3dMark Vantage: Herramientas para medir la potencia

Para comprobar las posibilidades del sistema gráfico, utilizaremos el archiconocido 3DMark Vantage. Sus requisitos mínimos, además de Vista, son Pentium D 3,2 GHz, D3D10/SM4.0 con 256 Mbytes de memoria, 1 Gbyte de RAM y 2 Gbytes de disco

Fernando Reinlein

3dMark Vantage: Herramientas para medir la potencia

29 octubre 2008

Una de las novedades de esta versión es la aplicación de perfiles, que se elegirán en función del modelo de nuestra tarjeta gráfica. Los perfiles son básico, rendimiento, alto y extremo y ajustarán la calidad y resolución de la escenas. 3DMark Vantage también ofrece una prueba de física que incluye Gpus y PhysX de Ageia, además de la conocida de estrés que someterá a los procesadores gráficos con dos nuevas llamadas Jane Nash y Calico.

Encontramos cuatro versiones de la herramienta: la gratuita, que permite la ejecución de la prueba una sola vez, la Basic con un precio de 6,95 dólares, que permite hacer loops, la Advanced, que con un coste de 19,95 dólares ofrece todas las posibilidades y la Professional, para usos comerciales.

Como novedad también incluye un sistema de puntuación que muestra las cifras por separado para el rendimiento de nuestra CPU y nuestra tarjeta utilizando SM2.0 y SM3.0, además de una complejidad en las escenas de mayor envergadura que en las versiones anteriores.

Paso 1

Consigue el código

Para descargar la versión gratuita, tenemos que dirigirnos a la web www.futuremark.com y solicitar una clave para ejecutar una versión shareware, que deberemos introducir al iniciar la aplicación en el campo de la parte superior y pulsar en el botón Register. Esta edición solamente nos permite ejecutar la aplicación una vez.

Paso 2

Distintas opciones

Después de arrancar el benchmark, contemplamos una interfaz que presenta un panel en el lateral izquierdo donde se detallan las diferentes opciones. Así, en Main, se muestran los dos tests que podíamos ejecutar en la versión anterior así como otros dos nuevos, Jane Nash y Calico. Para los que tengan un equipo sólo medianamente potente, aconsejamos que no ejecuten esta prueba, porque lo único que conseguirán es dejar colgada la máquina y tener que reiniciarla.

Paso 3

Muy minucioso

Si nos dirigimos a Options, accederemos a un panel en el que habremos de especificar qué tipo de prueba queremos pasar, detallando todos los aspectos relativos al procesador y al apartado gráfico. En este último caso, podemos sacar más rendimiento a la versión de evaluación y, como novedad, concretar la resolución del display, la textura y la calidad de las sombras o las diferentes modalidades de anti-aliasing, así como deshabilitar algunas alternativas, como el ruido generado, las interferencias del color, efectos DOF, FOG, etc. Todo ello en el apartado Post Processing.