Intel DX58SO Extreme Series, robustez profesional

En estas líneas que siguen nos ocupamos de presentaros el modelo DX58SO que ha utilizado Intel como placa base oficial para empezar a dar a conocer su nueva gama de procesadores Core i7, así como el ansiado chipset X58

Eloy García Almadén

13 abril 2009

Podemos empezar comentando que, como siempre, Intel suele dirigir esta clase de productos a usuarios más profesionales, por lo que nos encontramos ante una solución realmente robusta y muy bien construida pero que descuida ciertos aspectos que por otro lado pueden parecer básicos. Por poner un ejemplo, prescinde completamente de cualquier puerto IDE y de conexión al cada vez más obsoleto floppy disk.

Aun así, muchos son los usuarios que todavía poseen este tipo de conexiones y de dispositivos, utilizados para realizar labores como las de actualización de la BIOS, por ejemplo. Asimismo, a pesar de que la controladora de memoria embebida en los Core i7 y el chipset X58 soportan hasta 16 Gbytes de memoria RAM, se ha optado por adjuntar únicamente cuatro ranuras DIMM, eso sí, tres de ellas preparadas para establecer una configuración en triple canal.

Otro de los detalles que nos ha parecido un tanto escaso a la hora de establecer una plataforma más extrema es la disponibilidad de bahías de expansión PCI Express 2.0. En este caso gozaremos únicamente de dos. Con estas especificaciones no podremos, por ejemplo, establecer esquemas basados en tres o más tarjetas gráficas conectadas en paralelo mediante la tecnología NVIDIA SLI o CrossFireX. Para terminar, indicar que la BIOS es correcta y permite una buena capacidad de overcloking pero que la estructuración de la misma a veces no resulta demasiado clara.

Plataforma / Socket

Intel Core i7 Extreme Edition, Core i7 / LGA1366