Especial Trucos

Aprende a sacar partido a la seguridad de Windows 7

Aprovechando las características que vienen de serie en este sistema operativo podemos ponérselo realmente difícil a muchas de las amenazas que nos acechan en la Red

Alberto Castro Gallardo

Copias de seguridad en Windows 7

7 noviembre 2012

El salto experimentado en el ámbito de la seguridad en Windows 7 respecto a versiones anteriores es considerable. Tanto que, aprovechando las características que vienen de serie en este sistema operativo, podemos ponérselo realmente difícil a muchas de las amenazas que nos acechan en la Red. Pruébalas y vencerás.

Al margen de las aplicaciones de terceros que nos ayudan a proteger nuestro PC, como las suites de seguridad con antivirus, cortafuegos, antispam, navegación segura y demás tecnologías habituales, es posible reforzar la protección de Windows 7 si llevamos a cabo una serie de pasos previos desde la propia configuración del sistema.

En Inicio/Panel de control/Sistema y Seguridad encontramos agrupadas las funciones más importantes con las que cuenta Windows al respecto, cuya configuración y puesta en marcha está pensada para ser lo más intuitiva posible de cara al usuario, pero también queremos mostrarte otras alternativas menos visibles a priori.

Los perfiles de dominio, la modificación de las directivas de seguridad y el cifrado son algunas de las herramientas integradas que más útiles resultan para minimizar el peligro y reforzar la barrera de seguridad de nuestro ordenador. Y, por supuesto, la gestión de las actualizaciones, las ubicaciones de red y el control de las cuentas de usuario.

La base de toda protección al descubierto

Truco 29. Tus aliados: los antivirus y Firewall

Windows incluye una utilidad para detectar el spyware y el software no deseado, Windows Defender, pero si queremos elevar nuestro nivel de protección, contar con un antivirus más completo se antoja imprescindible. Si cuentas con una licencia original y validada de Windows, puedes recurrir a Microsoft Security Essentials como paso esencial para proteger tu equipo.

Esta herramienta, sencilla pero eficaz para la mayoría de los escenarios, cuenta con un motor antivirus que nos defiende frente a las amenazas más comunes, aunque para hacer frente al malware más elaborado y complejo sea mejor recurrir a una suite comercial. Otras opciones interesantes, si no quieres gastarte nada, son las que nos ofrecen fabricantes como Avast!, AVG o Avira.

Junto al antivirus, la presencia de un cortafuegos en nuestro sistema constituye otro de los pilares fundamentales para no exponernos a los riesgos más habituales. Su importancia es tal que debe ser considerado siempre como el primer elemento a activar para proteger nuestra conexión de red, más aún si utilizamos un ordenador portátil que se conecte a Internet fuera de las paredes de nuestro hogar.

Protege PC Windows 7

Nada más instalar Windows, el cortafuegos integrado viene ya activado de serie con parámetros comunes, pero si nos dirigimos a Inicio/Panel de control/Sistema y seguridad/Firewall de Windows podremos personalizar su configuración. Por defecto, se permitirán todas las conexiones salientes y se bloquearán las conexiones entrantes que no coincidan con una regla previamente establecida (que podremos ir creando sobre la marcha al conceder permisos a una aplicación cuando nos pida conectarse a Internet por primera vez).

Si en algún momento queremos modificar alguna de ellas, entraremos en Configuración avanzada y, al pinchar sobre Reglas de entrada o salida, podremos bloquear o permitir el acceso sin problemas. También aquí podremos abrir un puerto específico, si lo precisamos, desde Nueva regla/Protocolos y puertos.

Truco 30. Utiliza distintos perfiles de Red

Conviene no olvidar que los puntos de acceso inalámbricos públicos, estén abiertos o no, constituyen uno de los mayores riesgos, ya que puede que en ellos haya otros ordenadores en busca de vulnerabilidades o, incluso, que la WiFi a la que nos hemos conectado sea un señuelo para obtener datos de nuestro PC. Cuando nos conectamos por primera vez a una determinada red, Windows nos pide automáticamente que seleccionemos una ubicación de red.

