Especial Práctico

Tu PC, como los chorros del oro

La optimización y el mantenimiento de nuestro PC resultan esenciales para disfrutarlo al máximo. Aunque Windows ha mejorado mucho, es importante dedicar cierto tiempo a mantenerlo en plenas facultades

Enrique Sánchez rojo

Apertura optimización

10 marzo 2014

La optimización y el mantenimiento de nuestro ordenador resultan esenciales para disfrutarlo al máximo. Aunque Windows ha mejorado mucho y ha simplificado sensiblemente la mayor parte de estas tareas, lo cierto es que es importante dedicar cierto tiempo al sistema de manera regular para mantenerlo en plenas facultades.

Para elementos como el Registro, los archivos temporales o las aplicaciones instaladas, es interesante realizar limpiezas cada cierto tiempo y, así, eliminar todo lo innecesario. También es interesante revisar el arranque para detectar posibles puntos de mejora y saber analizar el rendimiento del PC para contrastar hasta qué punto nos afectan determinadas tareas o mejoras. De hecho, utilizar un software que nos permita optimizar los parámetros por defecto de Windows para temas como la gestión de la caché o la memoria RAM también es una tarea muy atractiva. Por todo ello, en este artículo práctico, además de ofreceros algunas de nuestras utilidades más recomendables para la optimización y el mantenimiento del equipo, hemos preparado tres prácticos para la limpieza del PC, la creación de un inventario y la mejora de su rendimiento.

Limpieza y mantenimiento

Paso 1. Mantén tu registro siempre controlado

Uno de los elementos que más acusa el uso diario es la instalación y desinstalación de programas y otras tareas del Registro de Windows. En él se van creando entradas y referencias que las diferentes aplicaciones muchas veces no limpian correctamente, dejando rastros inútiles. Esto no impide que Windows funcione, pero sí recarga el tamaño del Registro y hace que sea más pesado de mover para el PC. Por ello, es importante limpiarlo periódicamente para asegurarse de que contiene las entradas realmente necesarias.

Para ello podemos utilizar multitud de aplicaciones, aunque nosotros hemos elegido esta vez RegSeeker, que, una vez descargada, ni siquiera requiere instalación. Dentro del fichero comprimido encontraremos un ejecutable que nos lanzará directamente el programa. Una vez abierto, en su parte izquierda pincharemos en Clean the Registry, tras lo que aparecerá una ventana en la que marcaremos todas los tipos de entradas del Registro, y acto seguido pincharemos sobre OK.

RegSeeker

A continuación, la aplicación realizará una búsqueda exhaustiva y nos ofrecerá un listado de las entradas incoherentes encontradas, así como una explicación de la razón de su incoherencia. Una vez terminado el proceso (que puede durar bastantes minutos) podemos seleccionar todas las entradas rápidamente con la combinación de teclas Ctrl+A y, acto seguido, hacer clic con el botón derecho sobre la selección y pinchar en Delete selected items. Nos preguntará el nombre para crear un archivo de backup (por si algo sale mal) y, acto seguido, procederá a eliminar las entradas inútiles.

Paso 2. Sin archivos superfluos

Otro punto de optimización realmente interesante es el que atañe a los archivos de caché, temporales e innecesarios, que podemos encontrar en nuestro disco duro. Podemos utilizar la utilidad de limpieza de Windows, aunque por lo general suele ser bastante conservadora y no llega a niveles demasiado profundos del sistema.

Una interesante alternativa es CleanUp! La primera vez que la iniciemos veremos una interfaz muy sencilla, donde os recomendamos comenzar por pinchar sobre Options. Aquí encontraremos diferentes pestañas donde podremos elegir hasta el milímetro el tipo de archivos que el programa buscará y eliminará automáticamente por nosotros, con una parte en la que detallar los tipos (cookies, caché, etc.), y otra en la que detallar el nivel de agresividad de la limpieza, donde el valor Standard es adecuado para empezar. Incluso, pinchando en la pestaña Temporary Files podremos indicar que el programa busque archivos temporales en todas nuestras unidades y carpetas, de manera que podamos eliminar todos aquellos que hayan ido dejando las aplicaciones en el uso diario.

CleanUp!

Tras pinchar en Aceptar volveremos a la pantalla principal, donde bastará con hacer clic en CleanUp! para que comience la búsqueda y el borrado de los archivos innecesarios. Esto se realiza en el momento y sin confirmación previa, aunque es cierto que la primera vez que se ejecuta nos preguntará si queremos hacerlo en modo demostración (muestra los archivos encontrados pero en realidad no los borra) para ver cómo funciona la aplicación.

