La cuarta generación de móviles superará 100 millones de usuarios en cuatro años

Con la llegada de LTE los usuarios podrán disfrutar en cualquier momento y lugar de los servicios más avanzados de datos: televisión en alta definición en movilidad, acceso a redes virtuales, descarga y subida de contenidos muy pesados, videojuegos en línea y multi-jugador

Gloria Touchard

La cuarta generación de móviles superará 100 millones de usuarios en cuatro años

30 marzo 2010

Long Term Evolution (LTE), también conocida como la cuarta generación de móviles (4G) se acerca. Según las previsiones de los analistas LTE conseguirá alcanzar en menos de cuatro años lo que a UMTS le costó seis: los 100 millones de usuarios. Se espera que en cuatro años haya un incremento de 0 a 136 millones de usuarios LTE, con un crecimiento mucho más lento los dos primeros años de despliegue y una aceleración exponencial en los dos años posteriores.

Las redes necesitan proporcionar velocidades mucho mayores a las ofertadas a día de hoy. Para ello, teniendo en cuenta que en tecnologías radio el espectro es el recurso más escaso, en la evolución de estas tecnologías y en los nuevos desarrollos es esencial maximizar el rendimiento de bits por hercio transmitido. Long Term Evolution optimiza la eficiencia espectral con nuevas modulaciones en la interfaz aire (OFDMA, que además permite el uso de canalizaciones altas de hasta 20 MHz en el caso de LTE) así como los algoritmos radio más avanzados (MIMO y MIMO colaborativo). A estas capacidades se suma el hecho de que LTE es una tecnología basada en IP de extremo a extremo que permite ofrecer altas velocidades de transmisión por usuario (180 Mbits/s de bajada y 55 Mbits/s de subida) y latencias muy bajas, es decir, retardos en los tiempos de respuesta de la red en torno a sólo 10 milisegundos, por lo que permite ofrecer cualquier tipo de aplicación en tiempo en real.

La introducción de nuevos terminales como los smartphones está disparando el tráfico de datos en las redes móviles. La introducción de pantallas táctiles y de mayor tamaño en el móvil, teclados sencillos de utilizar o menús amigables han sido los catalizadores de la navegación por Internet desde terminales móviles, el uso de redes sociales o el uso del vídeo bajo demanda desde el móvil. LTE es la respuesta a esta gran demanda.

Es innegable nuestra dependencia cada vez mayor de nuestro terminal móvil, que se ha convertido en agenda, bloc de notas, callejero y soporte para la descarga de múltiples aplicaciones según nuestros gustos o necesidades, con una variedad tan amplia que ya existen cientos de miles de aplicaciones gratuitas en la red para smartphones: ya no hay dos móviles iguales.

Long Term Evolution apuesta por ser un estándar único a nivel mundial y unificar todos los mercados, a diferencia de lo ocurrido con GSM, UMTS y CDMA. De esta forma, la itinerancia mundial está asegurada y los usuarios podrán utilizar todos los servicios, su terminal y todas sus aplicaciones en cualquier lugar donde estén.

Además, las redes LTE favorecerán la introducción de nuevos servicios como videovigilancia, telemedicina o cloud computing. El concepto de un móvil igual a un usuario desaparecerá poco a poco ya que la mayor parte de fabricantes de dispositivos como cámaras de fotos, vídeo, ebooks, medidores de azúcar para diabéticos, contadores de luz, etc., ya están diseñando la integración de un chipset LTE para poder acceder en todo momento y en tiempo real a la información en red (que permitirá descargar contenidos de libros, escuchar música on-line, subir vídeos y fotos en tiempo real a redes sociales, controlar al paciente en todo momento, medir y optimizar los consumos energéticos, etc.) con una paulatina evolución hacia la comunicación entre objetos: la “Internet de las cosas”.

Una ventaja más de LTE es que se trata de una tecnología muy flexible en frecuencia, cuyo uso ya está estandarizado en bandas de frecuencias desde 700 MHz hasta 2,6 GHz. Usar esta tecnología en bandas inferiores hará posible la banda ancha rural en lugares donde los operadores no han podido llegar hasta ahora por el alto coste que conlleva ese tipo de despliegues. LTE no será sólo una tecnología móvil sino también un acceso más de banda ancha, así lo están planteando ya operadores como Verizon en Estados Unidos.

Gloria Touchard, responsable de soluciones inalámbricas de Alcatel-Lucent

Temas Relacionados
Loading...
'); doc.close(); });