Se acabaron los reinicios inesperados y los problemas de apagado

Todos hemos sufrido en más de una ocasión estos fatídicos momentos. El origen de dichos problemas suele ser de lo más variopinto, pero teniendo en cuenta algunas premisas, conseguiremos reducirlos a la mínima expresión

16 marzo 2007

Aunque los controladores no sean los únicos causantes de que nuestro PC se reinicie inexplicablemente o se quede colgado cuando intentamos apagar el equipo, probablemente el porcentaje de culpa llegue fácilmente al 80%. Y es que los drivers son, como ya sabrás, de vital importancia para el correcto funcionamiento del ordenador y es por ello por lo que deberemos prestarles una especial atención para evitar o solucionar una gran cantidad de problemas.
Un controlador no es otra cosa que el código que permite al sistema operativo interactuar con un dispositivo hardware. Cuando nos disponemos a instalar cualquiera de ellos y todo ha ido bien, el controlador se pondrá en contacto con el sistema operativo, le «presentará» a su nuevo invitado y le contará todo lo necesario para que funcione perfectamente en esa configuración y pueda convivir tranquilamente con el resto de dispositivos. Pero no siempre todo va bien ya que, en cualquier momento (sea inesperado o no), el equipo puede terminar fallando. Afortunadamente, las posibilidades de que esto ocurra pueden llegar a reducirse considerablemente si tenemos en cuenta algunas premisas que te detallamos en estas páginas.