Apple iPhone 3G, totalmente táctil

En cierta manera, el iPhone, del que os hablamos ahora, inició la moda de los terminales táctiles, en los que se utiliza directamente el dedo para gestionar todas y cada una de las funciones que nos ofrece su potente interfaz

Enrique Sánchez rojo

2 marzo 2011

En el lado negativo de la balanza, tenemos un terminal con unas dimensiones no muy contenidas, y sobre todo, una autonomía de la batería bastante mermada a poco a que aprovechemos parte del potencial del teléfono en nuestro día a día, hasta el punto de que puede que no aguante una jornada completa. Además, la sincronización vía iTunes sobre el ordenador a veces genera errores de difícil resolución.

 

A favor, una de las mejores interfaces que podemos encontrar hoy día en un terminal táctil, y una auténtica plataforma móvil donde las aplicaciones tanto profesionales como lúdicas no dejan de crecer. El mayor lastre, sin embargo, viene de su formato de distribución: exclusivamente a través de Movistar y previa suscripción de un contrato de datos con entre 18 y 24 meses de permanencia.