Paso a paso

Aprende a mantener tu BIOS al día

La BIOS (Basic Input/Output System) es la encargada de conseguir que un ordenador arranque y, al mismo tiempo, el componente que da vida a numerosos chips, procesadores y memorias

Anabel Pasiego

Actualizar BIOS 1

23 octubre 2012

El sistema operativo de un ordenador no es realmente el primero que entra en acción durante su arranque. Todo equipo necesita un «sistema operativo» especial instalado en la propia placa del sistema, en una memoria especial que no se borra ni siquiera cuando se apaga el PC y que es complicada de acceder.

Actualizar BIOS intro

En esta memoria, de tipo EPROM, se almacena la BIOS, que toma el control del hardware en el momento en que pulsamos el botón de arranque del ordenador. Como alternativa a la BIOS está EFI (Extensible Firmware Interface). La idea de tener un software «grabado» en una memoria no volátil que tome el control del hardware para conseguir echarlo a andar es mucho más amplia que el concepto de BIOS. En general, se denomina firmware a todo software instalado en una memoria no volátil que define el comportamiento del aparato a través de la interfaz de usuario y/o de las características y opciones que ponen en manos de los usuarios para controlarlo.

En el contexto del PC, la idea de firmware queda confinada a las unidades ópticas, donde se suele usar para liberarlas de las restricciones geográficas, y a las tarjetas gráficas, ya que, al emplear un firmware de un modelo superior en otro inferior podemos conseguir aumentar la velocidad de reloj y los voltajes. En la mayoría de los casos para ello hay que descargar un fichero desde la página del fabricante y ejecutarlo en Windows.

Tres razones de peso para estar a la última

En un equipo portátil nuestra recomendación es no actualizar nunca la BIOS. Se trata de sistemas cerrados, con pocas opciones de actualización, donde los componentes se mantendrán invariables durante toda la vida útil del equipo. Solo será conveniente hacerlo si el fabricante anuncia expresamente que se necesita una actualización y ofrece instrucciones precisas y seguras para llevarla a cabo.

Cambio de microprocesador

Si aparece una CPU nueva en el mercado y se piensa sustituir la previamente instalada, lo más probable es que haya que actualizar la BIOS para que sea capaz de identificar correctamente la ID de la CPU nueva y detecte correctamente los parámetros de funcionamiento (voltajes, frecuencia de reloj, temporizaciones de memoria y márgenes para overclocking).

Optimización del sistema

Las placas base actuales para PC son muy complejas, tanto por el mayor número de componentes como por la funcionalidad que incorporan. Los fabricantes están constantemente optimizando la BIOS para sacar el máximo partido al hardware y corregir deficiencias descubiertas a posteriori y que necesitan una puesta al día con más o menos urgencia.

Nuevas funcionalidades

En ocasiones, los fabricantes no implementan algunas características en el momento de lanzar un producto, pero con el paso del tiempo las activan mediante la actualización de la BIOS. Un ejemplo está en la posibilidad de cargar dispositivos USB en las placas Gigabyte incluso estando apagado el equipo. Pues bien, en algunas placas esa funcionalidad no es nativa, sino que se ha introducido con las BIOS más recientes.

Un proceso con riesgos

El proceso de puesta al día de la BIOS no deja de tener riesgos asociados que merece la pena evaluar antes de abordar esta tarea.

Actualizar Bios riesgos

1. Si se interrumpe la alimentación durante el proceso de actualización puede que el PC quede inutilizado. Al no acabar de cargar la BIOS, si no hay una copia de seguridad o si directamente no se puede iniciar el sistema, tras una actualización fallida el equipo puede quedar literalmente «fuera de combate».

2. Si la BIOS o el firmware introduce alguna característica nueva que afecta negativamente a nuestro equipo, volver a una versión anterior no siempre es posible. A veces, el sistema lo impide.

Descubre la mejor forma de actualizar

Hasta no hace mucho tiempo, la BIOS del sistema se actualizaba mediante el uso de disquetes de 3,5 pulgadas configurados como discos de arranque, en los que se cargaba el programa de actualización. Todo en MS-DOS, por supuesto. Hoy en día, el procedimiento contando con esta clase de soporte ya no es relevante ni recomendable, existiendo métodos más sencillos y «modernos».

Por supuesto, el disquete sigue siendo una posibilidad (si contamos con el lector correspondiente, claro) pero no la única. Estas son las tres alternativas que os proponemos: actualizar desde el sistema operativo, desde un dispositivo de almacenamiento USB o desde disquete o CD.

Paso 1. Desde el sistema operativo

Aunque la actualización mediante discos de arranque está completamente superada, en algunos casos se siguen empleando. No obstante, los fabricantes de placas más populares, como Intel, Gigabyte o Asus, ofrecen desde hace tiempo aplicaciones de software compatibles con Windows que facilitan enormemente la puesta al día de la BIOS.

Actualizar BIOS 1

El procedimiento para Intel, Asus y Giga­byte, entre otras, comienza descargando de la página de soporte de cada fabricante la aplicación de actualización de la BIOS. Es imprescindible que identifiques correctamente tu placa base (el modelo y la versión concreta). Otra posibilidad es instalar la utilidad desde el CD que venga con la placa. En Gigaby­te la utilidad se denomina @BIOS; en Asus, Asus Update; y en Intel, cada placa tiene archivos ejecutables descargables para cada versión de la BIOS con el nombre Express BIOS Update.

Actualizar BIOS 1-1

Una vez obtenido y ejecutado el software, en el caso de Asus y Gigabyte hay dos posibles opciones: indicarle que busque automáticamente en Internet una actualización o elegir una BIOS descargada previamente en el ordenador desde la página de soporte del fabricante. Para Intel, el fichero ejecutable contiene todo lo necesario para proceder a la actualización.

Tras iniciarse, el proceso será rápido y, en pocos minutos, si no hay incidencias, los equipos estarán listos con la nueva BIOS instalada. Intel presenta una peculiaridad y es que, cuando arranca después de lanzar la actualización, el sistema se quedará con la pantalla en negro aparentemente «colgado». Pero es normal. En pocos instantes recuperará el control y no habrá sido más que un momento de aparente error.

Temas Relacionados