Apple iPad Wi-Fi + 3G 64 Gbytes

Impacta su experiencia de uso y posibilidades, pero se echan en falta ebooks y vídeos para el mercado español, así como la opción de crear perfiles de usuario

Enrique Sánchez rojo

18 junio 2010

Desde finales de mayo, y con dos meses de diferencia respecto a EE UU, el iPad está disponible en España. Como el resto de productos de Apple, sacarlo de la caja es toda una experiencia. Un momento pensado para hacer la primera toma de contacto agradable y placentera. Eso sí, enfrentarse al iPad por primera vez exige romper con prejuicios e ideas preconcebidas. No es un netbook, ni un portátil, ni un smartphone.… En muchos aspectos representa un nuevo nicho que, aunque no reemplaza a ningún otro gadget que tengamos, sí permite hacer y disfrutar las cosas de manera muy diferente, y fundamentalmente está pensado para el consumo de información.

Los modelos disponibles son seis: tres con WiFi y tres con WiFi + 3G, con capacidades de almacenamiento de 16, 32 o 64 Gbytes. El precio del modelo más básico (WiFi con 16 Gbytes), es de 479 €.

ipad-03_640_width_scale

Aspecto externo

Una de las críticas recurrentes del iPad es su peso, en parte por culpa de su chasis metálico en aluminio (que le confiere robustez y un acado impecable), el recubrimiento de cristal de la pantalla (con tratamiento oleófugo antihuellas) y las dos baterías internas (que ofrecen sobre el papel hasta 10 hrs de autonomía).

En nuestras pruebas no nos pareció un handicap importante, salvo si queremos leer un e-book mientras lo sujetamos con una sola mano. Pero usando las dos manos o apoyándolo sobre las piernas/mesa, es un aspecto secundario. Lo que superó nuestras expectativas es la calidad de imagen (máxime con vídeos HD), lástima que a pesar del tratamiento oleófugo se llene de huellas con facilidad, y que su uso a pleno sol sea complicado por su acabado brillante.

Fijándonos en su carcasa, en la parte superior encontramos el botón de encendido y la salida de auriculares minijack (inexplicablemente no incluidos), mientras que en la parte derecha tenemos los controles de volumen y el botón de bloqueo. En la parte inferior, junto al altavoz integrado, está el conector estándar de todos los iPod/iPhone de Apple. La ausencia de conexión USB estándar o lector de tarjetas ha sido otra críticas recurrente, aunque Apple lo ha «resuelto» con sendos adaptadores con los que, por ejemplo, podemos acceder a las fotos de la cámara digital.
Primeros pasos

Entrando en el uso del dispositivo, la experiencia es idéntica a la de un iPhone o iPod touch, aunque mejorada gracias a la enorme pantalla. Encontramos el mismo y único botón para volver a la pantalla principal, misma barra de iconos de acceso rápido, menús de configuración similares e idéntico sistema de gestión de aplicaciones. De hecho, las aplicaciones de iPhone/iPod touch son compatibles con el iPad, con lo que podremos usar todas aquellas que tuviéramos ya compradas. Eso sí, por defecto se nos presentarán en un tamaño de pantalla reducido, aunque ampliable a pantalla completa. El teclado virtual, también es casi idéntico, aunque mucho más cómodo de utilizar, incluso a dos manos, gracias a su gran tamaño.

ipad_1

La puesta en marcha requiere activarlo con iTunes del PC/Mac, detectándose en el caso de los modelos con 3G el operador de la Micro SIM insertada, y ajustándose los valores de la conexión.
¿Para qué sirve realmente?

Ésta es la gran pregunta, pues en realidad no es más que un iPod touch gigante. Como decíamos al comienzo, es importante olvidarse de ideas preconcebidas. El iPad no es un netbook, ni un lector de e-books, ni una consola portátil, ni un reproductor de medios digitales. Es un producto que cubre gran parte de las funciones de esos dispositivos, con una tienda de aplicaciones espectacular y fiel al estilo de Apple. Es decir, con prioridad a la estética, la calidad y buscando la mejor y más sencilla experiencia de uso para cualquier tipo de persona.

ipad_2

• La App Store ofrece una interfaz renovada para el iPad, siendo realmente fácil navegar y localizar las aplicaciones que más nos interesen.

Habrá otras tabletas con Android, Windows 7 o sistemas operativos alternativos, pero ninguna será como el iPad. En este aspecto, quizá la mayor pega para el ultrarregulado y fragmentado mercado europeo viene dada por la limitación en los contenidos que podemos consumir con él (ver cuadro). Por suerte el volumen de aplicaciones específicamente diseñadas para iPad va ampliando día a día sus posibilidades.

ibook

Como lector de libros electrónicos le vemos un buen futuro, incluso a pesar de su pantalla retroiluminada, pues su uso continuado no es tan incómodo como podría pensarse. De hecho, es una gran ventaja para leer algunas de las revistas que comienzan a aparecer para esta plataforma. Lástima que la guerra Apple/Adobe haya negado al navegador Safari de soporte para contenidos Flash, quizá el mayor talón de Aquiles del iPad para ofrecer una experiencia completa en Internet.

Nuestra opinión

Hay que decir que, tras pasar las primeras horas con el iPad, tenemos sentimientos encontrados. Su uso engancha y es fácil pasarse dos horas tirado en el sofá jugando, leyendo, navegando por Internet, buscando aplicaciones, descargando podcast de vídeo o descubriendo nuevas cosas que hacer con él. Sin embargo, no logramos quitarnos de la cabeza el elevado precio de un dispositivo que, aunque muy atractivo y placentero de utilizar, ofrece poco que no pudiéramos hacer ya con un portátil o smartphone que poseamos.

ipad-02

Al menos el hardware es potente y con todo lo que podamos necesitar. Por ello, el punto más débil de la plataforma es no poder disfrutar en el mercado europeo de contenidos que vayan más allá de simpáticos juegos o llamativas aplicaciones que en muchos casos aburren tras pocos días. Hablamos de cosas como descargar e-books en castellano de última novedad, disfrutar en iTunes Store del alquiler de series y películas o de servicios como Netflix, que en EE UU permite contemplar películas y series por solo 8,99 $/mes de manera totalmente legal y en alta definición. Y, finalmente, si lo concebimos como un dispositivo menos personal y más familiar, hubiera sido deseable tener la capacidad de definir perfiles.

Temas Relacionados
Loading...