Toshiba sorprende con el ultrabook más ligero del mundo

El flamante Portégé Z830 pesa solo 1,12 Kg y aglutina varias cualidades que lo aúpan ante algunos de sus rivales mejor dotados

Toshiba ultrabook

29 noviembre 2011

El IDF (Intel Developer Forum), que se celebró a mediados del pasado mes de septiembre en San Francisco, y al que tuvimos oportunidad de asistir, representó el auténtico pistoletazo de salida de los ultrabooks.

Desde entonces solo un puñado de fabricantes, como Acer y Asus, se han apresurado, aunque tímidamente, a colocar en el mercado sus propuestas. Pero durante las pocas semanas que restan hasta la campaña navideña llegarán las soluciones de otros grandes actores de este mercado, en absoluto dispuestos a prescindir de su participación en el que probablemente será uno de los segmentos de mercado más exitosos de 2012.

El flamante Portégé Z830 que Toshiba ha presentado hoy no solo respeta a pies juntillas los requisitos estipulados por Intel para definir la plataforma ultrabook. Además, aglutina varias cualidades que, si sabe, lo aúpan ante algunos de sus rivales. Su chasis de magnesio es excepcionalmente ligero y robusto gracias a su estructura interna en forma de panal de abeja (curiosamente, esta disposición es la utilizada en los coches de Fórmula 1 por su rigidez y elevada capacidad de absorción de impactos). No obstante, lo más llamativo de este componente es su extrema delgadez, de tan solo 1,59 cm, y ligereza. De hecho, el peso total del equipo asciende a unos sorprendentes 1,12 Kg. Además, cuenta con un teclado de tipo chiclet retroiluminado y resistente al vertido de líquidos.

Su configuración está a la altura de lo que cabe esperar de un ordenador portátil de última hornada. Está gobernado por un microprocesador Intel Core i5 de segunda generación, incorpora 4 Gbytes de RAM ampliables a 10 Gbytes DDR3 y un disco duro SSD de 128 Gbytes que, combinado con la tecnología Hi-Speed Start de Toshiba, permite al equipo arrancar en solo 13 s. Su pantalla LED de 13,3” tiene una resolución de 1.366 x 768 puntos y está pertrechada por una cámara web de 1,3 Mpíxeles. No obstante, una de sus principales bazas para desligarse de algunos de sus rivales en su conectividad. Y es que incorpora un puerto USB 3.0 y otro Gigabit Ethernet, dos USB 2.0, lector de tarjetas multiformato, salida HDMI y, cómo no, WiFi 802.11n y Bluetooth 3.0. En breve estará disponible una versión del equipo con conectividad 3G y lector de huellas dactilares destinada al sector profesional.

Según los responsables de Toshiba en nuestro país, una de las características que lo hacen más competitivo es su dilatada autonomía en condiciones de uso intensivo, que asciende a unas espectaculares 5 horas y 15 minutos, rozando las 8 horas y media cuando se le somete a una carga de trabajo moderada.

El nuevo Portégé Z830 ya está disponible en nuestro país por 999 euros, IVA incluido.

Temas Relacionados