HTC Tattoo, un smartphone para todos

Mientras que el iPhone popularizó los smartphones entre el gran público y abrió un nuevo mundo de posibilidades, Android OS está logrando dispositivos cada vez más asequibles y abiertos

Enrique Sánchez rojo

2 marzo 2011

Junio de 2007 marcó un antes y un después en el mundo de la telefonía móvil. Los smart­phones ya existían hacía años, e incluso tenían pantallas táctiles, permitían ejecutar aplicaciones, etc. Pero, hasta esa fecha eran percibidos más como herramientas de trabajo para ejecutivos, con precios elevados, plataformas algo complejas de gestionar..., y otros muchos peros.

Y entonces llegó el iPhone de Apple, un verdadero fenómeno del marketing, que convirtió ese revolucionario smartphone en objeto de deseo del gran mercado de consumo, que se lanza a comprar cada nueva versión a pesar de los abusivos contratos de permanencia, y las considerables tarifas mensuales asociadas. Pero la clave del iPhone y su éxito radica fundamentalmente en su interfaz táctil y la experiencia de usuario que ofrece. Algo inédito hasta esa fecha, cuando solo habíamos visto los móviles basados en Windows Mobile (que básicamente había que utilizar con puntero e incómodas ventanas) o los de Palm, con un sistema que terminó por morir de viejo.

Lo increíble es que el éxito del iPhone ha ido parejo a infinidad de contras que los usuarios, a pesar de conocerlos, han perdonado sin problemas. Hablamos de la autonomía, de la función de copiar/pegar o MMS que no han sido introducidas hasta la tercera revisión del firmware, la ausencia de videollamada, la integración de una cámara de solo 2 MPx o la imposibilidad de multitarea.

PortMovil_Cuadro2

Android OS, el futuro

Y mientras tanto Google ha trabajado duro en Android OS. Un sistema operativo móvil para smartphones basado en Linux, con el que aspira a dominar este segmento dejando fuera de juego a su eterno rival: Microsoft y su Windows Phone. Aunque llegó haciendo poco ruido, se está convirtiendo en la mejor alternativa para los fabricantes de móviles. Su espíritu Open Source le libera de costes de licencias, algo muy importante para los márgenes, que además reduce el coste de los móviles. También hace que sea fácilmente personalizable/mejorable por los fabricantes para adaptarlo a sus modelos y público.

Con ello pueden mantener una base común compatible con las aplicaciones del Marketplace de Android y pueden ofrecer móviles más evolucionados o mejorados que sus competidores. Además, ofrece una perfecta integración con redes sociales y con todas las herramientas web de Google (Gmail, Calendar, Docs, Reader, etc.). Y por si fuera poco, su experiencia de uso y posibilidades no son peores que las del propio iPhone, el referente a batir/superar en estos momentos.

Todo ello configura a Android OS como el sistema operativo para smartphone del futuro. Durante este año veremos como más y más fabricantes abandonan Windows Mobile (ver cuadro adjunto) y se pasan a Android, ampliando sus gamas de teléfonos. Por ello, para este apartado de telefonía móvil hemos elegido un digno representante de la tendencia: el nuevo HTC Tattoo, que hemos analizado para la ocasión.

PortMovil_2

HTC Tattoo, ideal para el gran consumo

Lo que queda claro al tener en las manos el nuevo HTC Tattoo es que se trata de un terminal joven y divertido gracias a detalles como sus carcasas intercambiables con llamativos colores y diseños. Y a pesar de ello, también es un terminal ideal para usuarios de más edad o profesionales que básicamente buscan manejar correo, acceso a Internet, y gestionar sus contactos/calendario.

El Tattoo incluye el nuevo Android 1.6, un sistema que cada vez nos gusta más, y cuya facilidad de uso y posibilidades de personalización son inmensas. El tamaño del terminal es realmente contenido, y su calidad de acabado bastante buena para un producto de su rango de precios. Quizá lo que menos nos ha gustado es la precisión de la pantalla resistiva (una capacitiva sería perfecta), y la falta de potencia del procesador que se aprecia en algunos momentos: se atasca con facilidad en cuanto comienzas a moverte rápidamente por las opciones, abrir y cerrar aplicaciones, etc.

En todo caso HTC ha hecho un gran trabajo, añadiendo su sistema de teclados en pantalla y la interfaz Sense UI, con el sistema de Escenas que ya conocíamos del HTC Hero. Con ello podemos adaptar la pantalla principal y sus escritorios adicionales (accesibles con solo arrastrar el dedo por la pantalla) a cada situación, mostrando los widgets (calendarios, mapas, música, correo, etc.) que más nos pueden interesar.

PortMovil_Cuadro4

El resultado es una gran integración de Android OS, manteniendo el espíritu y estética de HTC. Siguiendo la moda actual que podemos ver en sistemas como el Web OS de Palm, la integración con las herramientas sociales, como Twitter, Flickr, Facebook, Google Talk, Picassa, etc., es total. Lo mismo ocurre con las herramientas de Google. Basta introducir nuestro identificador de Gmail para configurar nuestro correo, sincronizar el Calendar y los Contactos, o poder acceder a la tienda on-line de aplicaciones de Android.

En definitiva, un terminal ideal para el público que busque lo última en conectividad y posibilidades de comunicación, pero a un precio libre muy razonable y que vía operador incluso se puede encontrar a coste cero.

PortMovil_Cuadro3

¿Qué ocurre con Windows Phone?

La preocupación de Microsoft por el futuro de su Windows Phone (antes conocido como Windows Mobile) crece por momentos, pues está asistiendo a una importante pérdida de cuota de mercado. De hecho, en EE UU ha pasado en solo un año del 11 al 7,9% mientras sus rivales, iPhone y Blackberry, subían sin parar.

Gran parte de la culpa la tiene Android OS de Google, plataforma Open Source en la que fabricantes como HTC, Samsung, Motorola o Sony Ericsson están volcando sus esfuerzos, abandonando con ello a Windows Phone. Y eso a pesar de su última versión (6.5) y de que ya se está hablando de la versión 7.

Parece que el entorno de Microsoft se percibe como algo demasiado cerrado, excesivamente orientado al usuario profesional y con una interfaz muy atrasada frente a las últimas propuestas de Apple, Android e incluso la propia Palm con su Web OS. Con ese panorama, mucho nos tememos que Microsoft ha perdido la oportunidad de liderar el segmento de los smartphones, algo que tuvo en sus manos hace poco tiempo.

PortMovil_Cuadro1

El nuevo iPhone, en verano

Parece mentira que el primer iPhone se lanzara hace menos de 3 años, pues su llegada revolucionó por completo el mundo de la telefonía móvil tal y como lo conocíamos. Introdujo la interfaz multitouch y desterró definitivamente los teclados y punteros, pasando a necesitar solo nuestros dedos. Desde junio de 2007 todos los veranos se ha presentado una nueva versión (iPhone, iPhone 3G y iPhone 3GS), externamente prácticamente idénticas, aunque con interesantes actualizaciones internas, siendo la más relevante la conectividad 3G. Quizá por aquello de la tradición, y también por filtraciones y datos encontrados en estadísticas de ciertos sitios web, se espera que Apple presente su siguiente iPhone durante el verano de este 2010.

Se especula que la nueva versión incluirá una pantalla más grande, CPU de doble núcleo, un motor gráfico más potente, será multitarea, tendrá cámara para videollamada y una autonomía de batería muy mejorada. Veremos qué nos prepara Apple.

Temas Relacionados