Los portátiles se vuelven más seguros

Cada año desaparecen cientos de miles de equipos en aeropuertos de toda Europa. Sin embargo, los fabricantes suelen rodear sus gamas profesionales de todo tipo de sistemas antirrobo. También hay servicios para proteger los datos una vez ha desaparecido el notebook

Juan Ignacio Cabrera

Los portátiles se vuelven más seguros

12 julio 2010

Sabías que cuándo pisas un aeropuerto o una estación de autobuses hay muchas probabilidades de que pierdas el portátil o te lo roben? ¿Habías reparado en el valor de la información que llevas en tu notebook o en la tortura que supone perderla y volver a recuperarla? Los aeropuertos, como las estaciones de trenes o autobuses, son zonas con mucho trasiego de gente y el portátil suele ser un bulto que, en un descuido (un ladrón no necesita más), puede desaparecer de nuestra vista para siempre.

Un estudio que exhibe Fujitsu asegura que cada semana son robados en aeropuertos de Estados Unidos y Europa 16.000 portátiles, lo que supone que más de 800.000 máquinas cambian de manos en estos aeródromos cada año. De esos, menos de la mitad son reclamados en los departamentos de objetos perdidos. Los lugares más peligrosos son, por este orden, las puertas de embarque, las salas VIP y los controles de seguridad. Además, en el 65% de los casos, los usuarios no han tomado medidas para protegerlos. En un solo aeropuerto de cierta importancia, como el Frankfurt, Madrid Barajas o el Prat de Barcelona, cada día pueden desaparecer 4 o 5 máquinas.

En la pérdida de un portátil, el valor de la máquina y del software que carga es lo de menos. Son 37.000 euros lo que cuesta, por término medio, a una empresa este tipo de sustracciones, incluyendo, además del aparato, los datos que lleva dentro o las horas o días que el trabajador pierde por esta causa. Y no hablemos del valor sentimental que muchas veces tiene la información (e-mails, fotos, vídeos domésticos…) que se guarda en un notebook, aunque sea el del trabajo.

Para evitar sorpresas desagradables, los fabricantes de portátiles suelen ofrecer una serie de herramientas que, en el peor de los casos, permitirán ganar el tiempo suficiente para que los cacos en poder del aparato no accedan a la información. Se trata de dispositivos que van desde un simple bloqueo Kensington (que permite anclar el equipo a un soporte como si de una bicicleta se tratara) hasta un servicio de localización y acceso remoto a la máquina sustraída, pasando por sistemas de cifrado del disco duro, lectura de huella dactilar o reconocimiento facial mediante una cámara web.

Hay que decir que son las gamas de portátiles profesionales las mejor provistas de estas tecnologías, aunque en alguna medida cualquier equipo presenta algún sistema antirrobo, empezando por la misma clave de usuario que exige el sistema operativo. Además, los precios de las máquinas mejor equipadas, como se puede ver más abajo, también son algo elevados, yendo de los 1.200 a los 1.900 euros. Sin embargo, conviene no olvidar que este dinero puede acabar siendo calderilla si se tiene en cuenta todo lo que se pierde y el engorro en que uno se mete cuando de repente la máquina echa a volar.

kensington-1

Elementos disuasorios

La estrategia de las marcas es ir revistiendo sus equipos con capas de seguridad. Lo habitual es encontrar en un primer nivel dispositivos que discriminan en el acceso al hardware. Casi todas las marcas incorporan en sus equipos profesionales lector de huella dactilar, lector de tarjetas inteligentes (smartcards) o software de reconocimiento facial que va acompañado por la cámara web del equipo. Algunas, como Lenovo, incluyen filtros de privacidad en la pantalla que reducen notablemente el ángulo de visión de la pantalla del portátil, lo que es muy útil una vez estamos sentados en el avión o en lugares públicos abarrotados. Toshiba, por su parte, incorpora una alarma similar a la de los coches y que reacciona ante vibraciones y movimientos bruscos. Son sistemas que, en el caso de que caigamos en el punto de mira de un ladrón, podrían ser disuasorios. Son visibles y le están diciendo que, una vez sustraído el equipo, no le va a ser tan fácil manejarlo.

Internamente, lo normal en notebooks destinados a trabajadores en tránsito es encontrar un chip de seguridad TPM que almacena llaves, contraseñas y certificados digitales. También es habitual encontrar un sistema para cifrar el disco duro. Por otra parte, el cloud computing también ayuda a poner las cosas difíciles a los cacos. Y es que empieza a haber equipos que incluyen en el precio las copias de seguridad on-line. Dell, por ejemplo, también facilita la copia del disco duro en un dispositivo USB.

computrace

Servicios de localización

Pero ¿qué hacer una vez el portátil ha sido sustraído? ¿Está todo perdido? De ninguna manera. Uno de los servicios más comunes que encontramos es el de Computrace, que se puede contratar directamente con la empresa del mismo nombre (www.computrace.es) o a través del fabricante del portátil. Para tener una orientación del precio, valga decir que una licencia cuesta 16,95 e/año + IVA. Se trata de un software transparente que informa cada día de la ubicación del aparato a través de su dirección IP, lo que permite localizarlo y borrar a distancia la información confidencial si es necesario.

