Visa Black 52, modesto pero equilibrado

Estamos ante el procesador más modesto de este informe, aunque por poco. Pero lo que cuenta en última instancia es conseguir una configuración equilibrada, algo que este equipo sí consigue, aunque con resultados en las pruebas de rendimiento que tienden a la baja

Manuel Arenas

1 octubre 2009

A cambio, este sobremesa funciona de un modo casi imperceptible con unos componentes correctos que encajan perfectamente en el interior de la caja, con un tamaño medio y un buen acabado. Incluye una gráfica integrada en el propio chipset con un rendimiento moderado, y una GeForce 9500 GT dedicada, de modo que puede seleccionarse cuál se desea que funcione en un momento dado.

En las pruebas, no fue posible completar algunos de los benchmarks usando la tarjeta dedicada, pero sí con la integrada. La memoria de 4 Gbytes no se emplea en su totalidad con un sistema operativo como el que incluye, concretamente Vista Home Premium 32, pero nunca están de más a la vista de la creciente aceptación que están teniendo los sistemas de 64 bits.

El disco de 500 Gbytes se halla también a medio camino entre las capacidades menos contundentes y las más versátiles de 1 Tbyte, así como las conexiones, donde se echa de menos eSATA. La fuente de alimentación responde a la norma 80+ al igual que la del equipo Mountain, lo cual es un detalle de agradecer por los más concienciados con el aprovechamiento energético y la eficiencia.

Loading...