HP TouchSmart IQ800, excelente configuración

Cuando apareció el primer TouchSmart IQ500 quizá muchos pensaron que aquel era uno de tantos productos «diferentes» que HP ha lanzado al mercado a lo largo de su historia y que probablemente pasaría con más pena que gloria

Enrique Sánchez rojo

12 marzo 2009

Sin embargo, con este TouchSmartp IQ800 HP se afianza en el segmento de los equipos táctiles dirigidos al mercado del entretenimiento. Es complejo definir a un equipo así, que por diseño, equipamiento o precio es de todo menos convencional.

Quizá tengamos que hacer un esfuerzo por imaginar lo que podría ser la informática del futuro, y entonces empezaremos a ubicar este TouchSmart. Es decir, ordenadores de diseño futurista y elegante, donde todo es pantalla y, al igual que la corriente iPhone entre los móviles, todo se maneja con los dedos.

Además, nos encontramos con una configuración muy potente gobernada por un Vista Home Premium de 64 bits. Todo ello con un objetivo: mover de manera fluida aplicaciones tan vistosas como la interfaz HP TouchSmart. Gracias a ella podemos, por ejemplo, jugar un solitario con los dedos, ver vídeos o imágenes, o reproducir nuestra música favorita.

Logra cambiar nuestra forma de ver y actuar

Ahora bien, las personas que piensen en comprar un TouchSmart han de cambiar su mentalidad. Ni es para usar siempre con los dedos, pues cuando estamos sentados en la mesa termina siendo más cómodo y rápido usar el ratón, ni es para obviar esta funcionalidad y comprarlo por su impresionante estética.

El TouchSmart es, por ejemplo, un equipo ideal para un despacho o cuarto de muchos adolescentes. Al integrar el sintonizador híbrido de TV o la unidad Blu-ray, junto a su pantalla de alta definición, se convierte en ideal como centro de entretenimiento.

Además, colocado en un salón, y gracias a su mando, resultará ideal para disfrutar de nuestras fotos o vídeos favoritos sin tener que conectarlo a la TV. Sin embargo, aquí encontramos el fallo más grande de este equipo: tan sólo ofrece una salida de S-Vídeo. Es decir, ni HDMI, ni VGA, ni DVI. Un detalle que no terminamos de entender.

Entrando en pruebas, exhibe un nivel de prestaciones de primera línea como máquina de entretenimiento incluso para aquellos que les guste jugar. Y, aunque está algo por detrás del iMac de Apple, ofrece más rendimiento gráfico que aquel, lo que compensa en cierta forma el tener un procesador algo menos potente.

El teclado, por su parte, presenta un diseño de bajo perfil en línea con el resto de modelos. Eso sí, es inalámbrico al igual que el ratón, ofrece un agradable tacto y se adjunta en tamaño completo, lo que lo hace bastante confortable. Además, cómo ocurría con el Eee Top, podemos contar con diferentes niveles de iluminación azul mediante unos leds ubicados en la parte inferior del equipo.

Para terminar, dos detalles curiosos: la conectividad WiFi no se encuentra integrada, sino que se trata de un stick USB insertado en un zócalo específico de su parte inferior, y la gigantesca fuente de alimentación externa que necesitaremos para hacerlo funcionar.

Loading...