Fujitsu también incluye una función en su gama Lifebook que hace que, si en un plazo de tiempo el cliente no conecta el equipo, éste se desprograme. El servicio Tracking & Recovery de HP, por su parte, permite activar un software preinstalado en el equipo con el que, cada vez que el usuario se conecta, el sistema envía sus informes a un centro de vigilancia de secreta localización. Desde allí, el equipo de la compañía pueda rastrear la ubicación del portátil. Este software, como el de Computrace, posibilita eliminar datos sensibles a distancia.

Mientras, Lenovo sorprende con la solución ThinkPad Remote Disable, para inutilizar el equipo perdido mediante un mensaje de móvil. Toshiba también ha explorado el maridaje de portátiles y celulares, y pone sobre la mesa un sistema donde es un teléfono móvil Bluetooth el que arranca el ordenador. Si en algún momento el teléfono se aleja del portátil, la pantalla se bloquea automáticamente. Además, hay que señalar que los nuevos procesadores Intel Core i3, i5 e i7 también incorporan Anti-Theft Technology, que también hace posible desactivar información a distancia. A continuación, os detallamos con nombre y apellidos los equipos que los fabricantes consideran los más seguros de su largo catálogo.

Reconocimiento-facial

Asus U30JC (849€)

Este equipo del fabricante asiático Asus está provisto de candado Kensington. Además, dispone de un software de reconocimiento facial que da acceso a Windows sin necesidad de clave de acceso.

Se llama Asus SmartLogOn y vincula la cara del usuario a su nombre, que previamente ha sido configurado. También incluye una consola (SDSM) para cifrar las distintas partes del disco duro. Para borrar desde la distancia la información que no queramos que sea vista, este equipo va provisto del programa Anti-Theft Technology de Intel.

Asus-U30_Right_Open150
Dell-Latitude_Z_01

Dell Latitude Z (1.349€)

Este portátil de Dell coronado por una pantalla de 16 pulgadas y tan solo dos kilos de peso, que todavía no está disponible en España, va muy bien provisto en el apartado de seguridad. Su propietario puede estar relativamente tranquilo, pues aporta lector de huella dactilar, lector de tarjetas inteligentes, software de reconocimiento facial Dell FaceAware y un firmware para almacenar y procesar claves y códigos de acceso denominado ControlVault (también puede incluir chip TPM para esta tarea). Además, va provisto de ranura de seguridad para candado.

Fujitsu Lifebook E780 (1.624€)

Fujitsu ha prestado mucha atención al tema de la seguridad en las últimas novedades de su gama de equipos profesionales Lifebook. Un ejemplo lo tenemos en el E780, una estación de trabajo móvil (pantalla de 15,6 pulgadas y Core i7 vPro) que cuenta con sensor de huella digital, ranura para smartcards y módulo TPM para contraseñas y certificados digitales, así como servicios de localización y borrado en remoto de la información como Computrace y Advanced Theft Protection (un sistema de la propia Fujitsu para empresas).

Fujitsu-LifebookE780
HP_ELITEBOOK_8440p_2

HP EliteBook 8440p (Desde 1.240€ a 1.937€)

Este equipo de 14 pulgadas y dos kilos de peso va equipado con todo tipo de medidas antirrobo imaginables, empezando por la cerradura Kensington. Así, desde la consola ProtectTools Security Manager, el usuario puede crear un método exclusivo de autenticación, incluida la utilización de contraseñas alternativas para iniciar Windows y la configuración del BIOS. Esta solución, que es compatible con el servicio Computrace, también incluye chip de seguridad integrado TPM, contraseña para el disco duro (DriveLock), sensor de huellas o la función File Sanitizer, que impide que los datos eliminados del disco duro se puedan recuperar más tarde.

Lenovo ThinkPad Serie T (Desde 1.183€ a 1.890€)

Los equipos de Lenovo de esta serie, junto con los de la serie X, son los mejor preparados ante un robo. Incluyen anclaje Kensington, chip de seguridad integrado para gestionar passwords, lector de huellas, protección de puertos, bloqueo por SMS, protección antirrobo de Intel o servicio de recuperación de Computrace, entre otras cosas. Además, el fabricante acaba de firmar un acuerdo con Sophos para incorporar la tecnología de cifrado del disco duro de esta compañía.

Lenovo-Thinkpad-Serie-T
Samsung-R580_03

Samsung R580 (Desde 699€ a 999€)

Todos los portátiles y netbooks de Samsung incluyen ranura para un candado Kensington y este modelo no es una excepción. Además, como en otros equipos del fabricante coreano, el R580 se presenta con una versión de evaluación de la tecnología FailSafe, un sistema que permite acceder al disco duro sin que el ladrón se percate, rescatando o borrando la información. Este programa también desactiva el ordenador para evitar la reinstalación de un nuevo sistema operativo.

Toshiba Tecra A11-11Z (1.020€)

El paquete de soluciones Toshiba EasyGuard, que se encuentra en la línea profesional, pero también en los equipos de consumo de gama media y alta, contempla, entre otras cosas, cable de bloqueo Kensington, lector de huella digital, una alarma (Advanced Instant Security) similar a la de los coches y que reacciona ante vibraciones y movimientos bruscos, o el servicio de rastreo de Computrace. Si todo falla, el usuario puede contratar un seguro contra robo y daños.

Toshiba-Tecra-A11

Temas Relacionados