De esta forma, se establecerán una serie de parámetros distintos si indicamos que la red es de nuestra total confianza, si se trata de una red compartida pero conocida (por ejemplo, la de la oficina) o si estamos ante una red de acceso general a la que se conectan equipos de todo tipo y procedencia, o lo que es lo mismo: red doméstica, de trabajo o pública.

Protege PC Windows 7 2

En Inicio/Panel de control/Redes e Internet/Centro de redes y recursos compartidos podremos modificar las características que queramos. Conviene tener en cuenta que si escogemos Red pública estableceremos el máximo nivel de protección, pero también restringiremos el acceso a carpetas compartidas y demás recursos en red. Para alternar entre una u otra ubicación, haz clic en lo que ponga bajo Red.

Truco 31. Mantén al día tu sistema operativo

Aplicar siempre que estén disponibles las actualizaciones de Windows Update es, con certeza, la manera más sólida de no exponernos a peligro alguno. Básicamente, cuando Microsoft detecta un agujero de seguridad en Windows y lo parchea, la creación de malware que trata de aprovechar tal vulnerabilidad se dispara, en busca del usuario rezagado.

Por eso, si no aplicamos las actualizaciones y confiamos únicamente en el tándem de antivirus y cortafuegos, podría equivaler a cerrar la puerta de nuestra casa con candado pero dejar una ventana entreabierta. En Panel de control/Sistema y seguridad/Windows Update/Cambiar configuración podremos elegir cómo instalarlas, si de forma automática o que nos avise para dar antes nuestro consentimiento. No obstante, puede darse el caso de que el módulo de Windows Update falle y cada vez que iniciemos el sistema se nos indique que tenemos actualizaciones pendientes de instalar, cuando en realidad no es así.

Protege PC Windows 7 3

Si esto sucede, deberemos reiniciar manualmente este módulo, ejecutando desde el menú Inicio el Símbolo del sistema como administrador (para ello, haremos clic derecho sobre el icono del programa). A continuación, introduciremos las siguientes líneas, cada una separada por la tecla Enter para borrar el historial (las actualizaciones que hayamos aplicado previamente seguirán ahí, no hay de qué preo­cuparse):

net stop wuauserv

rmdir %windir%\softwaredistribution /s /q

rmdir %windir%\system32\soft waredistribution /s /q

regsvr32/swuaueng.dll

regsvr32/swuaueng1.dll

regsvr32/satl.dll

regsvr32/swups.dll

regsvr32/swups2.dll

regsvr32/swuweb.dll

regsvr32/swucltui.dll

net start wuauserv

Truco 32. Con los permisos bajo control

En Windows Vista, el Control de cuentas de usuario fue una de las novedades más polémicas, por lo intrusivos que resultaban sus múltiples avisos mientras utilizábamos el ordenador. En Windows 7, esta herramienta de control de los procesos que modifican nuestro equipo o que requieren de determinados permisos mejoró sustancialmente, y por tanto su activación es siempre recomendada. En cualquier caso, podemos modificar su sensibilidad para que no nos moleste en exceso. En el Panel de control, dentro de Cuentas de usuario, tenemos cuatro disponibles, aunque desaconsejamos el último de ellos, ya que desactiva las notificaciones por completo.

Protege PC Windows 7 4

Por otra parte, las cuentas de usuario resultan de especial utilidad si alguien más utiliza habitualmente nuestro ordenador. No solo crea carpetas específicas para cada uno de ellos, sino que podemos establecer distintas jerarquías y permisos. Por defecto, la principal será una cuenta de administrador, pero si queremos ser especialmente precavidos, podemos reservar esta a aquellos momentos en los que tengamos que instalar un programa o efectuar cambios y crear una de usuario estándar para el resto de menesteres.

Además, también disponemos de la cuenta de invitado, ideal si alguien no habitual necesita utilizar nuestro equipo o, sin ir más lejos, en caso de niños. En Administrar otra cuenta podremos seleccionarlas o crearlas fácilmente.

Loading...
'); doc.close(); });