Análisis + Vídeo

Portátil convertible en tablet Gigabyte T1125N

Este portátil ultraligero puede convertirse en tablet con un simple giro de la pantalla, así como sustituir al PC de sobremesa gracias a la dock station

Juan Carlos López Revilla

Gigabyte T1125N netbook convertible dock station

6 junio 2011

Gigabyte es una compañía ambiciosa. Sus tarjetas gráficas y, sobre todo, sus placas base, le han permitido ganarse una estupenda reputación en nuestro país, pero los ingenieros de esta firma son capaces de poner a punto muchos otros dispositivos.

Y este portátil ultraligero convertible da fe de ello. Su «estado natural» es, precisamente, el que podéis observar en la imagen superior, y que le confiere la apariencia de un ultraligero convencional. Sin embargo, podemos transformarlo en un tablet con un simple gesto, y, además, utilizarlo en casa como si fuese un auténtico PC de sobremesa acoplándolo a la base incluida en el paquete.

Es evidente que la principal baza de esta propuesta es su versatilidad. Y es que Gigabyte pretende hacer un guiño a los usuarios que prefieren centralizar su trabajo en un único ordenador y, así, ahorrar espacio, tiempo y dinero.

Gigabyte T1125N netbook convertible dock station

Como podéis ver en esta instantánea de detalle, la conectividad de la base es fantástica. Los dos puertos USB 3.0 y la salida HDMI facilitan su integración en cualquier escenario de uso.


Bien construido y capaz

La calidad de la pantalla multitáctil capacitiva de T1125N es alta. Se ve muy bien y es precisa, por lo que adopta la personalidad de un tablet de forma competente. Además, el acabado del chasis es notable, pues combina un plástico de calidad con zonas de aluminio impecablemente mecanizadas. Y, por supuesto, su configuración es muy capaz.

Os aconsejamos que echéis un vistazo a los resultados que ha arrojado en pruebas tan exigentes como el nuevo PCMark 7 Profe­ssional. Se mueve de maravilla en los escenarios ofimático y de creación de contenidos, pero no resulta tan convincente al enfrentarse a aplicaciones multimedia exigentes y juegos.

No es una máquina diseñada para convencer a los jugones, pero, a nuestro juicio, habría sido una buena idea que integrase una GPU capaz de utilizar la API DirectX 11 para que adoptase la «personalidad» de un sobremesa de una forma más satisfactoria.

Su autonomía también nos parece mejorable, pues la hora que ha arrojado en Batte­ry Eater Pro (que equivale a unas dos horas y media de uso real) es algo escasa. Pero no cabe duda de que es un PC original y muy apetecible.

Pruebas

  • EXPERIENCIA EN WINDOWS 7
    Puntuación total: 3,9
  • PCMARK VANTAGE PROFESSIONAL
    Índice: 3.592 puntos
  • PCMARK 7 PROFESSIONAL
    Índice: 1.199 puntos
  • 3DMARK06 PROFESSIONAL
    Índice: 3.631 puntos
  • SISOFT SANDRA 2011
    CPU Arithmetic:
    19,32 GOPS / 21 GIPS / 17,84 GFLOPS
    Multi-Core Efficiency:
    5,36 GB/s / 68,3 ns
    Physical Disks:
    62,12 MB/s / 18,82 ms
  • BATTERY EATER PRO
    Tiempo total: 0:59:57

Loading...