Toshiba Tecra M9

Un portátil profesional equipado con chip TPM. Este componente, unido al sistema de seguridad biométrico, reduce la probabilidad de que un usuario malintencionado acceda a nuestros datos en caso de pérdida o robo del equipo

29 junio 2008

Las propuestas de esta firma para profesionales que hemos analizado hasta la fecha han salido siempre bien paradas de nuestro banco de pruebas. Y este portátil no es una excepción.

 

Su configuración ha sido diseñada para satisfacer las necesidades de cualquier usuario profesional por exigente que sea, no en vano es robusto, potente, incorpora una pantalla amplia y de muy buena calidad y, por supuesto, está muy bien dotado en conectividad inalámbrica; de hecho, incorpora una controladora Bluetooth y otra WiFi compatible con los estándares 802.11a/b/g, así como con el borrador de la norma 802.11n.

 

No obstante, su principal baza es la seguridad. Y es que este Tecra incorpora un lector de huellas dactilares y un chip TPM (Trusted Platform Module) que, combinados con la tecnología BitLocker de Vista, ofrecen un grado de protección muy elevado frente a todo tipo de ataques, incluidos los off-line.

 

En rendimiento, nada que objetar, como demuestra su puntuación en PCMark05 y 3DMark06 (consultad la ficha más abajo), así como el índice de evaluación de la experiencia otorgado por Windows: 3,2. Su autonomía real oscila en torno a unas 2,5 h. ¿Pegas? Dos: su sobrio diseño y el calentamiento de la parte superior.

 

Pruebas:

PCMark05: 3.697 / 3DMark06: 1.024