Servidor Dell PowerEdge T110 II: escalable y fiable

El PowerEdge T110 II resulta perfecto como primer servidor para oficinas y pequeñas empresas. Los ingenieros de Dell han mimado los subsistemas clave del equipo para ofrecer una gran escalabilidad

Juan Carlos López Revilla

18 mayo 2012

El chasis de este Dell PowerEdge T110 II es parecido al de un PC de sobremesa, aunque su escenario de uso tiene mucho más en común con los grandes servidores. La fiabilidad, la escalabilidad, el rendimiento y la flexibilidad de cualquier servidor deben ser muy elevadas, y este equipo ha sido diseñado para respetar esta filosofía, a pesar de que sus dimensiones y diseño lo asemejan a un ordenador convencional.

Dell PowerEdge T110 II

El PowerEdge T110 II resulta perfecto como primer servidor para oficinas y pequeñas empresas. Dell ha seleccionado los subsistemas clave del equipo para ofrecer una gran escalabilidad, flexibilidad y fiabilidad, pero manteniendo controlado su coste. La fiabilidad, debe garantizar un funcionamiento libre de errores y una total estabilidad durante periodos de tiempo prolongados. Por esta razón es esencial que el equipo incorpore una fuente de alimentación de calidad y dotada de una elevada capacidad de filtrado de los parásitos presentes en la red eléctrica. Y este servidor la tiene.

Para ponerlo a prueba lo estresamos con una carga de trabajo elevada y constante e inyectamos, además, ruido en la red eléctrica. A pesar del rigor de este escenario, el equipo se comportó de forma estable y no apareció en ningún momento ningún síntoma de fatiga. No obstante, este comportamiento no es solo posible gracias a la incorporación de una fuente de alimentación de calidad; también se debe al diseño del sistema de refrigeración del servidor.

Dell PowerEdge T110 II

La limpieza del interior del servidor permite que el aire fluya correctamente, lo que garantiza la correcta refrigeración de todos los componentes del equipo y hace posible un funcionamiento totalmente estable

Los cables del interior del chasis no impiden la correcta circulación del aire, que es necesaria para garantizar que los componentes sometidos a un mayor calentamiento (como la CPU, los módulos reguladores de voltaje de la placa o las memorias) no alcancen en ningún momento su umbral máximo.

Configuración adaptable

Su configuración puede adaptarse con una extrema flexibilidad a las necesidades, ya que puede montar microprocesadores de última generación pertenecientes a las familias Xeon, Core, Pentium y Celeron de Intel, por lo que resulta sencillo adaptarlo a prácticamente cualquier entorno de trabajo. El chipset C202 media con eficacia entre el microprocesador y los demás componentes del sistema, permitiendo, al mismo tiempo, instalar un máximo de 32 Gbytes de memoria principal de tipo DDR3 de hasta 1.333 MHz. Además, permite instalar unidades SATA convencionales, pero también SAS y SAS nearline, alcanzando una capacidad interna máxima de 12 Tbytes.

Dell PowerEdge T110 II

Este servidor de Dell permite la instalación de hasta seis unidades SAS o SSD de 2,5 pulgadas, o bien de cuatro dispositivos SATA, SAS nearline o SAS de 3,5 pulgadas

Dell lo ha equipado con una controladora RAID interna PERC H200 y un doble puerto Gigabit Ethernet que se apoya en el chip de comunicaciones NetXtreme de Broadcom.

Este servidor ha sido diseñado para que cualquier empresa pueda adaptarlo con una gran precisión a sus necesidades y presupuesto. De hecho, su precio de partida asciende a poco más de 400 euros, lo que lo sitúa como uno de los servidores en formato minitorre con mejor relación precio/prestaciones del mercado.

El hardware del equipo contempla funciones avanzadas de seguridad y cifrado, por lo que puede ser combinado con Microsoft Windows Small Business Server 2011 para proporcionar la posibilidad de realizar copias de seguridad de forma transparente, y, al mismo tiempo, facilita la administración del correo electrónico y el acceso remoto a los recursos de la empresa.

Temas Relacionados