Paso a paso

Más allá de los virus: 9 pasos para detectar y frenar amenazas

Más allá de los virus, hay infinidad de amenazas que pueden afectar al funcionamiento del PC y, sobre todo, exponer nuestra información personal y nuestros datos sensibles

Enrique Sánchez rojo

Apertura virus malware seguridad troyanos

12 marzo 2013

Más allá de los virus, hay infinidad de amenazas que pueden afectar al funcionamiento del PC y, sobre todo, exponer nuestra información personal y nuestros datos sensibles.

Nivel: Básico

En los tiempos que corren hay que ser precavido a la hora de realizar determinadas tareas con un PC, y es importante tomar medidas preventivas que garanticen un nivel de seguridad de nuestra información contra intrusiones y ataques vía red. No se trata de alarmismo, a poco que naveguemos por Internet o instalemos determinadas aplicaciones de software, podemos ser víctimas de troyanos y otra clase de malware que, al contrario que los virus, pasan totalmente desapercibidos para el usuario. El objetivo fundamental de esta clase de software suele ser el robo de información (especialmente contraseñas y claves de servicios financieros), o el acceso a los recursos de la máquina desde ubicaciones remotas.

En este artículo os mostraremos algunas formas de detectar estos problemas, solucionarlos y, sobre todo, prevenirlos más allá de la clásica suite de seguridad.

Métodos de infección más comunes

1. Instaladores y descargas

Hay dos vías primarias para la carga de adware/spyware/malware en el sistema. La primera son los instaladores de muchas aplicaciones gratuitas, que aprovechan el proceso para cargar alguna «utilidad adicional». Hay muchos ejemplos, sobre todo en el ámbito del adware y la recopilación de estadísticas de navegación por Internet, como es el caso de las barras de Alexa, Ask, Babylon instaladas de manera habitual. Un ejemplo es el conocido programa gratuito para la grabación de discos ImgBurn que, si instalamos por defecto, carga en el sistema la barra de Ask para el navegador. En estos casos, es recomendable ejecutar siempre la instalación personalizada, pues nos presentará la opción de instalar o no esta clase de componentes «adicionales». Y, en el caso de cualquier aplicación que no nos ofrezca mucha confianza, lo mejor es acudir a Internet a ver qué se comenta en los foros.

ImgBurn

La segunda vía típica son las descargas de material pirata. En este caso, hay que tener mucho cuidado con los ficheros comprimidos, que muchas veces incluyen algún troyano, así como con los cracks o utilidades para generar números de serie, que también son un importante foco de infecciones. Por suerte, esta clase de amenazas suelen estar bastante controladas por las suites de seguridad modernas, aunque aun así es importante ser precavidos con esta clase de archivos.

2. Navegador web

Otro método clásico de infección de malware es la ejecución de determinados scripts desde páginas web. Sitios para búsqueda de descargas, granjas de contenidos de dudosa reputación, páginas de contenido sexual y muchas otras que podríamos considerar underground pueden traernos problemas. Aquí los riesgos llegan de la ejecución automática una vez que hemos aterrizado en la página, algo cada vez más difícil debido a las mejoras en seguridad de los navegadores modernos, pero, sobre todo, por la descarga o apertura de contenidos indebidos por parte del propio usuario.

Un ejemplo de ello son muchas páginas de descargas, donde el botón de descarga real se encuentra rodeado de diferentes botones publicitarios de similar aspecto que solo buscan lograr que el usuario se equivoque y termine llegando a una página que no debería. Otras, simplemente, pueden recurrir al engaño, como ventanas emergentes que nos informan de una supuesta infección en nuestro equipo y otros recursos ya conocidos por todos aquellos que se hayan movido habitualmente en estas páginas.

Malware

En estos casos, nada mejor que fijarse muy bien en los enlaces que pinchamos (al poner el puntero sobre los botones y enlaces, veremos generalmente en la barra de tareas la URL de destino), así como en los botones y llamadas a la acción de ciertas páginas, contar con los navegadores actualizados a la última versión y con el nivel de seguridad activado en grado medio-alto, y por supuesto, seguir alguno de los consejos que os indicamos más adelante en el apartado de prevención.