Sony A200

La firma japonesa presenta a la gran sucesora de la A100 e ideal para introducirse en el mundo DSLR. Destaca su empuñadura que resulta tremendamente cómoda y la enorme pantalla LCD de 2,7 pulgadas

22 mayo 2008

Tras los éxitos cosechados por la A100 (basada en tecnología de Konica Minolta), esta A200 ha sido 100% desarrollada por Sony y se ha convertido en la base de los modelos de nivel medio y entrada. Así, por ejemplo, la A300 añade la función LiveView para ver en tiempo real la imagen a capturar, además de una pantalla abatible, muy práctica para realizar fotos en situaciones complicadas. Por su parte, la A350, añade a lo anterior un CCD de mayor resolución, que alcanza los 14,2 Mpíxeles.

 

Con todo y con eso, la A200 representa una excelente alternativa para los que buscan una réflex digital para iniciarse en este segmento, aunque no quieren complicarse demasiado la vida. Este modelo de Sony ofrece comodidad de uso, facilidad de manejo y excelentes resultados. Según nuestras pruebas, quizá añade demasiado ruido a partir de los 800 ISO de sensibilidad, aunque nos permite un amplio rango en este sentido (100-3200 ISO). La óptica incluida sorprende por su amplia horquilla en distancia focal, poco habitual en otros modelos. Y aunque proporciona buenos resultados, nos ha parecido menos luminosa que otras integradas en Canon o Nikon.

 

De cualquier forma, Sony lo esta haciendo bien en el mercado de réflex y la A200 es una opción a tener en cuenta en este sentido. Aun así, por un poco más, quizá nos interese ir a modelos superiores como el A300 o el A350.