Aprovecha las redes sociales profesionales

Si Facebook resulta imprescindible para tener cerca a tus amigos, las redes profesionales también pueden serte de gran ayuda para reencontrar compañeros, buscar trabajo o descubrir nuevas oportunidades. Es sin duda una forma de maximizar tu lista de contactos

Enrique Sánchez rojo

Aprovecha las redes sociales profesionales

16 febrero 2009

En los tiempos que corren, con la situación económica complicada y el paro acechando, Internet puede sernos de gran ayuda en el ámbito profesional. Al margen de las webs de búsqueda de empleo y otros puntos de encuentro, las redes sociales profesional han emergido con fuerza como el contrapunto «serio» a alternativas tan famosas como Facebook.

Así, redes como Xing o LinkedIn aglutinan en estos momentos un impresionante crecimiento de número de usuarios registrados, siendo cada vez más fácil encontrar a personas de nuestro entorno.

De esta forma, puede ser fácil retomar viejos contactos que, más allá del plano personal y amistoso, pueden sernos de gran utilidad a la hora de buscar nuevos trabajos o proyectos. De la misma manera, es un lugar en el que podemos localizar con facilidad a profesionales de diferentes sectores y contactar con ellos directamente.

Y esto por no hablar de la fuente de información que supone el hecho de poder saber la experiencia, amigos o trayectoria de una determinada persona con la que, en un momento dado, debamos tratar. Ello hasta el punto de que es el medio utilizado por muchos departamentos de RRHH para rastrear a posibles candidatos o publicar ofertas de empleo dirigidas a perfiles muy concetos.

Aun así, pocos aprovechan el verdadero potencial de esta nueva forma de comunicación. Básicamente parece que la diversión reside en coleccionar más y más contactos, casi de manera compulsiva. Esta clase de personas también son denominados social spammers, pues al final aportan muy poco a nada a su red de contactos.

A continuación, os contamos algunos consejos y funciones que ofrecen dos de las redes más famosas en estos momentos: Xing y LinkedIn.

Paso 1

¿Por qué no usar Facebook?

Quizá muchos se pregunten porque no utilizar directamente una red tan famosa como Facebook para contactar con la gente que conoces, sea del mundo profesional o no. De hecho, mucha gente está antes dada de alta en Facebook que en cualquier otra red profesional.

Sin embargo, Facebook es un lugar demasiado pensado para el uso lúdico, la subida constante de comentarios, fotos y otra clase de contenidos generados por los propios usuarios. Es decir, se presta menos atención a los perfiles y más a las posibilidades de comunicación escrita y visual.

Las redes sociales profesionales, en cambio, hacen más hincapié en el perfil del usuario y en relacionarlo con otros usuarios de la red. Además, hay utilidades realmente prácticas, como la de poder localizar a antiguos compañeros de trabajo, las comunicaciones privadas entre usuarios o el seguimiento de la trayectoria profesional.

Por último, las redes profesionales son un lugar más «serio» donde intercambiar contactos con otros profesionales.

Paso 2

¿Cuáles son las más importantes?

Hoy por hoy, y tras las diferentes compras y absorciones de los últimos años, el pastel de las redes profesionales se reparte básicamente entre tres compañías: LinkedIn (www.linkedin.com), Plaxo (www.plaxo.com) y Xing (www.xing.com).

Tras aparecer LinkedIn en castellano, ahora mismo es una de las redes profesionales más activas que podemos encontrar, donde el número de usuarios nacionales e internacionales es impresionante. Su estética 2.0, y un funcionamiento bastante sencillo y gratuito, son la clave de su éxito.

Otra opción es Plaxo, recientemente traducido al castellano, pero que va un poco más allá al ofrecer con nuestra cuenta, un servicio de sincronización de contactos y calendario entre diferentes dispositivos que tengamos (iPhone incluido). Es potente, pero poco utilizada en nuestro país.

La última gran conocida es Xing, una red profesional de origen alemán que ha crecido de manera considerable a base de compras. Así, se hizo con Neurona y E-Conozco, las dos grandes redes profesionales españolas, que sumaban más de 1 millón de usuarios en el momento de su compra. Para extraer sus máximas funcionalidades, es preciso ser socio Premium (de pago).