Paso 3. El mantenimiento, en un único clic

En el caso de que busquemos algo más completo para el mantenimiento del PC y no tengamos demasiados conocimientos o deseemos complicarnos lo justo, una alternativa muy interesante es WinUtilities Free. Se trata de una suite que, aunque en su versión gratuita no incluye todas las funcionalidades del producto comercial, sí cuenta con suficientes posibilidades para convertirse en un programa imprescindible en muchos PCs.

WinUtilities Free

Una vez instalado, si pinchamos en la pestaña Mantenimiento 1-Click llegaremos a una ventana en la que podemos realizar algunas de las tareas comentadas en los pasos anteriores y otras más con un solo clic de ratón. Bastará seleccionar las que nos interesen (en principio todas) y pulsar sobre Ejecutar Mantenimiento 1-Click . Además, si visitamos la pestaña Módulos encontramos infinidad de tareas clasificadas por temáticas específicas que serán realmente interesantes. No todas estarán disponibles en la versión gratuita, pero sí hay un elevado número a nuestra disposición.

Información y diagnóstico

Paso 1. Datos exhaustivos del hardware

Una parte importante del mantenimiento del equipo es conocer a la perfección nuestro hardware. De hecho, es muy útil para, por ejemplo, localizar fácilmente los controladores actualizados de elementos como la tarjeta de red, vídeo, sonido o el chipset. Además, puede sernos muy útil para saber qué componentes son dignos de ser actualizados en un momento dado o recabar información avanzada sobre el estado de otros elementos, como los discos duros.

Para ello existen cientos de aplicaciones e, incluso, el propio Windows nos da información básica sobre ello. Sin embargo, os recomendamos recurrir a Aida64 Extreme Edition, una herramienta muy utilizada por los profesionales. Es de pago (39,95 dólares), aunque ofrece 30 días de prueba que serán más que suficientes para que podamos obtener toda la información avanzada que necesitemos en un momento dado con pocas limitaciones.

Aida64 Extreme Edition

Una vez instalada, podremos ver en la parte izquierda un interminable árbol de apartados con todos los componentes del sistema. Pinchando sobre cada uno obtendremos información exhaustiva de dicho elemento, siendo muy interesante el apartado Almacenamiento/SMART, donde podremos ver si alguno de los valores de funcionamiento de la unidad de disco está fuera de los parámetros normales y, por tanto, puede indicar que el disco duro tiene altas probabilidades de fallar.

Paso 2. Voltajes y temperaturas

Otro punto básico en el mantenimiento del hardware del PC es conocer bien la salud del equipo. Para ello, nada mejor que controlar periódicamente que tanto los voltajes de la placa base, como la temperatura y el funcionamiento de los ventiladores de la caja son los correctos.

HWMonitor

Para esta tarea os recomendamos HWMonitor, una sencilla aplicación que, una vez instalada y en marcha, nos mostrará una ventana con información detallada y en tiempo real de elementos como la placa base, el procesador, el disco duro o la tarjeta gráfica, de los que nos informará acerca de sus voltajes, consumo eléctrico, temperaturas o velocidad de giro de los diferentes ventiladores del equipo. Aunque no es fácil detectar de un vistazo si algo se sale de lo normal, sí podemos controlar que los valores se mantienen en parámetros similares a lo largo del tiempo, o se corresponden con los de las especificaciones o recomendaciones dadas por el fabricante del componente.

Paso 3. Rendimiento y estabilidad

Otro punto importante es poder medir el rendimiento de nuestro PC para, por una parte, comprobar regularmente que sigue manteniendo su nivel de productividad habitual, y, en caso contrario, poder investigar las causas. Por otra, resulta muy interesante comprobar los datos antes y después de realizar cualquier actualización o mejora tanto del hardware como del software. Si ampliamos la memoria o instalamos un disco duro más rápido, podemos ver si el rendimiento del equipo realmente ha mejorado. Igualmente, si instalamos alguna utilidad como las que veremos más adelante, también podremos verificar si la operación ha servido para ir a mejor o, por el contrario, ha empeorado el funcionamiento de Windows.

PCWizard

Además, estos tests también nos pueden ayudar a buscar, en caso de inestabilidad, el origen del problema (disco, tarjeta gráfica, memoria, CPU, etc.). Este es otro segmento en el que podemos encontrar una interminable lista de utilidades, aunque nosotros en este caso nos vamos a decantar por PCWizard. Es una suite de información acerca del hardware (menos completa que Aida64, eso sí), que también incluye un completo apartado de pruebas del sistema. Una vez instalada y en ejecución, nos iremos en la parte izquierda al apartado Benchmark, donde podremos elegir diferentes apartados a medir (índice global, procesador, memoria, disco, etc.). Si no sabemos por dónde empezar podemos hacerlo por Windows Performance Rating (el primer icono), que ejecuta diferentes tests sobre el propio sistema y nos da una valoración comparable a la que utiliza Microsoft en la información del sistema de Windows.

Temas Relacionados
Loading...
'); doc.close(); });