Análisis

Sony VAIO VPCSB1S1E, ultraportátil con detalles mejorables

El tacto y precisión de los botones del touchpad son algunas de las asignaturas pendientes de este VAIO, que, salvo estos y otros pequeños detalles, nos ha encantado en casi todos los niveles

Sony VAIO

29 noviembre 2011

Este es un equipo que nos ha gustado en casi todos los sentidos. Lo más llamativo nada más extraerlo de su caja es la combinación de magnesio y aluminio utilizados para su chasis. Así, la parte inferior del portátil y trasera de la pantalla cuenta con sendos paneles de magnesio rugoso, muy resistentes y, sobre todo, ligeros.

La zona del teclado retroiluminado, en cambio, recurre a una placa de aluminio que inmediatamente nos indica que no nos encontramos ante un portátil cualquiera de consumo. Sin embargo, aunque visto en global el equipo nos encanta, no podemos pasar por alto algunos pequeños detalles que, de resolverse, llevarían a este VAIO a lo más alto.

El primero es la robustez de la pantalla, donde echamos de menos una bisagra más dura y, sobre todo, una mayor rigidez de la TFT, que nos hace dudar de su durabilidad en caso de golpes, caídas o presión excesiva sobre la pantalla cerrada. El segundo se refiere al touchpad, cuyo tacto y precisión de los botones es sin duda mejorable.

Por último, la configuración está realmente bien, aunque el índice global de PC Mark 7 no haya obtenido una cifra sorprendente, probablemente impulsada a la baja por el rendimiento del disco mecánico de 500 Gbytes. Eso sí, comentar que, aunque el modelo analizado era blanco, existen versiones en negro, plata e incluso rosa.

PRUEBAS

  • PCMark 7: 1.847
  • Lightweight score: 1.808
  • Productivity score: 1.307
  • Creativity score: 2.378
  • Entertainment score: 1.830
  • Computation score: 2.739
  • System storage score: 1.398
  • 3DMark 11 Entry: 615
  • Experiencia de Windows: 5,3
  • Procesador: 7,0
  • Memoria RAM: 5,9
  • Gráficos: 5,3
  • Gráficos de juegos: 6,4
  • Disco Duro Principal: 5,8
Loading...