LinkedIn

Paso 1

Los puntos fuertes de LinkedIn

Las razones para darse de alta en LinkedIn son múltiples, pero básicamente hemos de saber que se trata de la red profesional con más usuarios registrados (más de 30.000.000 en todo el mundo, gran parte de ellos fuera de Europa). Esto supone que podremos encontrar a más gente que en ninguna otra parte, algo importante a la hora de crear nuestra red de contactos.

Además, es realmente eficaz localizando posibles conexiones con personas que en un momento dado ni se nos habría ocurrido buscar. Permite encontrar trabajo, realizar preguntas a la comunidad, y disfrutar de otras muchas funcionalidades.

Nos podemos registrar de manera gratuita y acceder a muchas de las funcionalidades sin pagar nada. Alternativamente tenemos las cuentas Empresarial (19,95 dólares/mes) y Empresarial Plus (50 dólares/mes), con una larga lista de capacidades avanzadas, sobre todo centradas en el acceso a contactos de diferentes grados, búsquedas y opción a enviar cierta clase de mensajes a otros usuarios.

Paso 2

Completa tu perfil con recomendaciones

Si en cualquier red profesional es importantísimo completar la máxima cantidad de información posible, en LinkedIn se maneja un concepto adicional para obtener el máximo porcentaje, que son las recomendaciones. No son más que votos positivos de otros profesionales, que te dan su confianza y ofrecen una opinión sobre ti. De esta forma, necesitaremos contar con al menos 2 recomendaciones para completar al 100% el perfil de LinkedIn.

Además, cuando más completo sea en lo que a experiencia profesional se refiere, mayor cantidad de potenciales contactos será capaz de localizar el sistema, pues utiliza el nombre de las empresas para sugerirte gente que quizá conozcas.

Además, es importante de cara a los cazatalentos que se mueven habitualmente por estas redes. Cuando más detallada sea nuestra formación, experiencia y puntos fuertes, más información profesional podremos ofrecer a cualquiera interesado en nosotros.

Paso 3

Busca contactos en los servicios Gmail, Hotmail o Yahoo

Una característica bastante útil de LinkedIn es la posibilidad de consultar los contactos de tu servicio de correo y, a partir de las direcciones y nombres almacenados en él, localizar aquellos usuarios registrados en LinkedIn que conocemos.

Para ello, tendremos que ir a Contactos/Añadir contactos, y pinchar en el banner de la derecha sobre Ver contactos. Tras esto, sólo tendremos que elegir nuestro servicio de correo, introducir los datos de acceso, y esperar a que el sistema haga todo el trabajo y nos proponga las personas encontradas en la red profesional. A partir de ahí, podremos enviar invitaciones masivas a todos ellos, solicitando que nos acepten como contacto.

Paso 3

Aplicaciones y página de inicio

Una función realmente interesante en LinkedIn son las aplicaciones del entorno, accesibles desde el apartado Aplicaciones de la barra izquierda de opciones. No son más que una especie de widgets que nos permiten, por ejemplo, asociar una presentación PPT a nuestro perfil para que sea reproducida por la aplicación Google Presentation. También encontramos utilidades como box.net para compartir archivos y documentos con nuestra red de contactos, conectar nuestro blog al perfil público, etc.

Al final, todos estos widgets estarán presentes en la página de inicio de nuestro perfil, que aparece tras validarnos, en la parte derecha. Por defecto, LinkedIn carga algunos que podemos cerrar (pinchando sobre la X) o mover (con sólo arrastrarlos desde su barra superior hasta la ubicación deseada).

Paso 4

Investiga a las empresas

Si queremos saber algo más sobre una determinada empresa, las personas que trabajan en ella y nuestro grado de cercanía con ellas, contactos y otras estadísticas, podemos utilizar el buscador de empresas de LinkedIn.

Para ello, iremos al menú superior de Empresas/Búsqueda de empresas, donde podremos realizar una búsqueda por nombre o por sector y ubicación. Eso sí, por ahora, lo normal es encontrar las de mayor tamaño.

