Sony VPL-VW200

Os presentamos el proyector abanderado de la firma japonesa. Si tuviéramos que definir en una palabra este modelo, sin duda sería «excelencia». El VPL-VW200 goza de las mejores propiedades disponibles actualmente en el segmento de proyectores Home Cinema de alta definición

19 mayo 2008

Esta obra maestra aúna las mejores prestaciones avanzadas del impresionante modelo Qualia 004, que tantas alegrías le ha dado a Sony, y el excelente diseño del modelo anterior, el VPL-VW100.

 

También en esta ocasión se ha implementado un sistema de 3 paneles SXRD que, como te hemos comentado, es un sistema mejorado del LCOS y desarrollado íntegramente por la propia compañía. La calidad de imagen producida mediante este sistema es la mejor del mercado dentro de este segmento.

 

Una de las características que brilla con luz propia es Motionflow, que permite una tasa de imágenes a 120 Hz. Esta tecnología detectará las características de la señal que le llega y adecuará dicho ratio para obtener secuencias más suaves cuando existe mucho movimiento. No obstante, Motionflow puede provocar determinados artefactos en pantalla cuando no es necesario su uso, aunque se podrá desactivar.

 

Por supuesto, hay que tener en cuenta su extremada compatibilidad con los reproductores de Blu-ray de la misma compañía. En el caso que nos ocupa, el reproductor BDP-S500 es capaz de suministrar 24 cuadros por segundo, la misma tasa utilizada en el cine, algo que el proyector VPL-VW200 detectará para lanzar esa misma frecuencia a la pantalla. La diferencia con otros proyectores que no ofrecen esta peculiaridad es patente.

 

Para complementar a la resolución 1080p, también se ha implementado el motor Bravia Engine Pro, un sistema de postprocesado de vídeo que se utiliza cuando la señal es inferior a la Full HD. De esta forma, cualquier muestra de vídeo que le llegue al proyector, como por ejemplo a través de Vídeo compuesto, S-Vídeo o Vídeo por componentes es procesada para sobreescalarla a las dimensiones adecuadas de proyección. El resultado es que las imágenes de cualquier reproductor DVD, cámara de vídeo o consola de definición estándar se acercan visiblemente a la alta definición, algo a tener en cuenta.

 

El nivel de ruido generado es una característica que en este tipo de equipos también es muy importante. Como ya sabrás, resulta bastante molesto encontrarse en una película con una secuencia de diálogos y estar escuchando de fondo el ruido de un ventilador, algo que no ocurre en absoluto con el VPL-VW200, siendo también el más silencioso de la comparativa con tan sólo 22 dB de ruido máximo.

 

Otro de los detalles culpables de la excelente calidad de este proyector es la lámpara utilizada, confeccionada en Xeon y que es capaz de suministrar 400 vatios de potencia. No obstante dicho suministro se torna en negativo teniendo en cuenta que, en total, el proyector puede llegar a consumir la friolera de 650 vatios, lo que sin duda es un hándicap si el uso es continuado.

 

Aunque se echa en falta la disponibilidad de la corrección horizontal de la lente, lo cierto es que el apartado de calibración no podía ser más completo, siendo especialmente útil la corrección de la convergencia de colores, característica esta que permite modificar cada panel SXRD por separado.

 

En definitiva, se trata del mejor proyector que ha pasado por el Laboratorio y muy probablemente también del mercado actual, aunque, como es lógico, es un precio que hay que pagar.