Gigabyte Slate PC S1080: un tablet con alma de netbook

Este equipo representa una interesante alternativa para todos los que buscan un equipo ligero en formato tablet, pero con todas las posibilidades de un PC

Enrique Sánchez rojo

Gigabyte Slate PC

9 marzo 2012

Acostumbrados al iPad y a los tablets basados en Android, este modelo de Gigabyte con Windows 7 supone una interesante alternativa para todos los que buscan un equipo en formato tablet, pero con todas las posibilidades de un PC. Para ello, recurre a la configuración estándar de un netbook: procesador Intel Atom de doble núcleo, 2 Gbytes de RAM y resolución de pantalla de 1.024 x 600 píxeles, que se acompañan de un disco de 320 Gbytes en formato de 2,5”.

Ahora bien, como otros tablets basados en Windows 7, la usabilidad de este equipo no es nada del otro mundo. Su rendimiento es muy modesto, pues el Atom no da para mucho más, y encima la memoria no puede ampliarse por encima de los 2 Gbytes de serie. Así que, a final, tienes un tablet tan pesado como un netbook (casi un kilo), con menos de tres horas de autonomía real (afinando mucho los consumos) y con un rendimiento que permite pocas virguerías.

Gigabyte Slate PC

Detalle de la parte izquierda, donde encontramos el botón de encendido, el de volumen, la ranura para tarjetas, los botones del trackpad, un USB, salidas de audio y un puerto Ethernet.

No obstante, hay que señalar que este modelo tiene algunos detalles interesantes, como un USB 3.0, un trackpoint lateral que hace las veces de ratón, o una pantalla capacitiva multitáctil que no está nada mal. Además, como opción adicional, comercializan una bahía de expansión (Booktop D1080) que añade una unidad óptica CD/DVD, altavoces y numerosas conexiones, entre ellas, una salida HDMI.

Booktop D1080

La bahía de expansión opcional Booktop D1080, disponible por 250 euros, añade al tablet una unidad óptica, unos potentes altavoces, salida HDMI y mayor número de conexiones USB 2.0.

A pesar de ello, se trata de un dispositivo pesado, incómodo y poco práctico, por lo mal que mueve el hardware a Windows 7. Tiene lo peor de los netbooks y prácticamente ninguna de las ventajas de los tablets (salvo la pantalla táctil), como la máxima portabilidad o la rapidez para acceder a Internet/mail de manera instantánea.

El precio tampoco es ningún regalo para lo que ofrece. Es cierto que es más barato que muchos tablets de Android o que el propio iPad, pero probablemente sus usuarios se olvidarán de ello una vez que descubran su potencial. En nuestra opinión, es un equipo que solo resultará interesante en determinados entornos, por ejemplo, en pymes que busquen un equipo compacto para tareas muy concretas, a precio ajustado y que, por su concepto «tablet», ofrezca una imagen más distinguida y llamativa.

Temas Relacionados