Al final, lo que obtendremos será un listado de gente que trabaja en dichas compañías, ubicaciones anteriores, conocimientos en otros centros de trabajo y estadísticas tan curiosas como el nivel de coincidencia de los trabajadores en puestos anteriores o el número de hombres/mujeres existentes.

Xing

Paso 1

Lo que aporta Xing

Antes de que LinkedIn estuviera disponible en castellano, Xing era la opción perfecta para nuestro país, al agrupar los contactos de las antiguas redes profesionales españolas (Neurona y E-Conozco). Sin embargo, con el paso del tiempo, Xing parece haberse ido quedando estancada.

Ofrece un menor nivel de funciones que LinkedIn, que se resumen en intercambio de mensajes, gestión de grupos, eventos organizados de Xing y búsqueda de empleo. Es decir, nada de aplicaciones integradas, preguntas a la comunidad o recomendaciones de los usuarios.

Por otra parte, dado su origen, es una red donde podemos encontrar gran cantidad de personas ubicadas en Europa, por lo que para muchos sectores quizá sea más práctico y útil. También cuenta con versión Premium de precio más asequible (5,95 euros/mes) que, eso sí, ofrece menos funcionalidades que las de LinkedIn.

Paso 2

Organiza eventos on-line

Una característica bastante práctica en Xing es la posibilidad de convocar un evento on-line. Si nuestra firma, por ejemplo, organiza un seminario de formación, podemos publicarlo en Xing, en el apartado de Eventos. Aquí, tras pinchar en Nuevo evento, podremos elegir entre un evento público (que podrán ver el resto de usuarios de Xing), evento privado (que sólo podrán conocer y consultar aquellas personas que tú decidas) e incluso una teleconferencia.

Esta última es poco recomendable para el público español, pues, aunque es gratuita, exige llamar a un teléfono en Alemania, por lo que pagaremos la llamada internacional.

Gracias a esto podremos, no sólo publicar nuestro evento a nivel público o entre nuestros contactos, sino que también será posible controlar qué personas confirman su asistencia al evento y tenerlos controlados en todo momento.

Paso 3

Grupos de trabajo

Otra capacidad con larga trayectoria en Xing son los Grupos, que no son más que agrupaciones de contactos con gustos o intereses similares que se reúnen para mantener un contacto fluido. De este modo, por ejemplo, los desarrolladores de un determinado software pueden crear un grupo de trabajo propio al que podrán suscribirse los administradores o usuarios de dicho software para intercambiar problemas, soluciones, sugerencias, trucos, etc.

Este apartado, al que podemos acceder desde el menú Grupos, cuenta con muchos ya creados, gran parte de ellos de libre suscripción. Aun así, el organizador de cada grupo decide en el momento de crearlo si cualquiera puede suscribirse o sólo se permitirán suscriptores previamente invitados y autorizados.

Enlaces al perfil público

Tanto LinkedIn como Xing permiten disfrutar de un enlace a nuestro perfil profesional, para que cualquiera en Internet pueda consultarlo. De esta forma, podremos mandar este enlace por correo a cualquier persona que nos interese, añadirlo a nuestro Curriculum, incluirlo en nuestra firma de correo, colgarlo en nuestro blog o página personal, etc.

En LinkedIn, por ejemplo, este enlace sigue el formato http://www.linkedin.com/in/[nombre_usuario]. Podemos consultar nuestra dirección completa desde el panel lateral, pinchando en Perfil / Ver mi perfil, fijándonos en el apartado que pone Perfil público. Eso sí, al visualizar el perfil podremos ver un lista resumida de sus datos, y se omitirán cosas como nuestra foto.

En Xing ocurre algo similar, aunque el perfil público que se ofrece es mucho más completo hasta el punto de incluir nuestra foto. De hecho, prácticamente parece un Curriculum online, por lo que puede resultar realmente útil.

Su dirección sigue el formato https://www.xing.com/profile/[nombre_usuario], y podremos obtenerla la dirección completa desde nuestra página personal de Xing, con sólo pinchar en Inicio / Mi perfil. La dirección a la que nos lleve será la dirección pública de nuestro perfil. En este caso también se omitirán algunos datos de índole personal lógicos como el tfno., dirección, etc.