BlackBerry, la historia de un gigante que quizá no conocías

6 febrero 2014

De capa caída, así es como anda ahora una compañía que, en el pasado, vivió sus años dorados y contribuyó mucho más de lo que imaginamos a que el mundo sea hoy lo que es a nivel tecnológico. Desde hace 30 años BlackBerry ha estado marcando el camino, e incluso el envío de un simple correo electrónico desde nuestro móvil podría haber sido imposible sin los canadienses.

Sólo los triunfadores son recordados, pero en el mundo en el que vivimos, todos llegan antes o después a la derrota. Los que ahora triunfan el día de mañana habrán perdido el dominio del mercado, y pasarán a ser olvidados. Un olvido, por cierto, que no hace justicia con el trabajo que han hecho a lo largo de los años. Lo que ahora podamos pensar de BlackBerry por no estar lanzando productos de éxito sería lo mismo que pensar dentro de 10 años que Apple solo ha sido una pequeña compañía dentro del mundo de la tecnología. Para ver lo que ha sido BlackBerry en los últimos años y la importancia que ha tenido, vamos a dar una vuelto por los proyectos en los que ha trabajado.

Budgie

Fueron los inicios de la compañía. Mike Lazaridis y Doug Fregin estaban obsesionados con la transferencia de datos de manera inalámbrica, y andaban unos cuantos pasos por delante de Apple, Microsoft y compañía en esa época. Budgie fue la piedra angular de los canadienses, que se establecieron legalmente el 7 de marzo de 1984 como Research in Motion. Básicamente, se trataba de un sistema que permitía mostrar información de manera inalámbrica en una televisión, pudiendo tratarse de publicidad. El objetivo era convertirlo en algo comercial que se pudiera vender, y lo consiguieron, llegando a tener suficiente negocio como para poder empezar a trabajar en algunos proyectos secundarios.

Estas pantallas, no obstante, les valieron para ser conocidos por otros gigantes, y en el 1985 General Motors les contrató para que fabricaran sus pantallas en red, cerrando un contrato de 600.000 dólares. Desarrollaron el sistema, pero la fabricación masiva de las mismas fue cedida a otras compañías.

Budgie

Mobitex

Pero la columna vertebral de la compañía siempre ha sido la misma, el mundo de las tecnologías inalámbricas, y en esa línea han seguido desde el nacimiento de RIM hasta hace unos pocos años. Rondando el año 1987, pasó a fabricar algunos productos que funcionaban utilizando la tecnología inalámbrica Mobitex de Ericsson. En aquel momento, eran los únicos en toda América del Norte que lo hacían, y eso les deja en un lugar privilegiada. El futuro estaba en el mundo inalámbrico, y ellos lo sabían. Su objetivo siempre ha sido el de fabricar productos que puedan ser útiles para empresas, y en aquel momento sus dispositivos podían servir incluso para el pago a través de tarjetas de crédito. Lo que quizás no esperaban tanto es que operadoras como Rogers o Bell buscaran los servicios de RIM para que estos se dedicaran a desarrollar los sistemas que utilizaban la tecnología de Mobitex. Ahí RIM comenzó a ser una de las compañías más especializadas en el mundo de la tecnología inalámbrica.

DigiSync Film KeyKode Reader

La compañía, eso sí, se rodeó de mentes brillantes, y estos ingenieros, una vez que RIM comenzó a navegar y podía permitirse plantearse la opción de trabajar en proyectos secundarios, consiguieron crear el Å, que no era otra cosa más que un lector de códigos de barras que estaba destinado a ser utilizado en la industria del cine. Básicamente, los carretes de película llevaban una identificación en cada fotograma. El desarrollo de RIM permitía que un lector automático identificara cada fotograma. Eso tenía consecuencias directas en las posibilidades de las películas, así como en la facilidad para gestionar los fotogramas. Este dispositivo incluso llegó a ganar un premio Oscar, por lo que podemos intuir cuál fue su influencia en el mundo del cine.

[email protected] Pager 900

Pero la verdadera novedad, el gran lanzamiento de la compañía, fue el [email protected] Pager 900. Este dispositivo es el precursor de los actuales smartphones. Aunque parezca mentira, ya en el año 1996 se podían enviar correos electrónicos desde un dispositivo, así como mensajes, o faxes, utilizando las redes de operadoras que en aquel momento estaban basadas precisamente en Mobitex, el sistema en el que tanto había trabajado RIM para otras empresas, y que conocía a la perfección. Básicamente, este dispositivo llevaba una pantalla monocromo de pequeño tamaño, tenía aspecto de buscapersonas, pero incorporaba un teclado. Su precio, eso sí, era de 700 dólares, que en aquella época era todavía más sorprendente que ahora. Ya en el 1996 se lanzaban dispositivos con precios altos, no solo es una costumbre de Apple, por lo que parece.

