Análisis

Mountain F-11 Ivy, un portátil compacto y solvente

Quienes busquen la mayor portabilidad posible tienen en los portátiles de 11« su mejor aliado. Aunque sacrifiquen la comodidad de una pantalla mayor, a cambio obtienen una máquina de dimensiones más reducidas

Alberto Castro Gallardo

Mountain F-11 Ivy

6 marzo 2013

Este F-11 Ivy de la compañía española Mountain, pese a no ser de los más ligeros de su tipo (1,8 Kg), sí que ofrece a cambio una potencia fuera de toda duda, gracias a una CPU Intel Core i7-3630QM, 8 Gbytes de memoria RAM y un velocísimo disco SSD de 120 Gbytes (con tasas de transferencia superiores a los 500 Mbytes por segundo).

Por si fuera poco, cuenta con gráficos dedicados NVIDIA GeForce GT650M, y logra así situarse en la zona alta de nuestra comparativa tanto en PCMark como en 3DMark (con 4.663 y 2.348 puntos, respectivamente). En cuanto a diseño se refiere, resulta discreto y voluminoso (37,1 mm de grosor), con un reposamuñecas demasiado anguloso que al menos cuenta con acabado rugoso para contrarrestar los problemas de ergonomía, mientras que la pantalla mate «azulea» y falsea ligeramente los colores. Por otra parte, pese a ser muy silencioso en uso, acaba concentrando más calor del deseado por el lateral izquierdo.

 

Resultados de las pruebas

PCMark 7: 4.663

3DMark 11 (performance): 2.348

Experiencia en Windows: 5,2

  • Procesador: 7,4
  • Memoria RAM: 7,7
  • Gráficos: 5,2
  • Gráficos de juegos: 6,7
  • Disco duro principal: 8,1

Sisoft Sandra 2013

  • Aggregate Arithmetic (GOPS): 101,58
  • Dhrystone Integrer SSE4.2 (GIPS): 127,34
  • Whetstone FP64 SSE3 (GFLOPS): 81
  • Rendimiento transacional de memoria (MTPS): 5,74
  • Ancho de banda memoria (Gbytes/s): 20,25
  • Latencia memoria (ns): 27,1
  • Velocidad transferencia disco (Mbytes/s): 520,75 (HDD)
  • Tiempo acceso aleatorio (ms): No admite

Powermark Professional (Balanced): 2 h 11 min

 

Loading...
'); doc.close(); });