Intel fortalece la Nube ofreciendo una virtualización más eficiente y segura

Entrevistamos a Juan Polo Santías, Business Client Marketing Manager de Intel, durante la presentación de la iniciativa Cloud 2015 celebrada en el Centro Europeo para la Investigación Nuclear (CERN) de Ginebra

Juan Carlos López Revilla

Intel fortalece la Nube ofreciendo una virtualización más eficiente y segura

15 noviembre 2010

Entrevistamos a Juan Polo Santías, Business Client Marketing Manager de Intel, durante la presentación de la iniciativa Cloud 2015 celebrada en el Centro Europeo para la Investigación Nuclear (CERN) de Ginebra.

Juan-Polo

¿Cómo definiría ese recurso, en cierto modo «intangible», que conocemos actualmente como La Nube?
Yo lo concibo como una arquitectura de computación proporcionada por un centro de datos que permite materializar una nube de recursos capaz de provisionar servicios bajo demanda, de forma flexible y automatizada, en función de las necesidades de los usuarios. Los centros de datos actualmente están intentando evolucionar su modelo tradicional para adaptarse al concepto que conocemos como la Nube.

¿Qué beneficios ofrece en la actualidad la Nube tanto a los usuarios domésticos como a los profesionales? ¿Qué evolución experimentará a corto plazo?
El concepto de Nube tiene varios significados. Como modelo de negocio, por una parte, representa el hecho de poder acceder a un proveedor que te ofrezca una serie de elementos de una arquitectura como servicio, que pueden ser aplicaciones, infraestructura o plataforma, y conlleva importantes ventajas tanto para el usuario como para el proveedor. Para el suministrador de software o infraestructura es una forma de llegar al mercado con mucha más capilaridad y eficiencia, a través de un proveedor de Cloud Computing, que empleando el modelo tradicional. Y para el usuario final tiene la ventaja de permitirle acceder a una infraestructura como servicio y pagar por el uso que hace de ella, lo que le permite flexibilizar su coste y, en muchos casos, reducirlo.

Intel está presente en todos los estratos del mercado tecnológico, que abarca desde los usuarios domésticos a las grandes corporaciones, pasando por las pymes. ¿En qué soluciones está trabajando la compañía en la actualidad para contribuir a que este ecosistema se desarrolle?
Básicamente lo que estamos haciendo en Intel es desarrollar y proporcionar los elementos tecnológicos hardware para los servidores, los puestos de trabajo y los equipos de sobremesa, que permiten apoyar algunas tecnologías de middleware orientadas a desarrollar modelos en Cloud, como la virtualización. Nuestro principal esfuerzo está encaminado a proporcionar una virtualización más eficiente y, por supuesto, más segura.

¿Puede detallar alguna innovación concreta que Intel ya haya introducido en sus plataformas hardware para materializar este objetivo?
Dos buenos ejemplos son las tecnologías Virtualization Technology (VT) y Trusted Execution Technology (TXT). Grosso modo, la primera permite al software de virtualización dialogar directamente con los dispositivos de entrada y salida, de manera que sea más eficiente y seguro. Está presente tanto en los servidores como en los puestos de trabajo. Y la segunda define unos modelos de uso que aseguran que el código que se está ejecutando en la Nube es lo que realmente quiero ejecutar, lo que representa una importante mejora para proteger los datos en entornos virtualizados. Por supuesto, en el futuro Intel ofrecerá más tecnologías para ofrecer una virtualización aún más eficiente y segura.

Intel defiende la necesidad de conseguir que la Nube se adapte a las peculiaridades del hardware de los dispositivos que empleamos para acceder a los servicios en línea. Sin embargo, en algunos segmentos de este mercado, como el de los smartphones, aún no tiene presencia. ¿Cuál es su estrategia a corto plazo? ¿Qué aportarán los primeros terminales equipados con un procesador Atom para competir con los A4 de Apple o SnapDragon de Qualcomm?
Efectivamente, Intel ya dispone de varios terminales basados en modelos de referencia equipados con Atom. De hecho, también tenemos versiones de este microprocesador diseñadas para ser integradas en electrodomésticos, como televisores con conexión a Internet, e incluso en coches. Definitivamente, nuestra estrategia para todo lo que concierne a los dispositivos «de mano», como smartphones y tablets, es Atom. Y, por supuesto, proporcionaremos toda la tecnología necesaria en este ámbito para dar soporte al mundo Cloud.

Intel se ha postulado como el principal promotor de la iniciativa Cloud 2015, y también contribuyó de forma decisiva a la creación de la Alianza de Centros de Datos Abiertos (Open Data Center Alliance), un consorcio que promueve la creación de estándares para la Nube. ¿Cuáles serán las próximas apuestas de la compañía en este ámbito?
En definitiva, lo que pretendemos es crear un grupo de trabajo constituido por las compañías líderes en este mercado capaz de definir los modelos de uso y los requerimientos necesarios para desarrollar la Nube en términos de modularidad e interoperabilidad. No obstante, las necesidades que el Cloud cubre y la forma de satisfacerlas ya están definidas desde hace tiempo. Lo que ha cambiado es que se han añadido elementos nuevos, como la posibilidad de tener muchas entidades trabajando sobre instancias comunes de bases de datos o middleware, e, incluso, la escalabilidad masiva, que es necesario definir con claridad.

En ese caso, ¿qué aportan los modelos federados frente a la arquitectura distribuida tradicional?
El modelo federado permite a las nubes hablar entre ellas, de manera que puedan interoperar por afinidad. Lo que nos permite en la práctica es solicitar un recurso a una nube, de manera que un nodo pueda interoperar con otra nube y solicitar ese recurso a su vez. No obstante, en mi opinión, una de las limitaciones actuales del Cloud es una cierta falta de madurez que impide una escalabilidad fácilmente automatizable. Un buen ejemplo de arquitectura escalable masiva es Facebook. ¿Cómo puede esta red social dar soporte a millones de usuarios? Es escalable y masiva, pero no universal, por lo que seguramente no interopera con otra nube. En cualquier caso, llegar a un modelo similar al de Facebook no es fácil; aún existe una elevada complejidad que impide desplegarlo de una forma sencilla. No cabe duda de que el mercado está madurando.

Desde hace años es evidente que la tendencia no es diseñar microprocesadores mucho más rápidos a costa de sacrificar el consumo y el índice de disipación de calor. Intel ha realizado mejoras muy notables para dotar a sus soluciones de una relación rendimiento/vatio favorable. ¿Seguirá vigente esta filosofía a medio plazo, máxime teniendo en cuenta el peso de los dispositivos portátiles que nos permiten acceder a los recursos de la Nube?
Sí, por supuesto. Lo importante para nosotros es el rendimiento eficiente. De hecho, este es el objetivo de nuestro modelo Tick-Tock y lo que nos lleva a mejorar continuamente la tecnología de integración de nuestros microprocesadores, así como, al mismo tiempo, a introducir las mejoras necesarias en la microarquitectura para ofrecer la mejor relación rendimiento/vatio. El consumo importa. Y las tecnologías que aportan valor a la plataforma, también.

Temas Relacionados