom, y rebautizó a esta particular plataforma como ION.

En la actualidad, es complicado encontrar nettops con tecnología exclusivamente de Intel, y, ya sea mediante tecnologías gráficas de ATI o el propio chipset ION con gráficos integrados, las propuestas contemporáneas ofrecen un rendimiento gráfico mayor que el que se obtiene a partir de la tecnología de Intel.

grafica-cinebench

Qué ofrecen los nettops (y qué no ofrecen)

Estas máquinas pueden resultar ideales o una gran equivocación si se eligen sin pensar seriamente en los pros y los contras de este tipo de ordenadores. El primer factor que influye en la decisión de compra es el precio, que varía entre 299 y 500 euros, pasando por los 359 euros del proyecto Open-PC, que gira alrededor del software libre con el sistema operativo openSUSE y KDE preinstalados. En este último caso, el equipo Open-PC usa tecnología de Intel, mientras que los siete nettops que hemos analizado en estas páginas emplean la tecnología Atom más NVIDIA ION. En principio se puede pensar que, efectivamente, es un precio económico.

Y lo es, sobre todo en el caso de los modelos de 250 euros. Pero no por ello hay que dejar de pensar en otras opciones que pueden resultar más interesantes. Sin ir más lejos, el netbook Asus EeePC 1201N integra una tecnología esencialmente idéntica a la de los nettops con ION, pero, además, incluye teclado, ratón, una pantalla de 12” y salidas VGA/HDMI, aunque con menos conexiones USB. Y todo ello por un precio de 449 euros. Y sin olvidar que, además, puede funcionar como portátil con una autonomía que, sin ser espectacular, está en torno a cuatro horas.

La ventaja de los nettops frente a la versión netbook consiste en que ocupan menos espacio en el escritorio, sobre todo en aquellos modelos que exprimen al máximo esta posibilidad, como los de Medion y Airis. Otros fabricantes, como Sistemas Ibertrónica y Mountain, apuestan por usar cajas de mayores dimensiones junto con una unidad óptica interna de tipo slim. De todos modos, lo cierto es que, paradójicamente, el netbook de Asus es una especie de nettop killer y, en principio, posiblemente una mejor opción en muchos escenarios. Incluso el nettop EeeBox EB1012 de Asus es susceptible de salir perdiendo en esta comparación.

El consumo es otro elemento diferencial de los nettops. Con menos de 30 vatios para los modelos que más potencia demandan, se trata de una cifra espectacular, por debajo de una bombilla, por ejemplo. Para una oficina o una casa donde el ahorro energético sea una prioridad, un nettop es una solución difícilmente superable. A modo de comparación, los más recientes procesadores Intel Core i3, junto con el chipset H55 y un disco duro y memoria, consumen como mínimo entre 50 y 60 vatios en los casos más modestos. Y cerca de los 90 vatios en las propuestas más ambiciosas con procesadores Core i5 con gráficos integrados.

Los diseños ultracompactos son también un atributo de los equipos de tipo nettop. No es imprescindible para que un ordenador sea calificado de esta forma, pero se trata de un efecto colateral deseable. La unidad óptica es la que se sacrifica en estos casos, pero la tendencia es ir eliminándola progresivamente a favor de los dispositivos flash y los discos duros de capacidades elevadas, o incluso en beneficio de los sistemas de almacenamiento en La Nube. En esta comparativa hay dos equipos con unidad óptica y un tamaño mayor que la media, aunque la mayoría optan por diseños de reducidas dimensiones y, en casos como Medion o Airis, se alcanzan cotas de miniaturización muy elevadas.

El rendimiento es una de las más serias limitaciones de los nettops. Y no es una afirmación que admita demasiadas matizaciones: son equipos lentos para prácticamente todo aquello que no sea navegar por Internet o abordar tareas ofimáticas y multimedia ligeras que no carguen el procesador. Ejecutar varias aplicaciones a la vez tampoco es muy recomendable, especialmente en el caso de los Atom 230 con un único núcleo. Windows 7 funciona bien, pero Windows Vista no está tan optimizado para adaptarse a un hardware limitado.

Las ampliaciones tampoco son el punto fuerte de los nettops. Ni siquiera en los modelos con mayores dimensiones. El procesador está soldado en la placa, y la memoria DDR2 no se beneficia excesivamente de una mayor cantidad instalada por encima de 2 Gbytes. Por si fuera poco, desmontarlos no es una tarea fácil, y suelen estar ensamblados de un modo industrial complicado de abordar únicamente con un destornillador.

grafica-pcmark-vantage

¿Para quién son?

En una primera aproximación hay que recomendar los nettops con mucha precaución. De otro modo, se puede acabar con la sensación de haber gastado el dinero sin llegar a satisfacer realmente una necesidad. Si nuestras exigencias son modestas y el presupuesto limitado, con un espacio reducido para la instalación del equipo, la elección de un nettop puede ser acertada. Pero no es una elección adecuada para escenarios multitarea, ni para gaming. Acer y Packard Bell han intentado atacar este segmento mediante equipos con una estética muy similar a la de una consola de videojuegos, e incluso con accesorios como joysticks inalámbricos semejantes a los de la consola Wii.

