Paso a paso

Aprende a usar correctamente el flash

Lo que hacemos al apretar el botón de disparo de una cámara es dejar pasar al sensor cierta cantidad de luz durante cierto tiempo para obtener una imagen. Pero, ¿qué pasa si no hay luz suficiente?

Ramón Cutanda López

flash luz apertura foto

27 abril 2012

Lo que hacemos al apretar el botón de disparo de una cámara es dejar pasar al sensor cierta cantidad de luz durante cierto tiempo para obtener una imagen. Pero, ¿qué pasa si no hay luz suficiente?

Nivel: Básico

A la hora de comprar una cámara, tanto de fotos como de vídeo, es conveniente fijarse en la luminosidad del objetivo, representada mediante la letra F. Y es que la luminosidad del objetivo, junto con la capacidad del sensor para captar luz y de la electrónica de la cámara para procesarla, establece de una forma infranqueable cuál es el mínimo de luz que necesitaremos para que una foto salga bien. Por debajo, la imagen saldrá subexpuesta (oscura), con ruido (grano) o trepidante (movida). Por eso, en la lista de prioridades un objetivo luminoso (una F inferior a 3) debe estar por encima de parámetros tan comerciales como el número de megapíxeles y/o la capacidad del zoom.

Ante la cara y a menudo inviable opción de comprar una cámara mejor, está la más socorrida de añadir luz a la escena. Si lo logramos, la foto ni saldrá oscura, ni con grano, ni movida. Pero el uso del flash tiene grandes inconvenientes cuando no se emplea de forma adecuada. Entre los más acusados, el flash «mata» los colores (las típicas caras de vampiro), pueden aparecer los famosos ojos rojos y, en no pocas ocasiones, el polvo u otras partículas en suspensión nos arruinan la foto. El flash, además, genera sombras muy duras y artificiales que «delatan» su uso. Veamos algunos pasos sencillos para evitar, hasta cierto punto, estos inconvenientes.

Paso 1. Mejor al natural

El uso correcto del flash, especialmente en cámaras compactas, es complicado, así que nuestro primer consejo es evitar el flash siempre que sea posible. Si no se sabe usar, lo normal es que cause más problemas de los que soluciona, así que, si cuentas con libertad de movimiento, intenta ubicar los elementos o personajes a fotografiar en un lugar donde estén bien iluminados para poder prescindir de él.

Si esa opción no es viable, intenta añadir más luz a la escena reflejándola sobre alguna superficie plana. Cualquier objeto de color blanco o claro que refleje luz puede servir, pero son especialmente útiles los parasoles de coche plateados. La cantidad de luz que reflejan no es espectacular, pero si desviamos luz desde alguna fuente (una ventana, una puerta, un tragaluz) hacia donde la necesitamos, podemos mejorar bastante el resultado. Fíjate en la diferencia entre una foto con poca luz natural y la misma escena iluminada con un parasol.

Iluminar fotografía

Paso 2. La intensidad

Todos los problemas derivados del uso de flash tienen, al menos, una de las siguientes causas: intensidad excesiva o distancia insuficiente entre el flash y el sujeto/ objeto. Por eso, un aspecto que debe valorarse cuando se adquiere una cámara es si cuenta con intensidad del flash variable. Y es que son muy pocos los modelos que ofrecen esta función y, sin embargo, resulta extremadamente útil, evitando caras blancas, ojos rojos, sombras duras o la visualización de partículas en suspensión. La imagen de arriba está tomada con una intensidad de flash de 1/4, mientras que la de abajo , con una de 1/64.

flash
Loading...