RIM

BlackBerry Enterprise Server

Más tarde, se presentaron nuevos dispositivos muy semejantes, como la RIM 950 o la RIM 850, que se diferenciaban porque una utilizaba la red Mobitex, mientras que otra llevaba DataTAC de Motorola. En cualquier caso, en ellas RIM comenzó a introducir su sistema de servicios online, conocido como BlackBerry Enterprise Server, que permitía a los usuarios hacer uso de su correo electrónico. Este servicio de servidor ha sido uno de los pilares de la compañía a lo largo de los años. Incluso hoy en día las operadoras tienen que ofrecer planes especiales para los dispositivos BlackBerry.

RIM 857

Eso sí, el verdadero inicio llegó con el RIM 857. Y es que, no era solo un dispositivo que permitiera enviar correos electrónicos, era una verdadera PDA. Es más, era la PDA por antonomasia. Incluía una pantalla más grande, que ya lo llevaba a la proporción de los dispositivos que tenemos hoy, y además llevaba algunas aplicaciones, tales como un buscador, un listín telefónico, un calendario, una lista de tareas, una alarma… ahora sí, ya estábamos hablando del primer teléfono inteligente del mundo. Su memoria RAM era de un megabyte, y la memoria flash de ocho megabytes. Seguían sin pantalla a color, pero estaban marcando una época.

PDA BlackBerry

Gran evolución mundial, poca evolución tecnológica

A nivel comercial, RIM hizo un gran trabajo, pues comenzó a expandir su marca por todo el mundo, llegando a más de 100 países con sus productos y servicios y acudiendo incluso a China. Antes que eso, cuando todavía estaban comenzando a lanzar sus dispositivos PDA, decidió llevar estos a personas que pudieran estar interesados por ello, como periodistas, políticos, gente de negocios, personas que pudieran hacer que la marca fuera conocida y que sacaran partido al dispositivo. Poco a poco, se convirtieron en una compañía rentable, y en cuestión de unos años, había multiplicado su base de usuarios. De hecho, se llevó a conocer el fenómeno como CrackBerry, por la adicción (de ahí el uso de la palabra “crack”) de la gente al envío de mensajes. Estos usuarios, por cierto, 10 años después eran los mismos que acusaban a los jóvenes de aislarse con su teléfono móvil. En cualquier caso, la compañía lo estaba haciendo muy bien a nivel comercial.

Aunque como pasó a muchas compañías antes que BlackBerry, habían cometido un grave error, y es descuidar la división de ingeniería. La compañía no había avanzado prácticamente en el mundo de la tecnología. Y peor aún, todo lo que había avanzado era en una plataforma propia que, aunque era buena, defendieron hasta el último suspiro como si fuera lo mejor del mundo, sin plantearse que podrían estar cometiendo un error. Durante bastantes años siguieron siendo líderes y ganando usuarios, pero en vez de continuar avanzando y mejorando, dieron pie a que otras compañías pudieran ganarles el terreno que les debería haber pertenecido a ellos por derecho propio. Tenían el dinero, la experiencia y la reputación, pero permitieron que incluso empresas como Google recorrieran mucho más camino en menos tiempo.

Apple y Google

No tenían como objetivo acabar con RIM. Además, puede que el verdadero rival de estas fuera Windows Mobile, pues Microsoft también estaba dominando el mercado de los teléfonos inteligentes, así como Nokia con sus Symbian. Sin embargo, llegó Apple, reinventada, renacida desde las cenizas, con una nueva manera de ver el mundo de la tecnología móvil, con un dispositivo al que llamó iPhone, y al que ningún otro pudo compararse. Google, que trabajaba en un proyecto semejante, tuvo que empezar desde cero cuando vieron lo que incluía el iPhone. Desgraciadamente, ya era tarde para RIM. Los de Mountain View solo tuvieron que comenzar a trabajar en un sistema totalmente nuevo, que más tarde vio la luz como Android y que ha triunfado en todo el mundo. RIM, por su parte, estaba ya lejos de Apple.

Y lo peor es que tampoco supieron verlo. En lugar de tratar de volver a subirse al tren del que los habían echado, se apoyaron en que no todo el mundo iba a querer el nuevo sistema de Apple. Es cierto, pero es que Apple había cambiado el mundo de la telefonía móvil, y había que adaptarse. Windows Mobile murió, Symbian murió, y RIM es la tercera en discordia que algo intentó hacer, y que solo pudo sobrevivir gracias al gran trabajo que había hecho en el mundo empresarial. Solo Google entendió lo que había conseguido Apple y lo supo aprovechar muy bien.

Por su parte, RIM ha ido confiando una y otra vez en un sistema que ya estaba muerto, y ha perdido la base de usuarios tan grande que tenía en su momento. Si la compañía volverá a salir adelante o no es algo que no queda claro. Parece que ahora tiene cierta estabilidad, aunque no es nada en comparación con lo que fuera antaño. Ocurra lo que ocurra, la importancia de RIM, ahora BlackBerry, en el mundo de la tecnología, ha sido tan grande, que incluso compañías como Apple y Google siempre estarán en deuda con ellos por lo que son ahora. Ellos, en realidad, fueron los creadores del primer smartphone, el primer móvil inteligente del mundo

Temas Relacionados