Cambia de placa sin reinstalar todo

Si vas a cambiar de placa base y tu equipo tiene Windows 7, no tienes que reinstalar el sistema operativo, basta con que acudas a la utilidad del sistema Sysprep (siempre y cuando las placas utilicen el mismo chipset)

Símbolo del sistema

14 diciembre 2012

Si vas a cambiar de placa base y tu equipo tiene Windows 7, no tienes que reinstalar el sistema operativo, basta con que acudas a la utilidad del sistema Sysprep (siempre y cuando las placas utilicen el mismo chipset).

Antes de comenzar, haz una copia de seguridad de todos los archivos y datos, por si no fueras capaz de completar el proceso con éxito, pues es complejo. Al mismo tiempo, asegúrate de tener a mano las licencias de las aplicaciones que tienes instaladas (pues el sistema antipiratería de alguna de ellas puede detectar que has cambiado la placa base y te puede pedir que la introduzcas antes de usarla de nuevo) y elimina las aplicaciones de Adobe y los juegos instalados.

A continuación, abre una ventana de Símbolo del sistema (pulsa en el botón de Inicio/todos los programas/accesorios). Ahora, en línea de comandos, escribe %windir%\ System32\Sysprep\Sysprep.exe y aparecerá una nueva ventana (Herramienta de preparación del sistema).

Asegúrate de que no hay ningún programa ejecutándose y selecciona: Iniciar la configuración rápida (OOBE) del sistema, activa la casilla Generalizar y, en Opciones de apagado, indica Apagar. Una vez hecho, pulsa en aceptar.

A continuación, sustituye la placa base por la nueva y vuelve a encender el ordenador. No te alarmes si parece que el equipo se está instalado por primera vez, crea una nueva cuenta de usuario (la tuya no estará disponible aún) y, cuando completes el proceso, podrás volver a utilizar tu cuenta de usuario, junto a tus aplicaciones y documentos.

Eso sí, puede ser necesario que instales de nuevo algunos controladores de la placa. Solo una cosa más, se trata de un proceso complejo, por lo que has de tener cuidado.

Temas Relacionados
Loading...