Almacenar vídeos en todo tipo de formatos

Aunque lo más habitual es almacenar los vídeos editados en soporte DVD, también se pueden utilizar otros formatos Así, se puede mostrar las creaciones personales directamente desde el móvil o desde la pantalla de un iPod

Redacción

Almacenar vídeos en todo tipo de formatos

27 marzo 2008

En estas páginas se describen los pasos necesarios para convertir cualquier archivo de vídeo a un formato compatible con los dispositivos de reproducción más utilizados actualmente. El primero es el DivX, que gracias a su alto nivel de compresión y su compatibilidad con gran cantidad de reproductores de sobremesa resulta una alternativa más económica que el DVD para distribuir cualquier tipo de vídeo.

En segundo lugar se describe el proceso para codificar vídeos compatibles con un iPod. La pantalla de este dispositivo no es demasiado amplia, pero puede resultar muy interesante para compartir los vídeos caseros con cualquiera que se acerque.

Por último, la codificación de vídeos para móviles es más que una curiosidad gracias a que las pantallas de estos dispositivos han mejorado notablemente en los últimos años y a que su capacidad de reproducción está a la altura de muchos reproductores portátiles.

Paso 1

Crea un proyecto Divx

Tras editar el vídeo con un programa profesional, se puede recurrir al DivX para distribuirlo ya sea en CD o a través de Internet. El programa DivX Author permite crear proyectos que no tienen nada que envidiar a los que se consiguen en formato DVD. Ahora con DivX se pueden añadir menús, distintos lenguajes, capítulos e incluso subtítulos. Puedes descargarlo de la página www.divx.com/divx/windows/author/.

Tras ejecutar el programa, el primer paso es seleccionar el tipo de proyecto. En este caso el formato de salida (Output format) debe ser DivX Ultra PAL ya que es el utilizado en Europa y por lo tanto el compatible con los reproductores comercializados en el Viejo Continente.

A continuación, hay que dirigirse al siguiente paso: añadir fuentes de vídeo. Basta con pulsar sobre el botón Source (Fuente) y arrastrar los vídeos seleccionados sobre la interfaz del programa. Si el orden de los mismos no es el correcto, sólo hay que desplazar unos vídeos sobre otros hasta conseguir la secuencia deseada.

Paso 2

Compilando un menú

DivX Author considera cada vídeo añadido como una nueva marca de capítulo. Además, se pueden añadir más puntos de capítulo en cada archivo. Para ello, hay que pulsar el botón Edit del vídeo. Esta acción abrirá el editor de vídeos. Para ejecutar la herramienta de capítulos, hay que seleccionar el punto en el que se quiere insertar la marca de capítulo y pulsar la combinación de teclas Ctrl+K. Por último, hay que pulsar sobre el botón OK con la primera opción seleccionada (Mark a chapter at the specified time). Tras situar todos los puntos de capítulo, hay que pulsar el botón OK para cerrar la ventana de edición.

El siguiente paso es crear un menú. Aunque este programa permite crear los menús de manera manual, la opción automática resulta atractiva y, sobre todo, muy cómoda. Para iniciar el asistente basta con pulsar el botón Menu de la barra de herramientas superior. La primera opción permite crear un menú a partir de un esquema preestablecido. Tras marcarla, hay que pulsar el botón Next (Siguiente). Por defecto sólo hay disponibles ocho modelos distintos. Para avanzar por el asistente basta con seleccionar uno de ellos y volver a pulsar Next (Siguiente). Por último, con la opción Automatic seleccionada, hay que pulsar el botón OK. De esta forma, se genera un completo menú en unos segundos.

Paso 3

Genera el archivo de vídeo

Para comprobar el funcionamiento del mismo, hay que seleccionar Simulation de la barra de herramientas superior y después en el botón Start. Los demás controles de esta interfaz funcionan como los de un reproductor de salón y permiten testar el proyecto antes de empezar con la codificación.

El último paso es generar el archivo. Esta operación se realiza desde la interfaz Output (Salida). En esta pestaña hay que seleccionar el nombre y la ruta del archivo que se va a generar. También se puede limitar el tamaño final del archivo desde la lista desplegable Target size. Al pulsar el botón Start Output, se iniciará el proceso de codificación que, por lo general suele tardar horas.

Paso 4

Codificación para iPod

Aunque iTunes, la aplicación más utilizada con los reproductores de Apple, puede adaptar casi cualquier tipo de vídeo para que sea apto para su reproducción en un iPod, no permite ajustar ningún parámetro del proceso de codificación. Esto significa que el usuario no puede elegir si prefiere una mayor calidad o si, por el contrario, su prioridad es ahorrar espacio en su disco duro interno.

Xilisoft (www.xilosoft.com) dispone de una serie de aplicaciones dedicadas en exclusiva a adaptar los archivos de vídeo a distintos dispositivos portátiles. La versión para los iPod dispone de al menos tres perfiles predefinidos que corresponden con tres niveles de calidad diferentes. Además, permite configurar los parámetros más importantes de la codificación de manera manual.

En este programa el primer paso es arrastrar los archivos de vídeo que se quieren convertir a su interfaz. Estos se situarán en forma de lista para facilitar el proceso de codificación por lotes.

Paso 5

Ajuste de la calidad y codificación

La lista desplegable Profile (Perfil) incluye las configuraciones más interesantes para codificar vídeo si el objetivo es reproducirlo en un iPod. En esta lista se encuentra tres niveles de calidad diferentes: el Standar, que ofrece un balance entre calidad y tamaño final; el Excelent Quality, en el que la pérdida de calidad es mínima, y Minimal Size, muy útil para ahorrar espacio en el disco duro.
Tras seleccionar la calidad deseada, sólo restan dos pasos para generar el archivo final. El primero es elegir el directorio de salida del fichero de vídeo con el botón Browse. El segundo es pulsar el botón Encode situado en la barra herramientas de la parte superior de la aplicación.

Todo proceso de codificación es bastante lento, por lo que es recomendable ejecutar este tipo de conversiones cuando el ordenador no va a ser utilizado, por ejemplo durante la noche.

Paso 6

Para teléfonos móviles

Los móviles actuales ofrecen gran cantidad de funciones multimedia. Además, han mejorado su capacidad de almacenamiento mediante tarjetas ultra compactas. Sin embargo, generar contenidos para un teléfono es más complicado que para cualquier otro dispositivo ya que cada modelo tiene sus propias características.

Así, para codificar un vídeo que sea compatible con un móvil concreto en primer lugar hay que conocer ciertos datos como la resolución de pantalla, los formatos soportados, el bitrate máximo o el número de cuadros por segundo que puede reproducir.

Estas características deben aparecer en el manual de usuario de cada modelo pero también se pueden encontrar en páginas especializadas en telefonía móvil como GSMArena (www.gsmarena.com) o en la página web de cada fabricante.

Paso 7

Codifica la película

Tras conseguir los datos relativos al móvil, el siguiente paso es utilizar otra de las aplicaciones especializadas de Xilosoft, en esta ocasión 3GP Video Converter. Su utilización es idéntica a la versión para iPod, pero en el caso de los móviles hay que modificar los parámetros situados en la parte superior derecha de la interfaz para conseguir que el resultado final sea compatible con cada teléfono.

Debido a que la capacidad de almacenamiento de un móvil o una tarjeta compacta es muy limitado, el campo Bitrate deberá ser bajo (entre 100 y 200). Además, es altamente recomendable ajustar la resolución de salida (Video Size) en función de los puntos que sea capaz de representar la pantalla del móvil.