Samsung Galaxy S GT-I9000, un Android de alta gama

De todos los terminales Android de gama alta, este Galaxy-S de Samsung es uno de los que mejor reputación ha conseguido y también se ha posicionado muy bien en ventas. Sin duda, el sistema operativo de Google alcanza aquí su máximo esplendor

Manuel Arenas

2 marzo 2011

Destaca desde la interfaz TouchWiz de Samsung (aunque HTC Sense es más madura) hasta la optimización de la gestión de contenidos multimedia, pasando por una interfaz táctil muy ágil y con una respuesta muy buena similar a la que se consigue en los iPhone de Apple. No falta WiFi de tipo 802.11n, ni la última versión 3.0 de Bluetooth, con el atractivo de su futura actualización a Froyo (Android 2.2) cuando esté disponible.

Dispone de cámara frontal para videoconferencia, y el GPS asistido tiene una sensibilidad elevada al igual que los modelos más recientes de teléfonos inteligentes. De todos modos, como siempre ocurre con un terminal Android, acaba siendo un poco más de lo mismo. La tienda de aplicaciones es Android Market y, de nuevo, la integración con Google es notable, o al menos disponer de una cuenta activa con ellos mejora la usabilidad del móvil.

Como elemento diferenciador está su procesador ARM Cortex A8 similar al empleado por Apple en iPhone 4, que mejora algo la autonomía respecto a las soluciones tradicionales de Qualcomm y no ocasiona problemas de rendimiento. La pantalla Super AMOLED es de grandes prestaciones, aunque no supera a la tecnología Retina Display de Apple ni en nitidez ni en calidad de las imágenes y, a plena luz de día, no se ve con calidad suficiente o no iguala al iPhone ni al N900. Además, sus cuatro pulgadas son algo excesivas.

Pruebas

Pantalla (valoración máxima: 5) 4.5
Precisión táctil (valoración máxima: 5) 5
Acabado (valoración máxima: 5) 4
Rendimiento (valoración máxima: 5) 4.5