Carpetas compartidas en Linux

Cada vez es más frecuente contar con una distribución de Linux en alguno de los PCs que forman parte de la red doméstica y la comunicación entre éstos y otros equipos en los que se encuentran sistemas de Microsoft no supone problema

Eloy García Almadén

Carpetas compartidas en Linux

14 abril 2009

Cada vez es más frecuente contar con una distribución de Linux en alguno de los PCs que forman parte de la red doméstica y la comunicación entre éstos y otros equipos en los que se encuentra instalado cualquier sistema de Microsoft no tiene por qué suponer ningún tipo de problema.

Para elaborar este pequeño truco, vamos a utilizar la versión 8.10 de Ubuntu, también conocida con el nombre de Intrepid Ibex. Ya hemos descrito en multitud de ocasiones la manera de compartir una carpeta en Windows XP y en Vista, así que para completar este particular apartado vamos a hacer lo mismo pero en Ubuntu 8.10.

Lo primero que tienes que hacer es crear una carpeta en tu disco duro para compartirla posteriormente. La mejor manera de hacer esto es dentro de tu directorio Home. Accede a tu carpeta personal a través de Nautilus y crea el nuevo recurso denominándolo por ejemplo Compartida.

Posteriormente, pulsa en su icono con el botón derecho del ratón y selecciona Opciones de configuración. En la ventana recién aparecida, marca Compartir esta carpeta. Si no dispones de los paquetes necesarios para llevar a cabo esta tarea, no te preocupes, porque el propio SO sacará por pantalla un mensaje avisándote de que el servicio de compartición no está instalado y pulsando en el botón Instalar servicio procederemos a la descarga y configuración automática del mismo.

Cuando termine la instalación, reinicia la sesión para que todos los cambios surtan efecto y vuelve al punto donde nos quedamos anteriormente. En Nombre compartido, teclea el nombre con el que vas a querer llamar al recurso y marca Permitir a otras personas escribir en esta carpeta si deseas conceder permisos de escritura a los usuarios que la compartan desde ubicaciones remotas.

Finalmente, si estás en una red local perfectamente conocida, quizá te interese utilizar la opción Acceso de invitado para conceder un acceso total a dicho directorio sin tener que validarse en el sistema. Pulsa enseguida el botón Crear compartición y, por último, Añadir los permisos automáticamente cuando Ubuntu te pida que confirmes la operación.

Temas Relacionados
Loading...