Sony Ericsson c902

El modelo c902 de la firma sueco-japonesa ofrece un equilibrio perfecto entre teléfono móvil y cámara. Su particular sistema de apertura de la cámara protege muy bien la lente

16 junio 2008

Nada hace pensar que este terminal esconde una cámara de tanta calidad entre sus tripas. A primera vista, parece un móvil de gama alta, sin embargo, un estudio más detenido revela la pequeña lente oculta bajo un sistema similar a aquellas cámaras que usaban los espías en las películas de los años 60. El teléfono es robusto y delgado, con formas simples y bien elegidas. A pesar de ser el más ligero de la comparativa, sobre la mano parece pesar más.

 

Su cámara no es la mejor de los teléfonos analizados, pero el terminal cuenta con numerosos parámetros de ajuste de imagen que nos ayudarán a lograr un resultado decente en la mayoría de ocasiones. Genera más ruido que su hermano k850i y no muestra imágenes tan definidas, pero no le anda muy lejos a pesar de la gran diferencia de tamaño. El autofocus es rápido aunque no tanto como en otras cámaras de la comparativa, no obstante, cuenta incluso con un modo de enfoque automático de caras. La pantalla se hace un poco pequeña, lo que puede suponer un problema al encuadrar las imágenes o ver si están correctamente enfocadas.

 

A pesar de no ser la mejor cámara de este informe es el dispositivo que mejor reúne las características propias de cada uno de los mundos. Como móvil es muy recomendable, tanto en forma como en opciones y manejo. Y como cámara ofrece una calidad suficiente para poder resolver con nota la mayoría de situaciones cotidianas.