Acelera tus discos duros en Windows Vista

El nuevo sistema operativo de Microsoft, Windows Vista, incorpora una serie de mejoras para incrementar el rendimiento y la rapidez en la ejecución de sus procesos. Lee el siguiente truco y optimiza los procesos en tu equipo

Belinda Cosme (Bilbao)

Acelera tus discos duros en Windows Vista

25 marzo 2008

El nuevo sistema operativo de Microsoft, Windows Vista, incorpora una serie de mejoras para incrementar el rendimiento y la rapidez en la ejecución de sus procesos. Lee el siguiente truco y optimiza los procesos en tu equipo.

Mediante la utilización de la tecnología ReadyBoost, podremos asignar memoria adicional de swapping al sistema, habilitando para ello la utilización de llaves USB externas. Pero esta solución permite aumentar adicionalmente la velocidad de trabajo tanto de discos duros SATA como de los propios dispositivos de almacenamiento USB. Para hacerlo, basta con acceder al Administrador de dispositivos a través de la siguiente ruta: Inicio/Panel de control/Sistema/Administrador de dispositivos.

Una vez abierto, despliega el apartado de Unidades de disco y selecciona aquél que quieras mejorar. Pulsa con el botón derecho del ratón y abre sus Propiedades. Dentro de esta ventana, será necesario que te dirijas a la pestaña Directivas y marca la opción Optimizar para rendimiento.

Llegados a este punto, si estás tratando con un disco SATA también puedes seleccionar otras opciones, como Habilitar caché de escritura en el disco, que mejorará el rendimiento, aunque cualquier pérdida de energía inesperada puede corromper la información que se estuviese manipulando en ese momento. Si deseamos aumentarlo incluso más, podremos utilizar Habilitar rendimiento avanzado, aunque esta configuración es más crítica y solamente se recomienda en caso de que dispongamos de algún sistema de almacenamiento de respaldo adicional.

Finalmente, es necesario tener en cuenta una cosa. Utilizando la característica de Optimizar para rendimiento en un dispositivo USB, será necesario que, cada vez que lo desconectes, lo extraigas de modo seguro para evitar posibles pérdidas de datos o que la información se corrompa. Si decides primar la extracción rápida de un dispositivo USB por encima de su rendimiento, es mejor que escojas Optimizar para extracción rápida.