Para una oficina donde solo se use una aplicación la mayor parte del tiempo, o para una casa como segundo ordenador especializado en alguna actividad concreta, también es una posible elección. O incluso para implementar un sistema PVR junto a una tarjeta sintonizadora de TV. También como reproductor multimedia para contenidos de Internet, o, incluso, para visualizar películas en Blu-ray Disc (siempre y cuando se use una unidad interna o externa, claro está). Asus está especializado en este tipo de aplicaciones, con modelos que refuerzan la imagen de dispositivo multimedia.

Recientemente se ha anunciado el proyecto Open-PC, que gira alrededor del movimiento de código abierto y que apuesta por la tecnología Atom junto con un chipset de Intel y un sistema operativo openSuse para trabajar en un entorno de software libre. Se trata de una especie de proyecto piloto / acción comercial que ataca a los seguidores del movimiento del software libre que encuentren atractiva la idea de tener un equipo dedicado para tomar contacto con el entorno Linux.

grafica-krribibench

El futuro de los nettops

Esta gama de PCs no parece tener un futuro tan prometedor como el de los netbooks, que incluso pueden competir con ellos en algunos de sus segmentos de audiencias potenciales. Los equipos con procesadores convencionales de bajo coste de Intel (Celeron, por ejemplo) o AMD (Athlon X2) tienen precios también bajos, aunque con mejores posibilidades de ampliación y procesadores modestos en rendimiento, pero no tanto como los de los nettops.

Los portátiles, por un precio algo mayor, integran la pantalla, junto con una autonomía más o menos mejorable y capacidades multimedia similares o mejores que las de los nettops. Y, especialmente ahora, cuando se han presentado ya portátiles con tarjetas de vídeo de última generación de AMD compatibles con DirectX 11. De momento, en esta comparativa os proponemos un repaso a las propuestas más populares del mercado, cada una de ellas con sus argumentos a favor y en contra.

lo-mejor

Las ventajas de NVIDIA ION

La elección mayoritaria de los fabricantes para esta comparativa es la combinación del procesador Atom de Intel junto con el chipset ION de NVIDIA. Este último, en el momento actual, es la solución de compromiso óptima para estos ordenadores gracias a su consumo de energía moderado, pero con un rendimiento gráfico atractivo. Aunque realmente no se puede decir que sea la panacea para juegos, y sobre todo para los de última generación.

Su compatibilidad con DirectX 10 la deja fuera de lugar para lidiar con los títulos más recientes DirectX 11, pero tampoco se muestra muy solvente con los juegos DX10 más exigentes. De todos modos, donde sí se muestra muy capaz es en el ámbito multimedia, con potencia suficiente para acelerar contenidos de vídeo de alta definición 1.080p, incluyendo Blu-ray Disc. También integra el códec de audio para procesar el sonido a través de la interfaz HDMI si está presente.

El chipset, además de la parte gráfica, incluye el controlador de memoria, que puede ser DDR2 o DDR3, aunque de forma generalizada se adopta la de tipo DDR2 a 800 MHz. El objetivo es reducir los costes. Además, en lo que concierne a las entradas y las salidas, puede controlar numerosos puertos USB, así como unidades de almacenamiento SATA y eSATA.

Buscando el menor consumo

Uno de los elementos diferenciales de los procesadores Atom y las plataformas nettop es su reducido consumo. Para conseguirlo sin elevar los costes, Intel introdujo la arquitectura de los procesadores Atom, de tipo in order, en vez de la habitual out of order de los procesadores convencionales. La diferencia de precio entre un procesador Atom con TDP de 8 vatios y un chip SU7300 con TDP de 10 vatios es varios órdenes de magnitud más elevada en este último caso, y haría inviable ofrecer sistemas con un consumo total de unos 30 vatios o menos por un precio alrededor de 300 euros.

La arquitectura in order rinde menos que la out of order a causa del modo en que procesa las secuencias de instrucciones. En el primer caso, se descodifican indefectiblemente en el mismo orden en el que llegan a las unidades de ejecución. Pero en el segundo, si una instrucción precisa más tiempo de procesamiento, se puede manipular el orden de la secuencia para despachar otras entre medias e ir avanzando en la ejecución de programas. El resultado es una solución de compromiso entre rendimiento, precio y potencia disipada, donde la productividad es la variable más perjudicada tal y como veremos en las pruebas de rendimiento.

detalle-atom-vs-itanium

Intel Atom 330 vs 230: la importancia del microprocesador

En los siete equipos de esta comparativa podemos encontrar dos tipos de procesadores Atom: por un lado, los modelos 230, y, por otro, los 330. Esencialmente se trata de la misma tecnología, pero en el primer caso es un procesador con un único núcleo, mientras que en el segundo se trata de un chip con dos núcleos.

En la práctica está implementada en ambos la tecnología Hyper-Threading, que hace que el sistema operativo vea dos y cuatro procesadores lógicos respectivamente, aunque estos chips de mentirijillas no duplican los resultados obtenidos en las pruebas de rendimiento. Lo que sí consiguen es mejorar notablemente el tiempo de respuesta percibido por el usuario, que no tendrá que esperar a que finalice una tarea para pasar a otra.

