Afina tu disco duro

Optimizar el funcionamiento de nuestro SO requiere gestionar nuestras unidades de disco, pues su rendimiento influye en la fluidez de las operaciones de transferencia de datos, el tiempo que tardan las aplicaciones en iniciarse, etc

David Onieva García

Afina tu disco duro

10 diciembre 2009

Paso 1. Elimina la fragmentación

Esta es una tarea de sobra conocida por los usuarios pero muy importante, ya que nos ofrece la oportunidad de redistribuir las unidades de asignación que conforman los ficheros de nuestro disco duro para reducir sensiblemente el tiempo de acceso a los datos. Esto se debe a que el sistema operativo no puede almacenar siempre estos bloques de manera contigua, lo que repercute negativamente en las prestaciones del subsistema de almacenamiento secundario.

Por esta razón resulta recomendable desfragmentar con frecuencia las diferentes particiones que hayamos definido en nuestro PC. Tanto en Windows XP como en Vista podemos iniciar la herramienta de desfragmentación desde Inicio/Programas/Accesorios/Herramientas del sistema/Desfragmentador de disco. También es posible ejecutarla accediendo a las propiedades de una partición concreta, para lo que haremos clic sobre ella utilizando el botón derecho del ratón y seleccionaremos Propiedades/Herramientas/Desfragmentar ahora…

En Windows Vista podemos desactivar la ejecución programada de la herramienta de desfragmentación seleccionando la partición que deseamos manipular y pinchando, con el botón derecho del ratón, en Propiedades/Herramientas/Desfragmentar ahora…

Por último, debemos desmarcar la casilla de verificación Ejecución programada (recomendado). De este modo, evitaremos que el sistema realice esta tarea por sí solo, aunque en este caso es necesario que la afrontemos regularmente por nuestra cuenta.

Paso 2. Desactiva la indexación

Windows Search es un servicio incorporado en Windows Vista que permite que las búsquedas de archivos y carpetas se realicen de una manera mucho más rápida, ya que inicialmente el sistema operativo genera un índice de contenidos del disco duro para afrontarlas con más eficacia.

El «problema» consiste en que este índice se va actualizando en segundo plano continuamente, y, como es obvio, el proceso que se encarga de esta tarea acapara unos recursos en absoluto despreciables. De hecho, si lo observamos detenidamente, las unidades de disco permanecen con frecuencia activas aunque no estemos ejecutando ninguna aplicación de usuario.

Para desactivar esta prestación iniciaremos el Explorador de Windows, nos situaremos sobre la partición adecuada, haremos clic sobre ella empleando el botón derecho del ratón y seleccionaremos Propiedades. En la parte inferior de la ventana que aparecerá veremos marcada la opción Indizar esta unidad para realizar búsquedas con mayor rapidez.

Si la desactivamos, ahorraremos los recursos que acapara el proceso de indexación, pero, a cambio, cuando afrontemos la búsqueda de algún fichero deberemos esperar más tiempo. Aun así, merece la pena hacerlo (al menos en algunas particiones) si no realizamos búsquedas con asiduidad.

Paso 3. Habilita la caché de escritura

Otra medida muy útil para mejorar el rendimiento de nuestras unidades de disco consiste en habilitar la caché de escritura, pues, por defecto, este parámetro se encuentra desactivado en Windows Vista. Una vez la activemos, su rendimiento mejorará, no obstante, correremos el riesgo de perder información si se produce una interrupción brusca del suministro eléctrico. Por esta razón, resulta especialmente útil si tenemos nuestro PC conectado a un sistema de alimentación ininterrumpida.

Para lograrlo, deberemos acceder a Inicio/Panel de control/Sistema/Hardware/Administrador de dispositivos, y, una vez ahí, nos situaremos sobre el identificador del disco duro y pincharemos sobre él con el botón derecho del ratón. Por último, seleccionaremos Propiedades y activaremos la casilla de verificación Habilitar caché de escritura en el disco de la pestaña Directivas.