2010: Ponemos a prueba 16 smartphones

Estos dispositivos están llamados a ser el método de acceso a Internet preferido, incluso por delante de los PC y ordenadores portátiles

Manuel Arenas

Móviles inteligentes: ponemos a prueba 16 smartphones

10 abril 2014

Los teléfonos móviles han ido acelerando su evolución según dejábamos atrás, hace dos décadas, los tiempos de la telefonía móvil analógica llamada Moviline, e íbamos alcanzando GSM, GPRS, 3G y 3,5G. El acelerador lo ha puesto Internet.

Las previsiones de crecimiento de las ventas de teléfonos de tipo smartphone pueden provocar mareos en los encargados de desarrollar planes de negocio en las operadoras, en los fabricantes de terminales o en los desarrolladores de software. En concreto, se estima una venta de más de 500 millones para el año 2012, frente a los 172 millones del año 2009. Estos dispositivos están llamados a ser el método de acceso a Internet preferido, incluso por delante de los PC y ordenadores portátiles.

Los tiempos en los que dejar que el móvil se conectase a Internet se convertía en una debacle económica han pasado y la conectividad se ha convertido en un argumento de uso tan importante como la voz. De hecho, los sectores de población entre 18 y 35 años ven cómo decrece el número de llamadas y su duración, mientras aumenta el número de mensajes SMS/MMS enviados, e-mails remitidos o la participación en redes sociales. La proliferación de tarifas planas de datos es un factor determinante en este fenómeno.

Por otro lado, los smartphones están viendo cómo sus precios se reducen hasta ponerlos al alcance de audiencias con una economía popular. Incluso en la modalidad libre se pueden ver precios por debajo de 200 euros para los más básicos. Este segundo factor, se suma al de las tarifas como catalizadores de la proliferación de este tipo de terminales.

Apertura-opina

Dónde está la inteligencia

En general, se denomina smartphone a cualquier teléfono que tenga una capacidad de procesamiento elevada, así como de conectarse a Internet y ejecutar aplicaciones diseñadas para ellos. De todos modos, se puede decir que su inteligencia reside en los usuarios, que son los que tendrán que encontrar utilidad real para esa capacidad de procesamiento, que es superior a la de los superordenadores de hace pocas décadas. Por ejemplo, un terminal Android reciente, como HTC Desire, es más potente que un Cray 1 del año 1979.

Pero, de poco servirá un dispositivo avanzado en manos de una persona que básicamente hable por teléfono. Formas de sacar partido hay muchas: buscar un dato en Internet, acceder a una red social, consultar y escribir correos, saber la ubicación exacta y localizar los puntos de interés más cercanos, hacer una foto, etc. Por no hablar de su faceta como repositorios de información personal o como punto de entrada para los servicios en la Nube.

Y, en muchas ocasiones, se pedirá que estas tareas se realicen de forma simultánea.En los terminales que se muestran en esta comparativa, estas funcionalidades están presentes, al menos en la mayoría de ellos. No es una cuestión de ser mejor o peor, sino de segmentar el mercado de modo que haya representantes de distintas pretensiones tecnológicas por parte de distintos tipos de usuarios.

Loading...