Nokia N900, su primer smartphone con Maemo

El nuevo N900 no es un teléfono ni un smartphone al uso. Es más bien la evolución del concepto Internet Tablet de Nokia, fusionando lo mejor de un móvil con ciertas posibilidades de un ordenador

Enrique Sánchez rojo

2 marzo 2011

Para ello, Nokia ha dejado de lado su habitual Symbian y se ha volcado en Maemo, una distribución Linux para móviles que probablemente dé mucho que hablar en los próximos años. De hecho, si el producto funciona, y la comunidad termina apoyándolo con aplicaciones y utilidades, no tendría nada de raro que nos encontrásemos ante el sistema operativo de los futuros móviles de Nokia.

4221388647_212d5ca8a8_b

Configuración a la última

Centrándonos en el N900, sobre el papel sus especificaciones están por encima de lo habitual en la gama N-Series. Cuenta con un procesador ARM a 600 MHz, 256 Mbytes de RAM, cifra muy destacada para un móvil, y nada menos que 32 Gbytes de almacenamiento ampliables mediante tarjeta microSD. Ofrece soporte GSM cuatribanda y 3G HSDPA/HSUPA (10/2 Mbps), y todas las opciones de conectividad que precisemos. La cámara es de 5 Mpíxeles, con un flash de doble LED de grandes prestaciones. Tan solo se echa de menos un software más completo para aprovechar mejor este apartado.

Este hecho, la imposibilidad de enviar MMS o sintonizar emisoras FM (a pesar de integrar el receptor) son algunos de los detalles que nos sugieren que el nuevo Maemo es una apuesta de futuro a la que aún le queda mucho camino por recorrer. ¿Otro ejemplo? Hasta la siguiente revisión de software, solo el juego de bloques y el apartado de teléfono pueden utilizarse en modo vertical. El resto del entorno opera únicamente en formato horizontal.

Nokia_N900_2

Una interfaz con posibilidades

Aun así, no podemos dejar de alabar el nuevo software frente al trasnochado Symbian. La interfaz de Maemo es realmente fácil y se maneja cómodamente con el dedo, incluso con la pantalla resistiva (también se integra un stylus para mayor precisión). Además, permite funciones ya imprescindibles como los múltiples escritorios personalizables o la multitarea real.

Lástima que el número de aplicaciones disponibles hoy para Maemo sean mínimas, porque las incluidas en el terminal nos han dejado un agradable sabor de boca: desde el navegador Firefox con reproductor Flash integrado, hasta los diferentes y adictivos juegos. Eso sí, en navegación web, carece de aspectos como la posibilidad de hacer zoom u otras pequeñas cualidades útiles en el día a día con un navegador.

Tampoco sobresale en ergonomía. El tamaño y peso del N900 están por encima de otros smartphones, y el teclado QWERTY no resulta tan cómodo como el de otros modelos probados. Pero, el teléfono es realmente funcional, con un estupendo sistema de agenda que incluso integra el usuario de Skype de nuestros contactos para comunicar con ellos. En definitiva, un buen comienzo para Maemo, aunque creemos que el N900 necesita algunas mejoras de software y ergonomía para convertirlo en un terminal que nos quite el sueño.

Temas Relacionados
Loading...
'); doc.close(); });