El TDP del modelo 230 es de 4 vatios, y el del modelo 330 de 8 vatios, y los precios son de unos 29 dólares y 43 dólares respectivamente. No se venden sueltos, por lo que la única forma de hacerse con uno es comprando una placa base que lo lleve soldado en el zócalo. Existen modelos de placas específicas para el mercado DIY (Do It Yourself o hazlo tú mismo) como las de Zotac, por ejemplo. En los nettops más compactos la opción preferida es el modelo Atom 230, sobre todo por su consumo reducido de 4 vatios.

detalle-Atom-vs-chipset-int

Atom + Intel

Aton + ION

CPU convencional + chipset

Consumo

Muy bajo, apropiado para equipos portátiles de tipo netbook (5,5 W)

Medio, con valores comedidios en valor absoluto pero poco recomendables para equipos de tipo netbook

Medio-alto / alto, y solo apto para equipos de sobremesa

Dimensiones

Muy reducidas, con diseños apropiados para equipos portátiles

Muy reducidas, aunque la mayor disipación requiere el uso de barebones con espacio para integrar ventiladores

Medias / altas, dependiendo de las posibilidades de ampliación y refrigeración empleada

Precio

Económico

Económico / medio

Económico / medio / alto

Rendimiento de CPU

Muy modesto

Muy modesto

Medio / medio-alto

Rendimiento en gráficos

Muy modesto

Modesto

Depende de la tarjeta elegida

Rendimiento multimedia

Modesto

Bueno

Depende de la tarjeta elegida

La opinión de PC Actual: poco tamaño y poco rendimiento

El éxito de los netbooks podría hacer pensar, en una primera aproximación, que la aplicación de los procesadores Atom en los ordenadores de sobremesa daría como resultado el éxito inmediato de los nettops. Pero en la práctica la situación no es tan halagüeña. La realidad es que muchas de las ventajas que exhiben los procesadores Atom en el segmento de la movilidad dejan de ser aplicables en el segmento de los ordenadores de sobremesa. O, como mínimo, no aportan esencialmente nada realmente extraordinario que haga que todas las miradas se fijen en los nettops.

Es cierto que el consumo es reducido, pero, al contrario de lo que sucede en movilidad, donde esa característica se convierte automáticamente en una autonomía excepcional, en los equipos de sobremesa se refleja en el ahorro de unos euros al año en concepto de mejora energética, que además se consigue a costa de un rendimiento bastante malo. Las pruebas así lo indican de un modo irrefutable. Más importante es la posibilidad de conseguir diseños ultra compactos, que ocupan un mínimo espacio e incluso se pueden instalar en la parte trasera de un monitor, como sucede con los modelos de Airis, Medion, Acer, Packard Bell y Asus, aunque solo en situaciones excepcionales merece la pena apostar por un ahorro de espacio a costa de sacrificar rendimiento o posibilidades de ampliación.

opinion-pcactual-00

Una productividad que se ve muy perjudicada por la elección del procesador Atom 230 frente al Atom 330. Y solo si se tiene claro que se va a exigir poco del equipo en lo que a CPU se refiere, es recomendable comprar un modelo con Atom 230. Para aplicaciones multimedia el chip NVIDIA ION puede manejar con soltura contenidos de alta definición, pero no así los juegos, salvo los de tipo 2D. De todos los modelos analizados, el equipo de Packard Bell se muestra como una opción completa y equilibrada, junto con la de Asus. Airis y Medion son espectaculares por lo reducido de sus carcasas, y Airis cuenta con un equipamiento excelente, salvo por el procesador. Mountain y Sistemas Ibertrónica apuestan por equipos más voluminosos, lo cual hace que se pierda la ventaja del tamaño, aunque de este modo integran la unidad óptica de forma interna.

Los precios también se mantienen en un nivel acorde con lo esperado, salvo en el caso de Mountain y Sistemas Ibertrónica, con un precio próximo a los 500 €. Sin más que pensar que un Mac mini con una configuración similar cuesta 550 €, es complicado resistir el agravio comparativo. En cualquier caso, antes de comprar un netbook aísla bien tus necesidades y confróntalas con lo que un nettop puede ofrecer. Incluso puede que un netbook sea una opción más adecuada. No quiere esto decir que los nettops no sean interesantes, sino solo que su versatilidad es más limitada de lo que podría parecer en un principio.

lo-mejor

Lo mejor: Consumos y precios comedidos

La aplicación de los procesadores Atom junto con el chip NVIDIA ION permite ofrecer productos extremadamente compactos y con precios por debajo de los 300 € con un consumo de menos de 30 W. Además, el rendimiento multimedia es apropiado para mover contenidos de alta definición.

Lo peor: Prestaciones muy modestas

El punto débil de los nettops es el rendimiento, y, en particular, el del procesador Atom, que a cambio de un precio y consumo reducidos sacrifica las prestaciones. Por otro lado, los equipos de mayores dimensiones pierden parte de su ventaja frente a otras gamas de ordenadores de sobremesa, así como los que muestran precios elevados por encima de la media.

Temas Relacionados