Nos actualizamos a la nueva versión de Mozilla Firefox

En este segundo capítulo de la serie de prácticos sobre navegadores con Firefox como protagonista, vamos a ver las principales características de la nueva versión, así como la gestión de descargas, las funciones de impresión y el sistema de marcadores

Redacción

Nos actualizamos a la nueva versión de Mozilla Firefox

27 abril 2007

Paso 1

Jugosas novedades

La esperadísima nueva entrega de Firefox debutó a lo grande. Sólo el primer día registró dos millones de descargas, según informaban sus propios creadores e impulsores, a un promedio de 30 por segundo. Pero, casi tan importante como esta cifra fue la cantidad de quejas que ha recibido esta última edición.

En efecto, en diversos foros y weblogs sobre navegadores, los usuarios más avanzados, y que ya habían probado la beta de esta versión 2.0, escribieron muchas opiniones desfavorables, incluso llegaban a desaconsejar la correspondiente actualización debido a la gran cantidad de errores que presenta el programa.

Entre los fallos más destacados se encuentra uno que causa el cierre espontáneo del navegador, otro que anuncia dificultades a la hora de instalar la versión española sobre la inglesa, y viceversa, y un tercero en el que se han detectado imprecisiones de su sistema anti-phishing, siendo posible «saltárselo a la torera» poniendo en formato hexadecimal las direcciones IP incluidas en la lista negra.

A continuación, vamos a hacer un repaso por las opciones que nos ha traído la última versión de Firefox:

Navegación por pestañas: ahora, se abren por defecto las páginas en pestañas y no en nuevas ventanas. Si por error cerramos una, se pueden recuperar desde el Historial en el apartado de pestañas recientes. Además, se ha mejorado la organización.

Restaurar sesión: si Firefox se cierra o tiene que reiniciarse, al arrancar, recuperará tanto las ventanas y pestañas abiertas como el texto de un formulario o las descargas en curso (al estilo de su competidor Opera).

Corrector ortográfico: se ha incorporado un corrector para los contenidos on-line que debe descargarse después de haber instalado la versión 2.0.

Sugerencias de búsqueda: tanto para Google como para Yahoo!, al empezar a escribir en la barra de búsqueda, aparece una lista de sugerencias.

RSS: se ha mejorado este apartado dando un mayor control al usuario. Ahora, podemos ver una vista previa o elegir los canales de suscripción tanto a través de los marcadores dinámicos como mediante un lector.

Títulos dinámicos: estos resúmenes se actualizan cuando la información de la página también lo hace.

Búsqueda integrada: por defecto, contamos con los motores de búsqueda de Google, Yahoo!, eBay, RAE, Wikipedia y Creative Commons.

Marcadores dinámicos: con esta herramienta conoceremos las actualizaciones de los sitios web seleccionados y accederemos directamente a los contenidos que nos interesen.

Bloqueador de ventanas emergentes: este sistema se ha perfeccionado, permitiendo desbloquear un elemento emergente y avisando cuando se bloquea cualquier pop-up indeseable.

Interfaz simplificada: se he mejorado la usabilidad, manteniendo la facilidad de navegación y cambiando ligeramente la apariencia de la ventana principal.

Accesibilidad: se incluye soporte para contenido dinámico DHTML (una combinación de HTML, CSS y DOM1 y scripting) y Microsoft Active Accessibility (tecnología de Microsoft para que las aplicaciones Windows puedan funcionar correctamente con diversos periféricos).

Seguridad y anti-phishing: el nuevo sistema anti-phishing protege los datos personales del usuario y toma precauciones frente al robo de identidad confeccionando listas negras con las webs susceptibles de ser un fraude. De la misma manera, el sistema de actualizaciones automáticas nos permitirá contar con la última y más segura versión disponible. Por último, Firefox impide que una web descargue, instale o ejecute ningún programa sin el consentimiento del usuario.

