Calibrado de pantalla en Windows 7

Calibrar la pantalla de tu ordenador sirve para que muestre los colores con precisión. Esto es totalmente imprescindible si trabajas, por ejemplo, con programas de retoque fotográfico, de diseño 2D y 3D o montaje de vídeo

Emilio José García

Calibrado de pantalla en Windows 7

14 diciembre 2010

En la forma que una pantalla nos muestra los colores intervienen el programa y el sistema operativo por un lado, la tarjeta gráfica por otro y, por último, la pantalla. Para calibrar realmente bien un monitor es necesario un aparato cuyo precio oscila entre unos 50 euros y unos 1.000 euros, aproximadamente, en función de la fiabilidad y la calidad de la calibración.

También la puedes calibrar a través de software, pero no es tan efectivo. Puedes hacerlo a través de los controladores de la tarjeta gráfica y a través de herramientas específicas.

imagen1

Los programas de retoque fotográfico como Gimp o Photoshop tienen herramientas específicas que te permiten controlar el color. El problema de estos últimos es que la regulación es exclusiva para ellos y no para el resto de aplicaciones.

Si regulas tu pantalla desde el sistema operativo a través de una herramienta, puedes conseguir resultados muy aceptables y si dispones de Windows 7 ni siquiera necesitas la aplicación. Si entras en Inicio/Panel de control/Pantalla, en el lado derecho aparece la opción Calibrar color. Si sigues los pasos, la primera parte de la calibración ajusta la Gamma, que es la relación de colores y el brillo que tiene tu pantalla.

imagen2

Si pulsas Siguiente, tienes la posibilidad de Omitir ajuste de brillo y contraste pero no es recomendable calibrar la pantalla sin ello.

imagen3

Si sigues adelante con la calibración, en el siguiente paso baja el brillo todo lo que puedas hasta que no distingas la letra X del fondo, pero sí distingas entre la camisa y la chaqueta.

imagen4

La siguiente pantalla te ayudará a calibrar el contraste. Mueve los ajustes al máximo sin dejar de ver los botones y las arrugas de la camisa.

imagen5

Después se regula el balance de color. Ajusta los valores de los tres colores intentando conseguir el color gris más puro que puedas.

imagen6

Finalmente puedes comparar la calibración anterior y la nueva.

Por último con el Optimizador ClearType realiza una calibración para el texto que consiste en una breve sucesión de pantallas en las que sólo tienes que hacer clic en la ventana que lees con más claridad el texto.

imagen7

Una vez terminado el proceso, has terminado de calibrar colores y texto de tu pantalla.

imagen8

Emilio J. García

Temas Relacionados
Loading...