Análisis

Toshiba Satellite U920T, con teclado deslizante escondido

Este Satellite U920T fue uno de los primeros convertibles en llegar al mercado nada más lanzarse Windows 8, y su diseño es uno de los más compactos disponibles

Alberto Castro Gallardo

Toshiba Satellite U920T

14 junio 2013

Cuando queremos utilizar el equipo de Toshiba como si de una tableta se tratase, basta con deslizar el teclado en un abrir y cerrar de ojos tras la pantalla; mientras que, al desplegarlo, sus bisagras permiten regular la inclinación como más cómodo nos resulte para trabajar con él en modo portátil.

Pero, a cambio, adolece de dos problemas. Por una parte, nunca restaremos peso a los 1,52 Kg que alcanza en total, y, por otra, al transportarlo cerrado la pantalla siempre queda expuesta y es preferible recurrir a una funda (aunque al menos, eso sí, cuenta con protección Gorilla Glass).

Por lo demás, su configuración es sobradamente solvente, con casi 4.500 puntos en PCMark 7, mientras que el teclado y el trackpad resultan algo más pequeños que los de otros portátiles de tamaño similar (con recorrido algo corto) y la resolución de la pantalla no pasa de 1.366 x 768 puntos, con un nivel de brillo algo apagado sobre todo si lo utilizamos en exteriores.

 

Pruebas

PCMark 7: 4.451

3DMark 11 (Performance): 584

  • Experiencia en Windows: 4,8
  • Procesador: 6,9
  • Memoria RAM: 5,9
  • Gráficos: 4,8
  • Gráficos de juegos: 6,3
  • Disco duro principal: 8,1

SiSoft Sandra 2013

  • Dhrystone Integer SSE4.2 (GIPS): 47,73
  • Whetstone FP64 SSE3 (GFLOPS): 30,36
  • Rendimiento transaccional de memoria (MTPS): 4,24
  • Ancho de banda memoria (Gbytes/s): 10,76
  • Latencia de la memoria (ns): 33,2
  • Velocidad de transferencia del disco (Mbytes/s): 493,5 (SSD)

Powermark Professional (Balanced): 3h 18min