Servicios Web 2.0 que debes conocer

Un PC conectado a Internet y un navegador, eso es todo lo que necesitamos para utilizar los miles de servicios on-line que nos ofrece el ciberespacio. Afortunadamente, cada vez son más populares y fiables

Juan Carlos López Revilla

Servicios Web 2.0 que debes conocer

22 octubre 2009

Bienvenidos a la nube

A diferencia de lo que sucedió hace aproximadamente un lustro con los NetPCs, los servicios on-line forman parte de una realidad muy tangible profundamente entrelazada en el día a día de la mayor parte de los usuarios que tienen la posibilidad de acceder a Internet.

Gmail, Windows Live Spaces, Facebook, Google y Wikipedia (algunos de los cuales los tenemos activados en nuestra home como recurso on-line de apoyo al contenido de la Revista) son algunos de los más utilizados, pero hay muchos más.

En su indiscutible éxito han intervenido muchos factores, como la popularización de las conexiones de banda ancha, el incremento de la calidad y la oferta de los servicios y, por qué no, el progresivo y constante abaratamiento del hardware. Sin embargo, el factor que ha cimentado La Nube allá donde los NetPCs fracasaron es su arquitectura.

Grosso modo, la finalidad de estos últimos es facilitar el acceso remoto a un servidor de aplicaciones para transferir uno o varios programas a la máquina local. Este modelo resulta interesante en aquellas empresas que cuentan con una infraestructura de red solvente y tienen exigencias importantes en el ámbito de la seguridad, pero en un escenario puramente doméstico no parece tener cabida.

portada-intro-detalle-1

Una filosofía... diferente
La arquitectura de los servicios on-line difiere claramente de este modelo de funcionamiento. Por una parte, el hardware que empleamos para acceder a las aplicaciones remotas está dotado de una «inteligencia» notable, de hecho, se trata de PCs convencionales y no de simples terminales «tontos».

Esto permite que la carga de procesamiento no recaiga únicamente en el servidor, por lo que el cliente accede a una página web con elementos dinámicos que actualiza su contenido contrastándolo con la información almacenada en una base de datos.

En este modelo, la interfaz del sitio web hace las veces de front-end, que no es otra cosa que una abstracción que identifica a la parte del software que interactúa directamente con el usuario, mientras que la base de datos y el motor de ejecución dinámica que facilita la actualización de la información constituyen el back-end (el componente que procesa la salida).

Los servidores en los que residen los servicios on-line, además de contener estos elementos y proporcionar el espacio de almacenamiento necesario para almacenar toda la infor-mación de la base de datos de los usuarios (la capacidad de almacenamiento de los servidores de, por ejemplo, Gmail y Facebook, seguro que es espectacular), deben ser capaces de interpretar los lenguajes de programación y tecnologías que se emplean habitualmente en Internet, como Adobe Flash, Microsoft Silverlight o AJAX, entre muchas otras.

portada-intro-detalle-2

Nuestro proceso de selección
Durante los últimos años hemos elaborado decenas de artículos dedicados expresamente a los servicios on-line que han ido apareciendo en la Red. Entre estos artículos hay análisis, comparativas, prácticos... De todo. Por esta razón, en esta ocasión no queremos ofreceros más de lo mismo.

Nuestro objetivo en esta ocasión ha sido diseccionar aquellos servicios de indudable atractivo que, bien no hemos tratado con anterioridad, bien lo hemos hecho, pero creemos que merecen un análisis más exhaustivo. El problema con el que nos topamos desde el principio fue la dificultad de iniciar el proceso de selección. Como sabéis, en la actualidad Internet aglutina miles de servicios de calidad dispar, pero muchos de ellos tienen suficiente valor para ser utilizados por una cantidad respetable de usuarios.

Ni siquiera podemos tomar como punto de partida únicamente aquellos que están disponibles en castellano, pues nos veríamos obligados a prescindir de un buen puñado de propuestas tremendamente interesantes, lo que no ha impedido que podamos disfrutar la mayor parte de las opciones que hemos recogido en este artículo en perfecto español.

La solución llegó después de sopesar estos factores: podíamos empezar a trabajar sobre los datos arrojados por el ranking elaborado por Alexa, una compañía integrada en la estructura de Amazon que proporciona información detallada acerca de los servicios y páginas web que podemos encontrar en Internet. Por supuesto, esta información es pública, por lo que la podéis consultar en su página web.

En líneas generales, Alexa evalúa el éxito de un sitio web analizando el tráfico que genera, de manera que el servicio más utilizado por los usuarios aparece en la primera posición de su ranking. Por el momento, ese privilegio lo ostenta Google, y nada parece indicar que esta situación vaya a cambiar a corto plazo.

Un solo apunte: más del 30% de los usuarios que acceden a la Red a nivel mundial emplean este buscador. Increíble. Y para calcular el tráfico contabiliza el número de visitas diarias de cada sitio y la cantidad de páginas vistas a lo largo de los últimos 3 meses).

No obstante, este ranking solo lo hemos tomado como punto de partida. Lo que al final ha primado ha sido nuestro criterio y todo para ofreceros una selección de servicios gratuitos que, a nuestro juicio, merecen una oportunidad.