Paso 2

Gestor de descargas

Si comenzamos dirigiéndonos al menú Herramientas/Descargas, veremos una imagen parecida a la que publicamos en la captura que ilustra este paso. Éste es el gestor de descargas de Mozilla Firefox con el que haremos determinadas tareas, como ver las descargas actuales, las finalizadas, así como el lugar donde se guardan todos los archivos que nos bajemos (en el Escritorio, por defecto).

Si hacemos clic sobre el icono que está bastante centrado y justo en la parte inferior, se abrirá automáticamente esta localización. A su derecha, localizamos otro que reza Limpiar y con el que borraremos nuestro particular Historial de descargas. Sin embargo, no es necesario acudir al menú Herramientas para abrir esta ventana. Bastará que iniciemos una descarga para que se despliegue automáticamente, apareciendo en la parte superior una barra de progreso de la misma, con el tamaño, el tiempo que llevamos consumido, el que nos resta (estimado) para concluir la operación y dos enlaces, uno de ellos para cancelar y el otro para pausar momentáneamente el proceso del fichero en cuestión.

Paso 3

El gestor de impresión

Lo cierto es que la mayoría de nuestros documentos impresos provienen de la Web, por lo que es fundamental contar con un eficaz gestor de impresión. Firefox nos permite esto y mucho más con su potente sistema. La forma más natural de empezar el proceso de configuración es a través de la ruta Archivo/Configurar página. Allí, nos encontramos con dos secciones principales: Formato y opciones y Márgenes y cabecera/pie de página. En la primera, ajustaremos la orientación, que puede ser tanto vertical como horizontal; especificaremos la escala; ajustaremos al ancho de la página; e imprimiremos el fondo. En la segunda sección, las opciones disponibles consisten en efectuar los ajustes precisos respecto a los márgenes y las cabeceras y pies de página.

Paso 4

Ajustes en Vista preliminar

Una vez configurada la página que vamos a imprimir, debemos encaminarnos a Archivo/Vista preliminar, donde, como su propio nombre indica, veremos una imagen exacta de cómo va a salir el documento por la impresora. En lo primero que tenemos que fijarnos en la parte superior es en el número de páginas resultantes, ya que muchas veces pensamos que vamos a imprimir menos de una página, cuando en realidad se trata de dos o tres.

A continuación y justo a la derecha, podemos observar algunas de las opciones que ya vimos en el paso anterior, como la orientación o la escala (ajustar a la página, por defecto). Sin embargo, el botón principal se halla situado a la izquierda del todo: Imprimir (al que tenemos la oportunidad de acceder también mediante Archivo/Imprimir). A través de éste, seleccionaremos la impresora (recordad que tenemos que configurarla a través de Propiedades), estableceremos el intervalo de impresión, además del número de copias o si queremos que salgan impresos los marcos.

Paso 5

Marcadores

Los indispensables Marcadores, o «favoritos» para los que vengan del mundo de Internet Explorer, tienen su propio menú en la parte superior de la ventana de navegación. Una vez desplegado, veremos que Firefox trae una serie por defecto, que podremos eliminar con facilidad.

Para empezar con nuestra colección de webs imprescindibles, una vez que sea susceptible de ser guardada, tendremos que hacer clic en la opción Añadir página a marcadores. Con ello, conseguiremos dos cosas a partir de una nueva ventana de diálogo: darle un nombre a nuestro nuevo marcador y elegir la carpeta donde queramos guardarlo. No se trata de carpetas en el sentido estricto de la palabra, sino más bien de categorías, como pueden ser Ocio, Prensa, Blogs, software, etc.

Una opción muy interesante es la de Añadir pestañas a marcadores, con la que almacenaremos en una carpeta todas aquellas pestañas que tengamos abiertas, con lo que podremos tener sesiones virtuales para abrirlas según el momento (Trabajo y Personal serían dos opciones). Por último, el centro neurálgico de todo esto va a ser el Administrador de marcadores, que podéis ver en la captura adjunta. En éste, podremos crear uno nuevo, una nueva carpeta, un separador, moverlos de sitio, renombrarlos y un largo etcétera.